Ruta de la Risca del Río Moros (Valdeprados, Segovia)

En el pueblo de Valdeprados, una bonita localidad segoviana, se esconde uno de los mejores lugares para hacer senderismo de toda la provincia: la ruta de la Risca del Río Moros. Hablamos de un lugar perfecto para todos los públicos, en el que caminaréis desde Valdeprados hasta un mirador sobre una garganta con paredes verticales de más de 40 metros de alto.

Un cañón singular en el sur de la provincia de Segovia

Se trata de un recorrido fácil de hacer y que no requiere demasiada introducción, así que vayamos directamente al grano. En resumen, se trata de una ruta circular de unos 3 kilómetros de duración, la cual empieza y acaba en el pueblo de Valdeprados. Si la recorréis de principio a fin, descubriréis un paraje bellísimo y de gran importancia a nivel geológico.

Pero vayamos por partes. Lo primero que queremos hacer es recomendaros hacer una visita a Valdeprados, ya que es un pueblo espectacular. La Iglesia de Santa Eulalia de Mérida, el poderoso Torreón de los Condes de Puñonrostro y un casco urbano en excelente estado de conservación son motivos más que suficientes para darse un paseíto por el lugar.

Una vez lo hayáis hecho, tomad el camino que sale desde la Plaza del Escultor Luis Sanguino e id en busca de la Ruta de la Risca del Río Moros. El recorrido está dividido en dos tramos: uno de aproximación y otro de subida hacia el mirador.

La parte de aproximación se puede hacer por dos itinerarios distintos: el Camino de las Minas, que va junto a un arroyo y bajo la sombra de los árboles; y el Camino del Espinar, más rápido pero totalmente desprotegido. Os recomendamos ir por un sitio y volver por el otro, así conocéis ambas realidades, pero si es un día de mucho calor sin duda iríamos y volveríamos por el Camino de las Minas.

Cuando lleguéis a un puente, veréis que a mano izquierda está señalizado el Camino del Espinar. Si queréis ir por ahí, seguid el desvío. Por el contrario, si queréis ir por el Camino de las Minas, tenéis que cruzar el puente y automáticamente girar a la izquierda.

Nosotros fuimos por el Camino de las Minas, lo cual nos supuso un paseo agradable y de lo más cómodo. Da gusto caminar bajo la sombra de los árboles en un día soleado. Pese a ser un destino relativamente remoto, lo cierto es que nos cruzamos con bastante gente.

Al final de ese pequeño paseo llegamos a un puente de cinco ojos. Tiene pinta de ser bastante reciente, pero aun así es súper bonito. Es increíble el caudal que tiene el Río Moros a su paso por este puente.

Aunque el camino invita a cruzarlo, no hay que hacerlo. Justo antes del puente, a mano derecha, veréis una especie de torno de hierro. Hay que ir por allí, ya que da acceso al segundo tramo de la ruta: el de subida hacia el mirador.

Tras un paseo relativamente sencillo, llegaréis hasta el Puente de los Enamorados. Una vez más, todavía no tenéis que cruzarlo. A mano derecha tenéis una escalera de piedra, que es por donde tenéis que seguir. No os asustéis, porque de primeras parece complicada pero es bastante sencilla de superar. Sin embargo, la ruta está pensada para todos los públicos, así que encontraréis varios banquitos por el camino. ¡Perfectos para hacer una parada!

Tras un pequeño repecho llegaréis al Mirador de la Risca, una plataforma de madera perfecta para contemplar el privilegiado paisaje que tenéis delante.

¿Qué podemos decir? Un cañón de 300 metros de largo, con una anchura de casi 3 metros y paredes verticales de 40 metros de alto ya resulta de por sí solo impresionante, pero es que a ello se le suman la fuerza que tiene el Río Moros en este punto y la idílica estampa que dejan las montañas en el horizonte. Vamos, que el lugar tiene todo lo necesario para que podamos afirmar que es uno de los espacios naturales más interesantes de toda la provincia de Segovia.

Se da la circunstancia de que el lugar ha llegado hasta nuestros días de milagro, ya que ha habido dos intentos de hacer un embalse en la zona. Por suerte, la presión popular consiguió hacer que se desestimase el proyecto.

Una vez hayáis hecho un millón de fotos y no haya quedado ningún rincón por cotillear, será el momento de volver sobre vuestros propios pasos. Una vez bajéis la escalera de piedra y estéis de nuevo ante el Puente de los Enamorados, será el momento (esta vez sí) de cruzarlo.

Hablamos de un precioso puente del que apenas se conservan los tramos más pegados al camino, ya que la parte central fue arrasada en una crecida del río en el siglo XIX. Por suerte, han puesto una pasarela preciosa y podéis emular los pasos de Rodrigo y Guiomar, dos jóvenes que protagonizan una leyenda amorosa que hace que el puente reciba ese nombre.

Según paséis otro torno para evitar que se escape el ganado, tendréis que volver de nuevo a Valdeprados. Lo dicho: podéis hacerlo por dos caminos distintos. Nosotros hicimos la intentona de volver por el Camino del Espinar, pero la imagen que os enseñamos habla por sí sola: ¡un auténtico secarral! Por tanto, decidimos volver por el Camino de la Mina, llegando al punto de origen una horita después de haber empezado la ruta.

¿Qué podemos decir? Es cortita y no es precisamente la más conocida del mundo, pero os aseguramos que es de las mejores que hemos hecho. Si queréis hacer una excursión de un día desde Madrid o desde Segovia, este sendero está a 60 y 30 minutos respectivamente. ¡Más cerca imposible!

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: el pueblo de Valdeprados es el punto de partida de la ruta. No tiene pérdida, ya que hay varios carteles por el casco urbano indicando desde dónde empieza el recorrido.

📏 Distancia / desnivel: la ruta no tiene una duración especialmente larga, ya que dura algo menos de tres kilómetros. Eso si, el último tramo (el que lleva al mirador) son unas escaleritas que sirven para salvar un desnivel positivo de unos 50 metros. Llevad calzado cómodo.

💪 Dificultad: es un recorrido sencillo, así que con los típicos consejos de siempre (ropa adecuada, botellita de agua en la mochila e ir prestando atención a los carteles) debería ser suficiente para completarlo sin incidentes.

⏲️ Duración: dedicamos una horita entre ir, volver, hacer varias paradas y un buen puñado de fotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *