Ruta a las Cascadas de Orós Bajo

La pequeñísima localidad de Orós Bajo, ubicada en el Valle de Tena, esconde uno de los lugares con más magia de todo el Pirineo aragonés: unas impresionantes cascadas (con zona de baño incluida) que se os quedarán grabadas en la memoria para siempre. Tiene el aliciente de que llegar a ellas es fácil y rápido, por lo que puede ser un plan perfecto para familias o para personas que no están demasiado habituadas para hacer senderismo. En este artículo os contamos cómo llegar a las Cascadas de Orós Bajo y os enseñamos cómo fue nuestra experiencia por allí.

Recorrido hasta las Cascadas de Orós Bajo

Si la Comarca del Alto Gállego es una de las zonas más aclamadas de los Pirineos no es por casualidad, sino por albergar auténticas cajas de sorpresas como el Valle de Tena. Allí nos dirigimos para ir a visitar las Cascadas de Orós Bajo, uno de sus principales atractivos.

La ruta hasta las cascadas es corta y sencilla: 15 minutos ida, 15 minutos vuelta. Sin embargo, en la propia cascada el tiempo se os puede ir de las manos. Sin ir más lejos, nosotros íbamos con la idea de ver la cascada y regresar al coche, pero acabamos echando la tarde entera entre baño y baño.

El punto de partida es el aparcamiento que hay en la entrada del pueblo, justo al inicio. Ojito si vais con furgoneta y con la idea de pernoctar allí, ya que por todas partes hay carteles indicando que no se puede usar el parking desde las 20:00.

Ya que estáis allí, antes o después de ver las Cascadas os recomendamos visitar el propio pueblo de Orós Bajo. Es muy pequeñito, pero alberga otro tesoro: la espectacular Iglesia Parroquial de Santa Eulalia.

El recorrido no tiene pérdida, pues se trata de un camino de arena que sale desde la parte baja del pueblo. Es fácil encontrarlo y la señalización, aunque mejorable, es clara.

A los pocos minutos de caminar llegaréis a una primera poza artificial: un tramo de cascada que ha sido canalizado y en el cual bien haríais en pegaros un bañito. Es una zona menos concurrida que las cascadas, pero el agua está igual de buena.

Desde ahí, hay que subir por unas escaleritas y comenzar a recorrer una senda entre pinos. Básicamente tenéis dos opciones para llegar a las Cascadas de Orós Bajo:

  • Caminando por la orilla: es sencillo, simplemente hay que ir en paralelo al cauce del río y esperar a que las cascadas se abran ante ti.
  • Caminando por el agua: tal cual. Una forma muy original de llegar a las cascadas consiste en calzarse unos escarpines e ir remontando el río. No tiene ninguna dificultad, aunque ojito con los resbalones.

Así, en escasos 15 minutos (contando desde el aparcamiento) llegaréis a esta maravilla.

Una zona de baño preciosa, aunque concurrida

Una vez lleguéis a las Cascadas de Orós Bajo, simplemente se trata de disfrutar de ese interesantísimo espacio natural. Está compuesto por dos saltos de agua consecutivos: el superior, de 7 metros; y el inferior, de 5 metros.

La zona es preciosa y el baño no podría ser más agradable. El agua está limpia y menos fría de lo que cabría esperar para esta zona de los Pirineos.

Es un sitio excelente para hacer barranquismo. El Barranco d’Os Lucas es pequeñito, pero puede descenderse contratando esta actividad en las diferentes empresas de multiaventura que la ofrecen.

El principal punto negro que le ponemos es la masificación. Lamentablemente, durante los veranos, fines de semana y festivos, las cascadas están siempre abarrotadas. Eso puede hacer incómodo el camino hasta ellas (atasco en algunos tramitos) y convertir en una tarea casi imposible el hecho de sentarse a disfrutar de los saltos de agua. Eso por no hablar del ambiente festivo-poligonero, con grupos poniendo musicote del chungui y echando cervezas allí durante horas.

Sin embargo, el exceso de gente no impide que las Cascadas de Orós Bajo sean uno de nuestros sitios favoritos de los Pirineos. Como siempre decimos, nos resulta increíble la cantidad de lugares de esta belleza que hay escondidos por España.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: la ruta sale de Orós Bajo, un pueblo muy pequeñito pero con un enorme aparcamiento a la entrada. No tiene pérdida.

📏 Distancia / desnivel: entre ir a las cascadas y volver no llega al kilómetro y medio. El desnivel es de 65 metros.

💪 Dificultad: la ruta es facilísima. Se puede ir por la orilla o directamente atravesando el río, y en ambos casos no entraña dificultad.

⏲️ Duración: ir lleva 15 minutos, lo mismo se tarda en volver. Sin embargo, la duración de la ruta es indeterminada, ya que el sitio es chulísimo y se hace imposible no estar un buen rato allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *