Ruta de ida y vuelta entre la Hoya Encavera y el Puente del Congosto

Llegó el momento de hablar de la Hoya Encavera, nuestro lugar favorito de la Sierra Norte. Además de enseñaros cómo es esta estupenda área recreativa, os vamos a mostrar también una sencilla ruta desde allí, mediante la cual podréis visitar el impresionante Puente Congosto, un precioso monumento de piedra que es de lo mejorcito que se puede ver en toda la Comunidad de Madrid.

Hoya Encavera, la mejor área recreativa de la Sierra Norte

Antes de hablar de la ruta en sí, queremos presentaros el Área Recreativa de la Hoya Encavera. Es un lugar al que le tenemos muchísimo cariño, pues siempre que hemos necesitado un refugio, un sitio en el que pasar una tarde agradable o un lugar en el que aclarar las ideas, nos ha acogido con los brazos abiertos.

De hecho, aunque la Sierra Norte ha sido nuestro refugio durante los confinamientos y los cierres perimetrales de 2020 y 2021, a la Hoya Encavera llevábamos yendo mucho tiempo atrás. Ahora está de moda y es un sitio bastante conocido, pero nosotros hemos estado yendo allí incluso cuando era un lugar escasamente transitado (ni los fines de semana se veía a demasiada gente por allí).

Hoya Encavera es un área recreativa a orillas del Río Lozoya, a unos 50 minutos en coche desde Madrid y a solo 6 kilómetros del pueblo con el mismo nombre. Dicho sea de paso, si vais por allí no deberíais dejar de dar un paseo por el pueblo de Lozoya, ya que es uno de los municipios más interesantes de la Sierra Norte.

Más allá de que nos encante a nivel subjetivo, objetivamente la Hoya Encavera tiene mucho que ofrecer: se aparca muy fácil, no está súper concurrida, es un paraje natural maravilloso, se pueden hacer un montón de rutas por los alrededores, es ideal para pasar un día haciendo picnic, se trata de uno de los mejores sitios para pernoctar con furgo de toda la zona… ¿Qué más se puede pedir?

De hecho, queremos pediros una cosa más: que cuidéis y améis este sitio como lo hacemos nosotros. Hemos tardado mucho tiempo en hablar de este sitio en el blog, ya que es relativamente desconocido y su estado de conservación es fascinante. Nos encantaría que gente como nosotros lo descubriese y lo pasase en grande allí, pero que siguiese estando tan bonito como hasta ahora.

Buscando uno de los puentes más bonitos de la Comunidad de Madrid

Son muchas las rutas que se pueden hacer desde la Hoya Encavera, pero nosotros repetimos una en concreto en bucle y siempre lo pasamos en grande. Es, precisamente, la que os vamos a contar en los siguientes párrafos.

Nosotros lo que hacemos es dejar el coche en el parking de abajo de la Hoya Encavera (hay que bajar una cuestecita un poco puñetera, pero con cuidado se llega hasta nivel del río) y dar una caminata a la vera del río. Como vamos de manera recurrente a este sitio, no buscamos hacer grandes senderos, sino pasear, tener conversaciones bonitas y desestresarnos en un lugar que nunca nos ha fallado.

Nuestra recomendación es que empecéis cruzando el puente rojo (una construcción moderna que no tiene pérdida) y caminéis hacia la derecha, siempre con el Río Lozoya en ese costado. Eso sí, antes de cruzar el puente, echad un ojo por los alrededores, ya que por ahí se encuentran unas playas fluviales de primera categoría.

Este primer tramo de la ruta se hace en dirección a la Presa de la Pinilla, pasando por unos prados preciosos y perfectos para hacer un picnic. En concreto, hay varios banquitos a la sombra de enormes árboles que no podrían ser más idílicos.

También es una zona a la que le sacamos mucho partido yendo con nuestro perro, ya que disfruta un montón dándose carreras y recogiendo los palos que le tiramos al agua.

Una vez lleguéis a un puente de piedra cercano a la presa, podéis volver por la otra orilla o deshacer el camino andado. Nosotros siempre intentamos que las rutas sean circulares, pero esta es la excepción y normalmente volvemos por la misma orilla, ya que nos encanta.

De vuelta en el aparcamiento, caminamos ahora en dirección al Puente Congosto. Poco a poco el paisaje va cambiando, dejando paso a pequeños cañones excavados por el río con el paso de los años.

Antes de llegar a la zona más salvaje, pasaréis por un pequeño tramo nudista / naturista. Por si no lo sabíais, la Hoya Encavera es uno de los destinos más destacados de la Comunidad de Madrid para hacer nudismo, por lo que es habitual que veáis a gente tomando el sol sin ropa en esta zona.

Una vez paséis a los nudistas, la roca desnuda y modelada con mimo por el Río Lozoya se vuelve espectacular, con unos rápidos que no son frecuentes en esta zona de la Sierra Norte.

Así, caminando sin prisa pero sin pausa, llegaréis a unos restos arqueológicos: son los vestigios de un antiguo molino, el cual en su momento era uno de los motores económicos de la zona.

El molino está a escasos pasos del Puente Congosto, uno de los más bonitos de la Comunidad de Madrid. Aunque la Hoya Encavera nos encanta y Lozoya tiene motivos más que suficientes para atraer al viajero, solo con este puente ya merecería la pena pasarse por aquí.

No está claro si el origen del puente es romano o medieval, pero lo cierto es que hay referencias escritas desde el siglo XIV. Desde esa época ya era un lugar clave para cruzar el Río Lozoya.

¿Qué podemos decir? Este puente nos parece increíble: por lo bonito que es, el excelente estado en el que quedó tras la restauración que terminó en 2019 y por cómo fluye el agua a su paso.

Os recomendamos contemplarlo desde todos los puntos de vista que os sea posible, así como cruzarlo… siempre y cuando las vacas os dejen pasar, ya que suelen ser dueñas del puente.

Realmente desde aquí se podría seguir con la ruta, bien llegando hasta el Puente Matafrailes o incluso hasta el enorme Puente de Taboada (un enorme viaducto visible en muchos kilómetros a la redonda). Sin embargo, nosotros solemos darnos la vuelta aquí, volver a la Hoya Encavera o ir a merendar a Lozoya.

Sea como fuere, estáis ante uno de los lugares naturales más especiales de la Comunidad de Madrid. Esperamos que os haya gustado y que os animéis a visitarlo más pronto que tarde.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: la ruta empieza en el Área Recreativa Hoya Encavera, un espacio natural a poquita distancia de Lozoya. Hay que ir por la M-604 y prestar mucha atención, porque el desvío no está especialmente señalizado. Cuando lleguéis allí, no aparquéis en el primer sitio: se puede bajar hasta casi el nivel del río, en un aparcamiento que suele estar poblado por furgos y caravanas que pasan la noche en la zona.

📏 Distancia / desnivel: tal cual hemos planteado la ruta (yendo primero hacia el puente que está cerquita de la Presa de la Pinilla y luego yendo hacia el Puente Congosto) son algo más de dos kilómetros y medios. El desnivel no es relevante, no llegará ni a los 50 metros positivos.

💪 Dificultad: ruta fácil y agradable en cualquier época del año. Si vais en verano es una gozada, pues su cercanía al río hace que la temperatura sea súper agradable.

⏲️ Duración: si solo vais a andar, seguramente en una hora os hacéis esta ruta. A nosotros nos resulta imposible, ya que es un sitio súper bonito y siempre jugamos con nuestro perro, exprimimos la cámara de fotos del móvil o hacemos un picnic, por lo que las horas allí se nos pasan volando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *