El Belvedère de Miremont, un mirador en el cruce de la Gascuña y el País Vasco Francés

Curioseando en el típico mapa turístico con dibujos del País Vasco Francés, vimos que no muy lejos de Bidache (la localidad en la que estábamos en ese momento) se encontraba una especie de torre llamada Belvedère de Miremont. Fuimos hasta ella sin saber muy bien lo que encontraríamos, pero la verdad es que fue un alto en el camino (nunca mejor dicho) que nos encantó. En este artículo os contamos qué es y cómo se hace esta excursión.

Una torre de agua con mirador

El País Vasco Francés es un sitio denso, en el que las posibilidades no parecen agotarse nunca. Nosotros hemos ido decenas de veces y siempre acabamos haciendo un nuevo descubrimiento, como es el caso del Belvedère de Miremont. Ubicado en el término municipal del pequeño pueblo de Bardos, a tan solo 10 minutos de Bidache y a menos de media hora de Bayona, se trata de un mirador desde el cual disfrutaréis de unas vistas únicas.

Corría el año 2002 cuando se decidió instalar este mirador. La verdad, el sitio no podría ser más propicio: una torre de agua rodeada de un bonito parque con mesas de picnic, en una ubicación que ya de por sí tenía altura. Para hacerlo aun más apetecible, se instalaron unas mesas de orientación desde las cuales se indican los puntos de interés que hay en el horizonte. Fueron elaboradas por el artista Dominique Duplantier.

El acceso al Belvedère de Miremont es gratuito y se puede hacer las 24 horas del día, por lo que si estáis por la zona no hay excusa para no subir. Ni siquiera los escalones deberían echaros atrás, ya que arriba os esperan unas vistas alucinantes.

360º para disfrutar de los Pirineos

La ubicación del Belvedère de Miremont no podría ser mejor, ya que está justo en el cruce entre dos comarcas como la Gascuña y el País Vasco Francés. ¡Casi nada! En un día despejado disfrutaréis de una buena panorámica de los Pirineos, del Pico Larrún (ya que estamos, os recomendamos subir al Tren de Larrún para tener la perspectiva desde el otro lado) e incluso del Mar Cantábrico.

También se pueden ver el Bearne al oeste y las Landas al norte, con el río Adour de por medio. Vamos, que es imposible encontrar una panorámica mejor.

Tened en cuenta que la escalera de caracol lleva a lo alto de una torre que ya de por si está elevada, por lo que (pese a la cercanía al mar) os encontraréis a casi 200 metros de altura (188, para ser exactos).

La zona es perfecta para realizar una breve parada, tal y como hicimos nosotros, o para echar un rato más largo. En los alrededores tenéis baños públicos y mesas para hacer picnic, además de un montón de opciones para realizar una ruta de senderismo por la zona.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *