Rutas de senderismo por el Cañón de Añísclo (Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido)

Hoy os queremos hablar del Cañón de Añisclo, uno de los paisajes más destacados del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Allí, el río Bellós ha erosionado la roca durante miles de años, creando un impresionante valle que os dejará sin palabras. La mejor manera de visitarlo (por no decir la única) es haciendo senderismo, por lo que en este artículo os traemos las rutas más destacadas y os contamos cómo fue nuestra experiencia.

El sector más salvaje de Ordesa y Monte Perdido

Aunque no sea tan visitado como la Cascada de la Cola de Caballo o el Bosque de las Hayas, lo cierto es que el Cañón de Añisclo es uno de los principales reclamos turísticos de este Parque Nacional del norte de Huesca. Precisamente ese fue uno de los motivos por los que empezamos a enamorarnos de Añisclo, ya que no estaba tan masificado como otros tramos del espacio protegido.

Se trata de un terreno escarpado y complicado, por lo que se recomienda la visita (al menos para público general) solo desde mediados de primavera hasta mitad de otoño. Las cuestas y las sudadas están aseguradas, pero cualquier esfuerzo está justificado por la belleza del lugar.

Os recomendamos ir al Cañón de Añisclo si os gusta la naturaleza y hacer senderismo de verdad. Dicho de otro modo: no nos parece el mejor lugar del mundo para hacer una primera ruta. Sin embargo, en Añisclo existen rutas para todos los niveles, por lo que si os animáis no seremos nosotros los que os agüemos la fiesta.

Las mejores rutas de senderismo por Añisclo

Para hacer senderismo en el Cañón de Añisclo, el punto de partida de todas las rutas es siempre el mismo. Básicamente hay que ir hasta la pequeña localidad de Escalona y desde ahí tomar la carretera HU-631 hasta el Aparcamiento de San Úrbez (también conocido como Aparcamiento de la Ereta de Biés).

Llegar hasta allí no es sencillo, ya que se trata de una de las carreteras más difíciles por las que hayamos conducido nunca: estrecha, llena de curvas sin visibilidad, tramos en los que hay que ponerse de acuerdo para ver quien pasa… Si vais con furgoneta grande o autocaravana es mejor que ni lo intentéis.

Que no os preocupe llegar y encontrar el aparcamiento llenísimo, ya que está socialmente aceptado que se pueda aparcar el arcén. Al menos eso nos dijo la gente de la zona, aunque no nos hacemos responsables si al volver os encontráis una multa.

A los pies del aparcamiento hay una pequeña caseta de información, en la cual un personal amabilísimo nos explicó todas las rutas disponibles y nos hizo todo tipo de recomendaciones. Básicamente hay cuatro opciones:

  • Itinerario 1: Ereta de Biés – San Úrbez – Puente del río Bellós – Río Aso – Ereta de Bies: es circular, se hace en una hora y apenas tiene 50 metros de desnivel. Es la ruta más típica en el Cañón de Añisclo. De hecho, fue la que hicimos nosotros, así que os hablaremos de ella un poquito más abajo.
  • Itinerario 2: Ereta de Biés – San Úrbez – La Ripareta: continua con el itinerario 1, pero entre ir y volver se va hasta las 6 horas, con 900 metros de desnivel. El recorrido va desde el aparcamiento hasta la Ermita de San Úrbez, desde ahí continúa por una pista forestal hasta La Ripareta (confluencia entre el Barranco de la Pardina y el río Bellós) y luego emprende la vuelta por el mismo camino. Por lo visto hay zonas en las que es peligroso asomarse al río, así que andad con mucho cuidado.
  • Itinerario 3: Ereta de Biés – San Úrbez – La Ripareta – Fuen Blanca: si os veis aun más fuertes, el tercer itinerario es una prolongación del segundo. Se iría hasta las 12 horas y tendría unos 1400 metros de desnivel. Desde La Ripareta, la senda gana altura de nuevo,, transitando por bosques y cañones de lo más variados. Es una ruta súper exigente, únicamente recomendada para senderistas expertos.
  • Itinerario 4: Ereta de Biés – San Úrbez – Sercué – Ereta de Bies: es un recorrido circular de 4 horas, con 220 metros de desnivel. Permitiría visitar el pueblo deshabitado de Sercué, incluyendo una iglesia románica súper bonita. Puede que sea el más popular después del itinerario 1.

Nuestra experiencia

Aunque nosotros normalmente hacemos las rutas más largas, en el caso del Cañón de Añisclo no pudo ser. Llegamos allí después de comer, justitos de fuerzas y tampoco nos apetecía pegarnos la gran paliza, así que optamos por hacer la opción que nos recomendaron en la caseta de información: el itinerario 1 al completo y caminar un poquito por el itinerario 2, algo que al parecer es lo que más suele hacer la gente. De este modo, se pueden ver los elementos más destacados de la zona y a la vez cansarse tanto como uno quiera.

Desde el aparcamiento, lo primero que hicimos fue llegar al Puente de San Úrbez y cruzarlo. Está suspendido a 30 metros sobre las aguas del río.

No muy lejos de allí está la Ermita de San Úrbez, que ofrece la que quizá sea la imagen más famosa del Cañón de Añisclo (al menos en cuanto a patrimonio se refiere).

Desde allí, continuamos avanzando por el cañón, en lo que teóricamente sería el segundo itinerario. Nosotros caminamos como una hora más o menos, hasta que unas cuestas nos dieron pereza, volviendo por el mismo camino. Es un sitio realmente increíble, de lo mejorcito del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Al retomar la ruta circular, bajamos al nivel del río y luego volvimos a subir. Aunque este primer itinerario se haga en una hora escasa, resulta increíble la cantidad de paisajes distintos que se pueden contemplar en él.

Por el camino nos asomamos a varios miradores. Las vistas son impresionantes, os recomendamos asomaros a absolutamente todos.

También pasamos por el puente que hay junto a la cascada, nos asomamos a las ruinas del molino de Aso (que son propiedad privada) y volvimos al aparcamiento.

Todas las rutas están señalizadas a la perfección, por lo que no hay pérdida. También vimos muchísimos carteles pidiendo que no se tiren piedras abajo, así que suponemos que alguna desgracia habrá pasado.

Un vez en el coche, la vuelta a Escalona no se hace por la misma carretera, sino continuando hacia adelante y dando una vuelta. Se tarda más en volver, pero a cambio pasaréis junto a la zona de baño del río Bellós, junto al Camping Valle Añisclo. Allí nos dimos un baño digno de mención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.