¿Dónde ver ciervos en El Pardo?

Pocas actividades huelen más a infancia para un madrileño que ir a El Pardo a ver ciervos. No es que sea un plan elaborado ni tenga nada del otro mundo, pero a nosotros nos evoca momentos súper tiernos y de vez en cuando nos dejamos caer por allí. Puede ser un buen plan para ir con niños, para salir un poquito de la rutina o simplemente como una forma de conocer una versión más cercana a la naturaleza de la Comunidad de Madrid.

En esta pequeña guía os enseñamos los mejores lugares para ver ciervos en El Pardo, además de recomendaciones sobre el horario o planes con los que complementar esta pequeña (aunque entrañable) actividad.

La berrea en El Pardo: qué es, cuándo se produce y a qué hora ir

Aunque esta es una guía pensada para cualquier época del año, no podemos hablar de ciervos en El Pardo sin hacer una breve mención a la berrea. Se trata de la época de celo, en la cual los machos emiten un sonido gutural que puede oírse a varios kilómetros a la redonda. Todo forma parte del proceso de cortejo de las hembras, en el cual los ánimos están a flor de piel: junto a esos gritos, es posible ver o escuchar peleas en las que las cornamentas chocan entre ellas.

El Monte de El Pardo está lleno de ciervos, así que es un lugar propicio para poder ver y escuchar la berrea. De hecho, seguramente sea el mejor sitio de toda la Comunidad de Madrid, así que si queréis sentiros en medio de un documental de Félix Rodríguez de la Fuente es un plan que no os podéis perder.

El periodo de berrea no es excesivamente largo. Generalmente ocurre en las tres o cuatro primeras semanas del otoño, aunque suele variar en función del tiempo. No os preocupéis: es un atractivo turístico muy explotado en El Pardo, todos los años aparecen noticias en los periódicos anunciando que ya es época de berrea. En cualquier caso, no tiene mucha pérdida: última semana de septiembre y primera de octubre no suelen fallar.

Si os estáis planteando ir a ver la berrea en El Pardo, tenéis que tener en cuenta tres cosas. La primera, que los mejores momentos del día para disfrutar de esto son tanto el amanecer como el atardecer. Nosotros os recomendamos madrugar un poquito, ya que a la tarde encontraréis mucha gente en todas partes. La segunda cosa a tener en cuenta es que El Pardo está lleno de gamos, que en la misma época están en celo. Eso hace que ocurra un fenómeno similar conocido como la ronca del gamo. Por último, no penséis que veréis ciervos berreando en mitad de la avenida principal de El Pardo. Sin embargo, si seguís leyendo podréis encontrar los mejores enclaves para ver ciervos en libertad en El Pardo.

Sitios en los que ver ciervos en El Pardo

Restaurante El Torreón

En este lugar veréis ciervos sí o sí, da igual el momento del día o la época del año. Hemos ido decenas de veces y siempre hemos visto ciervos y jabalíes. Ojo, no es necesario ir al restaurante: podéis utilizar el aparcamiento del exterior. Nada más bajar del coche, al otro lado de una alambrada, veréis animales en libertad.

Es muy habitual que haya gente dando de comer a ciervos y jabalíes, así que id allá donde veáis pequeñas aglomeraciones de gente. Eso sí, este es sin duda el peor sitio si vais con intención de ver la berrea, ya que los ciervos saben que el sitio está lleno de humanos y solo vienen aquí porque tienen la comida asegurada.

Por cierto, si vais con niños os merece ir al otro lado del restaurante. Ahí tienen varios animales, como pequeñas cabras o algunas aves. Una vez más, no hay que pagar nada ni entrar en el propio restaurante.

Convento de los Padres Capuchinos

De camino a El Torreón pasaréis necesariamente por el Convento de los Padres Capuchinos, también conocido como Cristo de El Pardo. Desde su aparcamiento se pueden ver y oír ciervos casi todos los días, aunque no de una manera tan asegurada como en el restaurante de más arriba.

Una buena opción es aparcar en el convento, subir hasta El Torreón (son escasos 500 metros) y volver por el mismo camino. Durante ese pequeño recorrido mal se tiene que dar para no ver ciervos.

Mingorrubio y alrededores

En la Colonia de Mingorrubio (el barrio de El Pardo más pegado a la presa) no es tan habitual ver ciervos de cerca, aunque si verlos a lo lejos en plena libertad y sobretodo escucharlos en época de berrea. Vamos, que será la experiencia más auténtica, aunque bien haríais en llevar unos prismáticos.

Miradores de Valpalomero y de Peñarrubia

Lo mismo se podría decir de dos miradores clásicos de El Pardo, como Valpalomero y Peñarrubia. Quizá no los veáis tan de cerca, pero si hacéis esta ruta es casi imposible que no veáis huellas de ciervos, que no los podáis apreciar corriendo a lo lejos o que no les escuchéis.

Los que nos conocen saben que siempre recomendamos ambas rutas para conocer mejor el Monte de El Pardo. Da igual si vais con la intención de ver ciervos o si simplemente queréis hacer algo de senderismo: son dos buenas excursiones.

M-612: Carretera entre Montecarmelo y El Pardo

Terminamos con otra apuesta segura para ver ciervos en libertad en El Pardo, con el valor añadido de que es un sitio menos concurrido y muy amplio (es decir, perfecto si no os gusta sufrir aglomeraciones en medio del campo).

La M-612 es una pequeña carretera que comunica el barrio de Montecarmelo con el Monte de El Pardo. A lo largo y ancho de la misma veréis varios aparcamientos, desde los cuales salen varias rutas. Aparcad en cualquier lugar y simplemente alejaos un poquito de la carretera: vuestras posibilidades de ver ciervos subirán como la espuma.

Yendo desde Montecarmelo hacia El Pardo, conviene que vayáis a mano derecha en el sentido de la marcha. Caminando entre 15 y 20 minutos llegaréis a la valla que delimita el espacio protegido, desde la cual veréis ciervos casi todos los días del año. Si vais en época de berrea, es uno de los mejores sitios para escucharla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *