Ruta de senderismo por el Castañar de Casillas

El Castañar de Casillas es uno de los mejores lugares del centro de España para contemplar al otoño en todo su esplendor. Sin duda, es un entorno al que debéis acudir en busca de las típicas estampas de la época, ya que sus espesos bosques de castaños adquieren unos colores alucinantes. En este artículo os contamos cuál es la mejor ruta de senderismo para llegar a todos esos rincones con encanto, además de daros algunos consejos para que el día sea perfecto. Vaya por delante que hablamos de un recorrido fácil y para toda la familia, por lo que con muy poquito esfuerzo podréis vivir una experiencia inolvidable.

Introducción: no es el típico castañar, no es la típica ruta

Antes de contaros la ruta que hicimos, queremos hacer una pequeña introducción al Castañar de Casillas. Se trata de una de las excursiones desde Madrid en otoño más típicas, ya que se encuentra a solo una hora de la capital de España y ofrece unos parajes únicos.

A diferencia de otros bosques cercanos (como el Castañar de El Tiemblo, por ejemplo), el de Casillas es en su mayor parte un castañar cultivado. Es decir, transitaréis por caminos que pasan junto a los castaños, pero no bajo ellos. Aun así, os aseguramos que el recorrido es impresionante.

Es importante decir que la economía del pueblo de Casillas depende en buena medida del cultivo de castañas, por lo que no hay que llevarse ni una sola. Aunque un par de castañitas no parezcan nada, si cada visitante coge unas pocas se acaba esquilmando el bosque. En el pueblo tenéis varios puntos para comprarlas (a un precio más que razonable).

La ruta por el castañar hace una especie de ocho, teniendo justo en el centro al pueblo. Es decir, se ven dos zonas claramente diferenciadas:

  • Oeste: es el área más típica, la que tiene a la Ermita de San Isidro como principal seña de identidad. Aquí se concentran la mayor parte de los viajeros.
  • Este: menos conocida y un poco más dura (hay que salvar mucho desnivel para llegar hasta ella), pero a la vez repleta de parajes únicos.

La ruta al completo dura unas tres horas, incluyendo ambos ramales y el paseíto por el pueblo. Podría reducirse a solo un lado, pero sin duda sería una experiencia incompleta. Os recomendamos hacer el esfuerzo, ya que solo así podréis haceros a la idea de todo lo que tienen que ofrecer Casillas y sus alrededores en esta época del año.

En busca de los mejores castaños de Casillas: nuestra experiencia

Como ya hemos dicho, os vamos a enseñar la ruta más completa por el Castañar de Casillas. Es un recorrido circular que pasa un par de veces por el pueblo, con una distancia total de 9 kilómetros que se recorren en tres horitas.

Existe un aparcamiento «oficial» (si buscáis en Google «Castañar de Casillas» os llevará hasta allí), pero es pequeñito y si no madrugáis no podréis ni llegar hasta él. En cualquier caso, teniendo en cuenta que la ruta pasa dos veces por el pueblo y que es circular, esto no supone ningún problema: podéis empezar desde cualquier sitio. Sea como fuere, nosotros pusimos temprano el despertador y la ruta os la vamos a enseñar desde ese parking, que está justo frente a la Ermita de San isidro.

Desde ahí empezamos una pequeña ascensión por la carretera que va entre las diferentes fincas de castaños. No se pasea bajo los árboles, pero os aseguramos que es una experiencia brutal: en pocos sitios hemos visto semejantes postales de otoño como en el Castañar de Casillas.

Aunque la ruta está más o menos clara, ya que existe incluso una propuesta que parte del propio Ayuntamiento de Casillas, lo cierto es que el recorrido no está señalizado. De hecho, nos parece complicado que podáis hacerla si no lleváis previamente un mapita o el tracking en el teléfono.

A modo de referencia, hay que ir por la carretera hasta llegar a un crucero, en el que pone «Venero Moro» a mano derecha. Ahí os tendréis que desviar, momento en el cual empezaréis a caminar sobre un caminito de tierra y hojitas.

Esta primera parte de la ruta es la más conocida. De hecho, mucha gente considera que ha visitado el Castañar de Casillas solo con darse un paseíto por los alrededores de la zona de la ermita. Pero no, la cosa va mucho más allá.

Si habéis hecho la ruta como es decimos, llegaréis al pueblo por la zona alta. Es la Urbanización de San Isidro, donde hay alguna que otra cosa reseñable. Pasaréis junto al Centro Cultural «La Nave de la Torna» y junto a una pequeña chorrera.

Cuando salgáis del pueblo, empezaréis por un tramo similar: una carretera que va junto a fincas privadas. En seguida tendréis que tomar un desvío a mano derecha, hacia El Valle y Las Coronillas. Seguiréis yendo entre fincas particulares.

El tramo más bonito de la ruta se da justo en ese punto, en un cruce con un arroyo. ¡Puro otoño! Es una parte absolutamente brutal, de esa que parece sacada directamente de un fondo de pantalla de Windows o de una cadena de correos con lugares excepcionales.

El siguiente espacio es también una pasada, ya que hay un área repleta de helechos súper bonitos. Quizá ahí sea más pinar que castañar, pero os aseguramos que dejará en vuestras cabezas un recuerdo único.

Todo lo bueno se acaba, y casi sin daros cuenta llegaréis hasta la carretera M-549. Hay que hacer doscientos metros por ella, para desviaros a mano izquierda en el primer camino que veáis.

Desde ahí viene un tramo durito, pues hay que descender hasta el castañar bajo (justo en el lecho del río) y luego volver a subir. Es un punto más cerrado, quizá la única parte de la ruta realmente natural. Merece la pena el esfuerzo.

Hablando de esfuerzos, justo antes de llegar al pueblo tendréis que cruzar el río. Si viene con mucho caudal, tendréis que hacerlo sobre unos troncos bastante inquietantes. Id con cuidadito o acabaréis empapados.

De vuelta al pueblo, llegaréis a la zona histórica, en la que hay algún que otro edificio interesante (como la iglesia o el ayuntamiento).

El círculo lo cerramos saliendo en dirección hacia el aparcamiento, previo paso por la zona deportiva (comimos en el Bar-Restaurante-Piscina «La Manotera» a muy buen precio) y por el Museo Etnográfico «La Resina», donde podréis aprender mucho sobre la relación entre los humanos y el entorno.

Por cierto, algo a considerar es que la visita al Castañar de Casillas es totalmente gratuita, mientras que en El Tiemblo hay que pagar por aparcar y por persona (una pareja en coche sale a 10€). Por tanto, ahí tenéis otro motivo más para acercaros hasta esta zona y conocer el otoño de una versión fascinante.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: aunque hay un espacio claramente designado para el inicio (si buscáis en Google «Castañar de Casillas» os llevará hasta él), se trata de un aparcamiento muy chiquitito y que suele llenarse temprano. Por suerte, esta ruta es circular y pasa dos veces por el propio pueblo de Casillas, por lo que podríais emprender la marcha desde cualquier punto de la localidad.

📏 Distancia / desnivel: en internet vimos diferentes rutas que hacían un recorrido similar, las cuales iban desde los 7,5 hasta los 10 kilómetros. Según el GPS del reloj, nosotros caminamos 9 kilómetros. El desnivel fue de casi 300 metros.

💪 Dificultad: es una ruta muy fácil. La única dificultad la podéis encontrar si vais con vuestro perro o junto a niños pequeños, ya que transcurre mucho rato sobre carretera. Son tramos con escasísimo tráfico, reservados únicamente a los dueños de las fincas de los castaños, pero es cierto que pasaron varias furgonetas. ¡Id atentos!

⏲️ Duración: tardamos 3 horas en completar la ruta. Eso sí, seamos sinceros: pasamos muchísimo rato haciendo fotos. Tened en cuenta que fuimos en pleno otoño, durante la época en la que el Castañar de Casillas es más bonito.

Powered by Wikiloc

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
2
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *