La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Duratón: románico segoviano en estado puro

En la pequeña localidad de Duratón se esconde una de las joyas ocultas del arte románico en la provincia de Segovia. Nos referimos a la impresionante Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, un templo del siglo XIII que os dejará sin palabras. Teniendo en cuenta lo cerca que están algunos de los grandes atractivos turísticos de la zona, como las Hoces del Río Duratón o el pueblo de Sepúlveda, bien haríais en aprovechar que estáis por allí para desviaros y conocer este fascinante conjunto religioso. Os prometemos que os encantará.

El arte románico en Segovia (mil motivos por los que visitar la provincia)

Antes de hincarle el diente, pongámonos en contexto. Si bien el arte románico es una corriente artística bien conocida y definida, lo cierto es que en la zona se dan ciertas particularidades que hacen que se pueda hablar de románico segoviano. Y eso pese a ser un periodo muy breve, ya que no hay apenas ejemplos de prerrománico o primer románico que hayan llegado a nuestros días.

A pesar de que todo lo que se conserva se mueve entre finales del siglo XI y el siglo XII, hay una identidad muy marcada que cada vez atrae a más viajeros. Nos referimos a la casi omnipresencia de galerías porticadas abiertas adosadas a las iglesias, robustas torres-campanarios que habitualmente tiene varios pisos de arcos y un uso del ladrillo más extendido de lo habitual, gracias a su convivencia con el mudéjar.

Hay notables ejemplos de esta subdivisión artística en muchos pueblos, como Pedraza, Maderuelo o Sepúlveda, así como en la propia ciudad de Segovia. Elementos suficientes como para hacerse una rutita y rastrearlos a lo largo de un fin de semana (o varios).

Y entre todas esas localizaciones, hay una que vive al margen de los focos y que guarda una de sus mejores sorpresas: Duratón. Allí podréis encontrar a la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que protagoniza este artículo por méritos propios. Dicho sea de paso, si queréis conocer más sobre el pueblo aquí os dejamos una ruta por Duratón, en la que se visitan todos sus elementos destacados. También os dejamos información sobre el yacimiento de Confloenta, uno de los asentamientos de época romana más destacados de toda la provincia Segovia.

La iglesia de Duratón que te dejará sin palabras

Vamos ya a hablar de un edificio que nos ha encantado. Es cierto que contó con el factor sorpresa, ya que no esperábamos encontrarnos con una preciosidad así en medio de la nada. Pero ya habiéndolo conocido, no hemos podido evitar visitarlo siempre que pasamos por Duratón y alrededores.

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción fue construida a partir del año 1202. Aunque a lo largo de los años haya experimentado algunas transformaciones, lo cierto es que ha llegado a nuestros días como uno de los mejores ejemplos (si no el mejor) de arte románico rural segoviano.

Destaca como conjunto, ya que es un edificio muy equilibrado y que encaja perfectamente en su entorno. Eso si, si tuviésemos que empezar a hablar del elemento más destacado, sin duda lo haríamos de su pórtico. Dicho sea de paso, es una de las características más destacadas del románico en la provincia de Segovia, pues prácticamente todas las iglesias tienen un pórtico acodado con distintos accesos.

En el caso de la iglesia de Duratón, el pórtico tiene tres puertas. Hay una que parece la principal (la que da hacia el sur) y dos laterales que no se quedan atrás en cuanto a belleza.

A lo largo de la galería hay hasta doce capiteles que forman un conjunto iconográfico que, según los estudios, transmite un mensaje muy claro: la redención frente al mal. Todos están súper bien conservados ya que hasta una restauración del siglo XX todo estaba tapiado.

Aunque tras esa restauración la iglesia quedó perfecta y todos sus capiteles quedaron en un excelente estado, lo cierto es que hay varios que brillan por encima del resto. Por un lado, hay uno que muestra el nacimiento del Niño Jesús, incluyendo una escena que podéis ver en la foto de más abajo en la que las comadronas comprueban que María sigue siendo virgen incluso después del parto. La belleza y la calidad del capitel es increíble.

En otro se muestra la Epifanía, con la curiosidad de que los Reyes Magos van montados a caballo en vez de en camello. Los estudiosos dicen que esto se debe a que el artesano medieval que se encargó de la talla no había visto en su vida a ese animal, así que lo hizo como buenamente pudo. También les puso coronas de reyes medievales. ¡Ah! Y también nos gustó mucho otro capitel en el que se muestra la escena típica de San Jorge y el Dragón, súper bien tallado.

Además, hay otro capitel que muestra figuras monstruosas (en este caso arpías). Era frecuente en el arte románico mostrar no solo todo aquello a lo que había que tenerle miedo, como seres malvados, sino también acciones que un buen cristiano no debía llevar a cabo. Incluso hay alguna pincelada de románico erótico, pero tendréis que esforzaros para encontrarlo 😉.

El otro gran elemento que destaca en el exterior del templo es su torre, que, pese a no tener un tamaño demasiado grande, influye de manera decisiva en su arquitectura. Sin duda es la parte que más destaca a lo lejos, no solo por su campanario sino también por los enormes nidos de cigüeña que suelen darse en lo alto.

Visitar el interior no es tarea sencilla. En los meses cálidos del año y en días señalados (como sábado por la tarde o domingo a la mañana) tenéis alguna remota posibilidad de que esté abierta, pero lo normal es que se encuentre cerrada. Si fuera así, os tocará ir por el pueblo preguntando por el vecino que tiene las llaves. Si conseguís dar con él (algo no demasiado complicado, ya que apenas viven 30 o 40 personas en Duratón) lo normal sería que os abriese la iglesia de buena gana, incluso que la explicase de viva voz.

Nosotros lo conseguimos y fue una pasada poder ver el edificio por dentro. Cuenta con una sola nave y tiene una cabecera semicircular, en la cual se encuentra un interesantísimo retablo mayor que es de lo mejorcito de la provincia.

No es que sea el templo con más elementos decorativos del mundo ni tampoco el más grande, pero lo cierto es que luce especialmente bien. Su aspecto responde a una reforma que se hizo a finales del siglo XX, en la cual se eliminó la sacristía y se trasladó el retablo al lugar en el que está hoy.

De hecho, que el retablo se moviese de sitio permitió descubrir un altar de piedra excelentemente conservado.

Por cierto, sería un crimen que fueseis a la iglesia y no visitaseis la necrópolis visigoda que se encuentra justo al lado. En ella podréis ver diferentes enterramientos de piedra de entre los siglos V y VII. Cuando fueron excavados dieron ricos ajuares, los cuales se exponen hoy en el Museo de Segovia. Si os veis con fuerzas también podéis subir al cercano yacimiento arqueológico de Confloenta, que también es una pasada.

Información práctica

Aquí os dejamos una serie de datos prácticos para visitar la iglesia:

  • Cómo llegar: ir hasta la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción no tiene ninguna dificultad. Si vais en coche, hay un aparcamiento a cincuenta metros. Si vais desde el pueblo, son diez minutos caminando desde la Plaza de San Isidro. En cualquier caso, os dejamos un mapa más abajo.
  • Cómo verla por dentro: Duratón es un pueblo muy pequeño, así que no esperéis en invierno una franja de horas fija en la que el templo está abierto. Básicamente hay que preguntar al vecino que tiene la llave y pedirle que amablemente nos abra la iglesia. Son varios los que la tienen, así que id en las horas centrales del día y probad suerte. En verano es más fácil, ya que suele abrir en las horas centrales del día de martes a domingo.
  • Cómo verla por fuera: no os preocupáis si no conseguís que os abran el edificio, pues en los alrededores tenéis 5 o 6 paneles informativos en los que encontraréis mucha información. Obviamente no hay horarios ni tarifas, pues el edificio está al aire libre.
  • Aprovecha que estás allí para ver el resto del pueblo. Aquí te dejamos una guía con todo lo que ver en Duratón pueblo, así como en el cercano yacimiento arqueológico de Confloenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *