El Puente de Taboada, el viaducto que atraviesa el Valle del Lozoya

Este artículo está dedicado al Puente de Taboada, una de las obras de ingeniería más importantes de toda la Sierra Norte de Madrid. Puede que no hayáis oído hablar de él, pero seguro que lo conocéis si habéis ido alguna vez al Valle del Lozoya. Y es que para llegar a sitios tan míticos como Lozoya, Pinilla del Valle o Rascafría desde la A1 se pasa necesariamente bajo sus arcos (por la M-604).

Cruzar el Valle del Lozoya para ganar 100 kilómetros

El Puente de Taboada es un enorme viaducto ubicado en el corazón del Valle del Lozoya, uno de los espacios más emblemáticos de la Sierra Norte de Madrid.

Se trata de una construcción realmente espectacular, pues no en vano es una de las obras de ingeniería más importantes del centro peninsular en el siglo XX. Su puesta en marcha vino a responder a una necesidad concreta: la de acortar el trayecto entre Madrid y Burgos. Hasta entonces, el ferrocarril pasaba por Valladolid para comunicar esas dos ciudades, haciendo que fuese un trayecto de 369 kilómetros. Sin embargo, con esta obra la ruta pasaría a tener 284, ya que se podría ir directamente. ¡Casi 100 kilómetros menos!

El proyecto es obra del ingeniero Emilio Kowalski Carón, que en los años 20 del siglo XX lideró el proyecto. Aunque se plantearon diferentes alternativas (como un puente de un solo arco), finalmente se desarrolló el excelente viaducto que hoy en día es parte indivisible del paisaje del valle.

El Puente de Lozoya tiene una longitud de 240 metros, con una cota de vía de 1063 metros. Para salvar el desnivel del terreno y el cauce del Río Lozoya, está compuesto por 16 arcos de medio punto, cada uno de ellos con 12 metros de luz. En su punto de mayor altura, el viaducto llega a los 45 metros de alto.

Pese a que el Puente de Taboada fue construido en el primer tercio del siglo XX, la ruta no se inauguró hasta 1968. Sin embargo, tan solo estuvo en funcionamiento hasta el año 2015, cuando se eliminó el servicio de pasajeros.

Senderismo, fotografía, puenting

Sin embargo, lejos de ser un problema, el cierre del tráfico ferroviario no ha hecho sino integrar aun más al Puente de Taboada en la zona. Por un lado, se ha convertido en un lugar excelente para hacer senderismo, ya que desde lo alto se pueden disfrutar de unas vistas increíbles de todo el Valle del Lozoya. De hecho, nosotros nos animamos a visitarlo porque siempre que pasábamos por ahí con el coche veíamos a gente caminar sobre sus vías. El acceso no es el más sencillo del mundo, pero merece la pena.

Por otro lado, es un lugar 100% instagrameable, por lo que se ha convertido en un excelente lugar para los amantes de la fotografía. Si os gusta el tema, echaos la cámara a la mochila e id hasta allí, porque os aseguramos que quedarán unas instantáneas de primer nivel.

Además, si lo vuestro son los deportes de acción, está bien que sepáis que el Puente de Taboada es potencia mundial en materia de puenting. Si queréis experimentar una caída libre (aunque controlada) desde lo alto del viaducto, diversas empresas de turismo activo de la zona ofrecen este servicio.

Cómo llegar al Puente de Taboada y dónde aparcar

Llegar al Puente de Taboada no tiene ninguna complicación, ya que bajo él pasa la M-604 (la carretera que recorre todo el Valle del Lozoya).

La zona más cercana para aparcar sería en la M-634, la carretera que comunica con Gargantilla del Lozoya. Allí hay diversos apeaderos y zonas en las que dejar el vehículo.

Otra opción sería ir hasta la Hoya Encavera e ir caminando. Nosotros hicimos una ruta así, pero ojito: en total fueron más de 12 kilómetros.

Para subir a lo alto del Puente de Taboada tenéis dos opciones:

  • Desde la zona cercana a Gargantilla de Lozoya, al lado de una parada de autobús a 100 metros de la M-604 (pero ya en la M-634), sale un senderito por el que se puede subir. Es fácil pero no se ve a simple vista.
  • Desde la M-629 (la carretera que sube a Canencia), se puede llegar hasta las vías. La referencia es una casa abandonada, muy cerquita del cruce entre la carretera y el Camino Natural del Valle del Lozoya. No está fácil, pero nosotros entramos por ahí.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.