La Senda de la Molinilla: cómo ver las Hoces de Duratón desde abajo

El Parque Nacional de las Hoces del Río Duratón es uno de los lugares más visitados de la provincia de Segovia, de Castilla y León y seguramente de España. Y no solo por sus auténticos hits (el pueblo de Sepúlveda o el mirador de la Ermita de San Frutos), sino por el infinito catálogo de rutas y excursiones que es posible realizar en la zona. Hace tiempo ya os enseñamos el Camino de la Ocecilla, y ahora que hemos vuelto a la zona queremos enseñaros la preciosa Senda de la Molinilla. Es una ruta de poco más de hora y media que, entre otras cosas, es la única que os permitirá conocer de primera mano el fondo del cañón excavado por el Río Duratón.

Cómo llegar y punto de partida de la ruta

El punto de partida es el Puente de Villaseca (en concreto, el aparcamiento de su chiringuito). Aunque llegar no tiene ninguna complicación desde Sepúlveda, os dejamos aquí la ubicación para que podáis localizarlo con facilidad.

Más allá de dejar el coche, el punto de partida tiene varios paneles informativos para preparar la ruta: cómo es el recorrido, la flora y fauna que podéis encontrar, normas básicas… Os recomendamos echar un ojo, ya que así podréis hacer que vuestra visita sea mucho más rica.

Playas fluviales, cuevas, birding… todo es posible en la Molinilla

Entrando ya en materia, la ruta es una maravilla. Es realmente sencilla (un recorrido que no llega a los 2 kilómetros entre el Puente de Villaseca y una pequeña presa), sin apenas desnivel, bien señalizado y con mucha sombra. Vamos, que se puede hacer en cualquier época del año, aunque ojito en temporadas de lluvia que os la podéis encontrar cerrada por la crecida del río.

La Senda de la Molinilla recorre la ribera del Río Duratón en uno de sus tramos más variados. Por un lado, encontraréis un buen puñado de pequeñas playas fluviales. No son las típicas para ir a bañarse (de hecho, es una zona protegida, por lo que está prohibido), pero si os permitirán acercaros al agua y disfrutar de imágenes únicas.

Por otro lado, durante todo el recorrido veréis varias cuevas. Es uno de los principales atractivos de la ruta: cuevas y grutas de distintos tamaños que han surgido durante el proceso kárstico. Algunas no son visitables (como la Cueva de los Siete Altares, cuya verja protege unas tallas en la propia piedra). Sin embargo, a otras podréis entrar, como a la Cueva del Cura. Aunque los fines de semana quizá encontréis aglomeraciones en el acceso, merece la pena subir a verlas. Eso sí: ¡cuidado con los resbalones!

En las rocas hay un montón de nidos de aves rapaces, por lo que si tenéis suerte podréis verlos sobrevolando el terreno. En realidad, toda la zona es un destacado enclave para hacer birding, así que si sois aficionados no olvidéis los prismáticos.

La ruta no tiene apenas desnivel, por lo que casi sin daros cuenta llegaréis al tramo más alejado de la ruta: la pequeña Presa de la Molinilla. El final lo marca una zona en la que el río es más ancho, algo parecido a una cascada en miniatura (más bien un saltito de agua) y la playa fluvial más grande del recorrido. No se puede seguir avanzando, ya que más adelante es una zona de acceso restringido para favorecer la cría de las aves.

Por tanto, lo que toca llegados a ese punto es dar la vuelta y deshacer el camino andado. Normalmente ese tipo de rutas nos dan rabia, preferimos las circulares, pero se trata de una senda cortita y la vuelta no se hace nada pesada.

Una buena ruta para hacer con perros en las Hoces del Duratón

Si estáis buscando una ruta para hacer con perro en los alrededores del río Duratón, sin duda esta es una buena elección. Vuestros perretes estarán encantados de mojarse las patas en las playas fluviales, hay un montón de palos y los accesos a las cuevas no suponen ningún problema.

Si acaso, el único inconveniente para ellos puede ser hacer la senda en un puente o en alguna época de gran afluencia de gente, pues se trata de una ruta muy conocida en la zona y en algunos momentos se pueden poner nerviosos al cruzar ciclistas o gente montando a caballo. Sin embargo, evitando las horas puntas vuestro perro disfrutará de una excursión muy divertida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *