Las piscinas naturales de la Selva de Oza

La imagen mental que teníamos de los Pirineos antes de conocerlos correspondía con la de cualquier otro sitio de alta montaña: nieve en invierno y senderismo en verano. Sin embargo, unas pocas horas bastaron en la zona para darnos cuenta de que había mucho más que hacer allí. De hecho, en el Pirineo de Huesca hemos encontrado algunas de las pozas y sitios de baño al aire libre más fascinantes que hemos visto hasta la fecha. Hoy os queremos hablar de las piscinas naturales de la Selva de Oza, que son perfectas para pasar el día o como punto intermedio en una excursión hacia el espectacular Valle de Aguas Tuertas.

Bañarse en el Pirineo de Huesca

La Selva de Oza es uno de los tramos más espectaculares del Valle de Hecho, una de las zonas más espectaculares del Pirineo Oscense. Está al norte de la Jacetania, a una distancia más que prudente de Jaca. Forma parte del Parque Natural de los Valles Occidentales.

En este espacio natural podéis hacer prácticamente de todo: senderismo, escalada, parapente, esquí de fondo, BTT… y, por supuesto, bañaros. Sí, en la Selva de Oza encontraréis una de las zonas de baño más bonitas de los Pirineos.

Para llegar a estas piscinas naturales, hay que ir hasta el Parking Sierra de Oza (os dejamos un mapita con la ubicación al final del post). En fines de semana de verano y puentes suele estar muy concurrido, pero el resto de días no deberíais tener problemas para aparcar.

A partir de ahí, simplemente tenéis que caminar 2 minutos para cruzar la carretera e ir a la praderita de césped que hay a ambos lados del Puente de Oza. El agua baja muy fría, que para eso es el Pirineo, pero no podría estar en mejores condiciones: limpia, transparente y fluida. Por cierto, hay diferentes pocitas y embalses en en esa zona del río, por lo que podéis encontrar áreas en las que el agua no está tan fría.

Nosotros disfrutamos de un rato la mar de agradable tras haber subido hasta el Valle de Aguas Tuertas, aunque la verdad es que el sitio daba para mucho más. Si hubiésemos sabido que era tan guay, seguramente hubiéramos pasado el día entero allí (tal y como estaba haciendo la mayoría de la gente).

Por cierto, en las inmediaciones tenéis sitios para comer, un parque de tirolinas e incluso un camping, por lo que la zona puede ser propicia para pasar varios días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *