Ruta por el pueblo de Duratón y sus campos de cultivo

Ubicado en el corazón de la comarca de la Villa y Tierra de Sepúlveda, el pequeño y encantador municipio de Duratón ha sido uno de los últimos grandes descubrimientos que hemos hecho en la provincia de Segovia. Un pueblecito que no llega a los 50 habitantes, pero que en su interior esconde joyas como una maravillosa iglesia románica, un puente del siglo XIX o un yacimiento arqueológico de época romana. Motivos suficientes como para hacer una ruta y de paso conocer cómo son tanto el río como los campos de cultivo de los alrededores.

Duratón, un pueblo precioso eclipsado por las hoces del río

Al decir la palabra «Duratón», a todos nos vienen a la mente en seguida las espectaculares hoces del río con el mismo nombre, que no solo son uno de los monumentos naturales más visitados de España sino uno de los más bonitos. Sin embargo, más allá del río y sus hoces, existe un pueblo que también se llama Duratón y que tiene mucho que ofrecer al viajero.

Aunque pertenece a la popular localidad de Sepúlveda, son pocos los que complementan su visita a la villa o a las hoces con un paseíto por Duratón pueblo. ¡Y es un auténtico error! Aunque esté sufriendo los estragos del despoblamiento de una manera cruel y despiadada, ya que en apenas un siglo ha pasado de 300 habitantes a casi diez veces menos, es un lugar que late con fuerza y al que una visita bien merece la pena. Fundamentalmente porque ha sabido recoger la herencia de diferentes épocas y plasmarlas en un montón de atractivos que han llegado a nuestros días en un buen estado de conservación.

En toda visita que se precie a Duratón no puede faltar un paseo por su casco histórico, recorrer las huertas de los alrededores, cruzar el río por el impresionante puente de piedra del siglo XIX, ir a su espectacular iglesia románica y subir a Los Mercados, donde aguarda un gran yacimiento arqueológico de época romana.

Qué ver en Duratón (pueblo) y alrededores

Para que os sea más fácil la visita, os hemos preparado una ruta circular que recorre todos los puntos de interés del pueblo de Duratón y alrededores. Se hace caminando a paso tranquilo en algo más de una hora, por lo que puede ser un excelente complemento a una excursión por las Hoces del Río Duratón o una visita a Sepúlveda. En realidad, la zona tiene muchas posibilidades: la Senda de la Molinilla, el Camino de la Ocecilla, el pueblo de Maderuelo… Pero no nos liemos, que hemos venido aquí a hablar de Duratón.

El punto de partida sería el propio pueblo de Duratón. Son escasas cinco o seis calles, así que paseando sin un rumbo fijo deberíais verlo en un cuartito de hora. Quizá la mejor referencia para empezar sea la Plaza de San Isidro, donde se encuentran tanto el Ayuntamiento de Duratón como la Ermita de San Isidro. También hay una cruz de piedra bastante interesante.

No podéis dejar de investigar por el pueblo, para descubrir algunas de las casas tradicionales con blasones de piedra que han sobrevivido al paso de los siglos. También hay un interesante pozo romano y una fuente de piedra (la Fuente del Azoguejo) que bien merecen una parada.

Cuando más o menos hayáis visto el pueblo, sería interesante que buscaseis la calle Ronda para empezar a recorrer los alrededores. Eso si, antes de meteros en el campo tomad un desvío a mano izquierda (justo a la salida del pueblo) para ir a la Fuente Pililla, un lugar tranquilo y que en verano puede ser perfecto para hacer un picnic.

A partir de ahí, podéis avanzar tanto como queráis por el camino que se abre ante vosotros. A ambos lados tendréis huertas y demás tierras de labor, las típicas que siempre se ven desde la carretera y que tan comunes son esta zona de la península ibérica.

Más abajo tenéis un mapita con el recorrido que hicimos nosotros. Giramos cuando llevábamos unos diez minutos caminando, para bajar a la zona más verde de la ruta (la que va en paralelo por el río Duratón) y volver en dirección al pueblo. Cuando lleguéis a la altura del cementerio municipal, básicamente tenéis dos opciones: girar a la izquierda (lo que os llevaría de vuelta al pueblo) o seguir recto.

Escoged la segunda opción, pues si seguís caminando llegaréis a uno de los grandes atractivos no solo de esta ruta o del propio Duratón, sino probablemente de toda la provincia de Segovia. Nos referimos a la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, un templo del siglo XIII que resulta un excelente ejemplo del arte románico en Segovia. A nosotros el edificio nos dejó fascinados: si queréis conocer más sobre él, os recomendamos que os paséis por el post en el que os enseñamos todo sobre esta iglesia románica de Duratón.

Aquí la ruta se puede alargar en función de si tenéis suerte (porque si la encontráis abierta pasaréis un rato visitando su interior) o si os gusta el arte (pues querréis contemplarla desde distintos puntos de vista). Es un edificio especialmente fotogénico a primera hora del día, cuando la luz temprana hace que sus colores se muestren en todo su esplendor.

Una pequeña necrópolis de época visigoda, en la que se pueden ver unas quince o veinte tumbas de piedra de entre los siglos V y VII, sirve como anticipo de que estamos llegando a otro de los grandes atractivos de la ruta. Pero antes contemplad este conjunto de enterramientos, en el cual los arqueólogos encontraron un montón de ajuares funerarios que ahora se exponen en el Museo de Segovia.

Una vez hayáis visto la necrópolis, llegó el momento de visitar el yacimiento arqueológico de Confloenta. También conocido como yacimiento arqueológico de Los Mercados (ese era su nombre hasta que los vestigios se identificaron con la ciudad de Confloenta, descrita por Ptolomeo), se trata de una excavación que está muy viva y en constante cambio. Aunque «desde siempre» se sabía que ahí había algo, no fue hasta el verano de 2017 cuando los arqueólogos empezaron una serie de campañas para poner en valor en lugar.

A día de hoy ya han revelado unas termas y bastantes estructuras más, pero con el paso de los años (mejor dicho de los veranos, que es cuando excavan) el sitio seguirá creciendo. A día de hoy se puede visitar su perímetro y conocer más gracias a un buen puñado de paneles informativos. Ojo: es el único tramo que tiene algo de desnivel, ya que el yacimiento está en lo alto de una especie de cerro.

Desde ahí arriba las vistas son espectaculares: del pueblo, de la propia iglesia, de los alrededores e incluso de la sierra que separa Madrid y Segovia.

Si quieres saber más, lee este post en el que te contamos cómo es visitar el yacimiento arqueológico de Confloenta.

Para terminar, hay que poner rumbo al pueblo de nuevo, no sin antes atravesar un precioso puente de piedra del siglo XIX. Sirve para cruzar un tramo bastante caudaloso del río Duratón y la verdad es que es bastante bonito.

Según vais (es decir, desde la iglesia al pueblo), nada más cruzar el puente, a mano derecha, sale un pequeño senderito. Id por él y llegaréis a la Fuente del Cañuelo, un lugar muy tranquilo y que también es perfecto para un picnic en un día soleado.

Ya de nuevo en Duratón, la ruta se da por concluida. Si habéis llegado hasta aquí, esperamos que os hayamos despertado la curiosidad y que pronto vayáis a uno de los pueblos con más sorpresitas guardadas de toda Segovia.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: el punto de partida y llegada es el pueblo de Duratón (concretamente la Plaza de San Isidro). Es el típico lugar poco transitado, así que podéis aparcar tranquilamente en cualquier parte.

📏 Distancia / desnivel: el recorrido que nosotros os hemos propuesto tiene unos 5 kilómetros, pero realmente se podría acortar o ampliar en función de lo que queráis caminar por los alrededores del pueblo. El desnivel será siempre el mismo: muy escaso. Lo único un poco empinado es subir al yacimiento arqueológico, pero no es especialmente duro.

💪 Dificultad: es una ruta sencillísima. Lo único que puede hacerla complicado es que haya llovido, porque todo estará lleno de barro y charcos. Por lo demás, cero problemas.

⏲️ Duración: se hace en una hora y media, incluyendo paradas. Si tuvieseis suerte y estuviese la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción abierta sería un poco más, ya que el interior merece la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 ideas sobre “Ruta por el pueblo de Duratón y sus campos de cultivo”