Ruta circular por los puentes del Valle del Lozoya: de la Hoya Encavera al Puente de Taboada

Puentes. Si algo tiene el Valle del Lozoya, sin duda es eso: modernos, medievales, enormes, chiquititos, de difícil acceso, remotos… En esta ruta de senderismo os proponemos conocer algunos de los puentes del Valle del Lozoya más famosos. Seguid leyendo y descubriréis un recorrido de lo más variado, en el que partiendo de la Hoya Encavera se recorren 12 kilómetros del valle y se tiene acceso a algunos de sus rincones con más encanto.

De puente a puente y tiro porque me lleva la corriente… del Lozoya

Os proponemos una ruta sencilla, pero a la vez con algunas complicaciones: es larguita, en algunos tramos hay que ir campo a través, en otros la carretera está demasiado cerca… Sin embargo, pensamos que es un recorrido interesantísimo y que os permitirá conocer a fondo el precioso Valle del Lozoya. Todo ello teniendo a los puentes que cruzan el río como hilo conductor.

El punto de partida es el Área Recreativa Hoya Encavera, uno de los lugares más populares de esta zona de la Sierra Norte de Madrid. Es un buen sitio para aparcar, aunque los fines de semana se llena y en verano cobran entrada (5€, cosa que tenemos que «agradecerle» al alcalde de Lozoya).

Se puede aparcar arriba o abajo. Si fuese arriba, tenéis que bajar hacia el río. Una vez allí, hay que ir a mano izquierda, para ir caminando entre las piedras con el río siempre a mano derecha. No hay un sendero definido ni señalización, pero el agua marca el camino.

Esta primera parte de la ruta coincide con otras que se pueden hacer por la zona, como el recorrido circular hasta el Puente Congosto o la ruta de ida y vuelta hasta el Puente de Matafrailes.

De hecho, casi sin daros cuenta llegaréis hasta el Puente Congosto, uno de los puentes más antiguos de la Comunidad de Madrid. De hecho, aunque se le considera medieval (ya que las primeras referencias al mismo son del siglo XIV), por su morfología todo apunta a que incluso podría ser de origen romano.

A partir de aquí, el camino se vuelve mucho más fácil de seguir. De hecho, no tiene ninguna pérdida, ya que coincide con el Camino Natural del Valle del Lozoya, una senda que comunica las principales localidades del valle. Básicamente hay que cruzar el Puente Congosto (kilómetro 18 de la ruta) y continuar durante 3 kilómetros más.

Por el camino, iréis viendo algunas cosas interesantes. La primera de ellas es el propio valle, ya que recorrer este tramo os permitirá haceros una idea bastante amplia de lo que tiene que ofrecer en cuanto a flora y fauna.

Veréis también la importancia del aprovechamiento del agua, con las diferentes construcciones que hay a la vera del Río Lozoya. Una de ellas es el Molino de la Horcajada, una de las casas rurales más auténticas de la Sierra Norte.

Un poquito más adelante está el Puente de Matafrailes, otro de los puentes medievales del valle. Está en el término municipal de Canencia, por lo que bien podría llegarse hasta él haciendo una ruta desde dicha localidad. No se conoce su origen, pero está allí como mínimo desde el siglo XIV.

El camino sigue, entre pequeños árboles y ganado suelto. Dicho sea de paso, si vais con perro llevadlo atado, porque las vacas suelen tener crías y se pueden mosquear si se acercan otros animales.

En un momento dado, la ruta llega hasta una carretera y continua al otro lado, pero hay que torcer a mano izquierda. Es el tramo más confuso, pues hay que intentar llegar hasta las vías del tren. ¿Cómo? Sinceramente, no sabríamos decirlo. Nosotros nos metimos por un caminito que salía detrás de una casa en ruinas y fuimos caminando en paralelo a las vías, hasta que nos pusimos a la misma altura.

Hay que decir que estas vías del tren son un espacio muy fotogénico, por lo que se convierten de manera inevitable en uno de los lugares más interesantes de la ruta. Aunque actualmente están en desuso, en su momento eran una de las vías de comunicación más importantes de la Península Ibérica, pues comunicaban a la capital con Burgos y de ahí con el Cantábrico.

Si seguís las vías llegaréis hasta el Puente de Taboada, un impresionante viaducto que podréis recorrer por arriba. Las vistas del Valle del Lozoya son espectaculares desde lo alto. No es casualidad que se haya convertido en uno de los lugares más típicos para hacer puenting de toda la Comunidad de Madrid.

La bajada del puente no es sencilla, pero si vais atentos veréis un caminito que os permitirá bajar al nivel de la carretera. Comienza entonces la parte más fea y peligrosa de la ruta, pues durante aproximadamente un kilómetro tendréis que ir por el arcén de la M-604, en dirección a la Hoya Encavera. Es una carretera transitada y peligrosa a partes iguales, pero no hay alternativa (salvo deshacer todo el camino andado).

Id atentos y veréis un cartel rojo, que indica que a mano izquierda se puede ir por una vía pecuaria. Iréis cerquita de la carretera, pero a una distancia más que prudente.

Antes de daros cuenta veréis el aparcamiento de la Hoya Encavera, que marca el final de la ruta. Eso sí, si todavía queréis ver puentes, podéis continuar hacia los dos que hay en el área recreativa: uno para cruzar al otro lado, de color rojo; y otro de hormigón, pegado a la presa.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: empezamos esta ruta en el Área Recreativa Hoya Encavera, a los pies de la carretera M-604.

📏 Distancia / desnivel: si se hace la ruta al completo, la ruta tiene una distancia de unos 12 kilómetros. El desnivel no es demasiado, a ojo diríamos que no llega a los 100 metros.

💪 Dificultad: es un recorrido sencillo, pero hay un par de tramos complicados. Por un lado, llegar a las vías del tren no es nada fácil, ya que tendréis que ir campo a través. Por otro, hay una parte en la que se transita por el arcén de la M-604, por lo que puede ser peligroso yendo con perro o con niños pequeños.

⏲️ Duración: tres horitas no os las quita nadie, que pueden ser muchas más si paráis a tomar el sol en la Hoya Encavera o a hacer muchas fotos en los diferentes puentes. Sea como fuere, es una ruta para disfrutar sin prisas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.