El Templo de Byggvir, un biergarten en la Sierra de Madrid

No solemos hacer publicaciones hablando únicamente de un restaurante, pero la ocasión la merece. Y es que en este post os queremos hablar de El Templo de Byggvir, el que sin duda es nuestro restaurante favorito. Podríamos añadirle como coletilla «de la sierra de Madrid» o «de Navacerrada», pero nos quedaríamos cortos: realmente es el restaurante que más nos ha gustado hasta la fecha, ya sea cerca de casa o en el otro lado del mundo. Leed con atención y tomad nota, porque si no habéis oído hablar nunca de este sitio os vais a quedar con muchas ganas de ir.

El concepto: siéntete como un vikingo en la sierra madrileña

El Templo de Byggvir está en Navacerrada, uno de los municipios más populares de la Sierra de Guadarrama. Son muchos los motivos por los que os recomendamos ir allí: hacer senderismo, pasear junto al embalse, disfrutar de su arquitectura popular… De hecho, hemos preparado un artículo con todo lo que ver y hacer en Navacerrada, que en unos días publicaremos.

Destino tradicional de turismo de montaña, desde hace ya muchas generaciones sirve de refugio para los habitantes de la capital y de los pueblos de los alrededores. En sus calles encontraréis una oferta gastronómica de primer nivel, con decenas de bares y restaurantes en los que disfrutar de buena comida con las montañas de fondo. Ese es el caldo de cultivo en el que surgió, en 2018, el Templo de Bygvvir.

Hablar de este restaurante se nos haría complicado si fuese un sitio normal, porque nos gusta mucho y nos costaría ser objetivos. Sin embargo, a esa dificultad se le añade que es un restaurante difícil de describir: imaginaos algo a medio camino entre un biergarten alemán y una taberna vikinga. ¿No os parece idílico?

El Templo de Byggvir está en un edificio tradicional en el centro de Navacerrada, a pocos pasos del Ayuntamiento. En su pequeña terraza y sus dos plantas encontraréis una cuidada decoración (con muchísima artesanía), buena música a cualquier hora del día y al personal más amable que podáis imaginar. Todo ello aderezado por una acogedora chimenea que permanece encendida desde mediados de otoño hasta el final de la primavera, la posibilidad de utilizar los juegos de mesa que el establecimiento pone a disposición de sus clientes y un montón de eventos.

¿Eventos? Sí: muchos, variados y generalmente gratuitos. Prácticamente todos los sábados y domingos del año hay música en directo (normalmente folk, pero puede pasar cualquier cosa), pero también se celebran momentos especiales como los solsticios, los equinoccios o San Patricio. Cualquier excusa es buena para celebrar en compañía de «los raritos de Navacerrada», como a sí mismos se definen.

Por cierto, no está de más destacar que El Templo de Bygvvir es un local 100% dog friendly. No os recomendamos que vayáis con vuestro perrete un sábado por la noche, ya que seguramente se pondrá nervioso con la música, pero el resto del tiempo resultará el lugar más acogedor del mundo. Siempre que hemos ido nos han ofrecido un cacharrito con agua para nuestro perro, los camareros le han hecho caricias e incluso un día nos regalaron una «cerveza» para perros. ¡Así da gusto! Además, así como Navacerrada está hasta los topes de restaurantes, la cultura dog friendly no está tan extendida como debería. Un punto más a favor para El Templo de Bygvvir.

Gastronomía nórdica y alemana a un paso de la capital

Hasta ahora no hemos hablado de la propuesta gastronómica de El Templo de Byggvir, pero es que antes queríamos poneros en situación. Si habéis llegado hasta aquí, ya os podéis imaginar la experiencia: entrar a una taberna acogedora, sentarse al calor de la chimenea, escuchar flautas y violines en el piso de arriba… Pues bien, eso es solo un pequeño aperitivo de lo que está por venir.

Empezando por la bebida, no podéis perderos las cervezas e hidromieles artesanales que ellos mismos elaboran. Son una auténtica maravilla, especialmente la templaria (nuestra favorita, aunque todas están buenas). Podéis hacer una degustación, tomar medias pintas, ir a pintas directamente o, si sois muy atrevidos, pedirlas de litro en litro.

En cuanto a la comida, una vez más hablamos del más alto nivel. Su propuesta está a medio camino entre lo danés y lo alemán, así que ya os podéis imaginar de lo que hablamos. Hay que decir que no es una carta especialmente extensa, pero ni falta que hace: todas sus elaboraciones son increíbles. Básicamente podéis escoger entre:

  • Mojos: salsas para dipear con palitos de zanahoria y pan de cerveza recién hechos. Probad el de queso, no os defraudará.
  • Smorrebrod: tostas de pan de cerveza coronadas con diferentes propuestas, como la alemana (con leberkäse, el pastel de carne bávaro por antonomasia) o la nórdica (con salmón ahumado y alcaparras).
  • Salchichas: hay de diferentes tipos. Las podéis encontrar picantes, con queso, ahumadas… Se sirven siempre con acompañamiento.
  • Codillo: el mejor de la sierra, sin lugar a dudas.
  • Hamburguesas: la última incorporación de la carta. A elegir entre ciervo y jabalí, son de las mejores que se pueden comer en toda España.

Hay algún plato más, como ensaladas. Sin embargo, nosotros solemos tirar a la carne. Lo que no nos perdemos nunca, por mucho que hayamos comido, es su apfelstrudel: una deliciosa tarda de manzana recién hecha que sirven calentita.

Hay que decir que el sitio no es el más barato del mundo, pues lo normal es salir a 20-25€ por persona. Sin embargo, hasta el último céntimo invertido aquí merece la pena, pues los ingredientes son de calidad, las elaboraciones tienen todo el cariño y os sentiréis como en casa.

El mejor sitio para comer en Navacerrada

¿Qué más podemos decir? ¡Ah, sí! Pese a no estar en las posiciones más altas de Tripadvisor, siempre está hasta los topes. Sin embargo, cada vez es más famoso y lo cierto es que conviene ir siempre con reserva. Lo mejor que podéis hacer antes de ir es escribirles directamente por Instagram (@eltemplodebygvvir), ver qué evento tienen y reservar mesa para disfrutar de él.

Si nos leéis habitualmente, sabéis que somos bastante prudentes a la hora de recomendar restaurantes u hoteles: no nos gustan los favoritismos, pensamos que lo que a nosotros nos gusta no tiene por qué gustarle al resto y no nos sentimos en propiedad de la verdad absoluta. Sin embargo, son ya varios años yendo a El Templo de Bygvvir y nunca nos han fallado, por lo que no nos tiembla el pulso a la hora de decir que es, sin lugar a dudas, nuestro restaurante favorito.

A estas alturas, además, podemos sentirnos muy orgullosos de ser unos buenos embajadores de la casa. Son ya muchos los amigos y familiares que han ido allí por nuestra recomendación, y todo el mundo sale encantado de allí: habiendo comido bien, sintiéndose en medio de una taberna vikinga y disfrutando de un trato increíblemente bueno. En resumen: id allí, que merece la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *