Ruta a las Cascadas de Puente Ra

Vamos a hablar de la que, sin duda, es la ruta de senderismo más popular de la Sierra de Cebollera. Nos referimos al Sendero de las Cascadas, un recorrido en el que partiréis de la preciosa Ermita de Lomos de Orios, os adentraréis en bellos bosques y llegaréis hasta las Cascadas de Puente Ra, una de las más bonitas de España. Todo ello en un camino que no es especialmente difícil y que podréis completar en menos de dos horas y media, lo cual hace que esta sea una ruta accesible para prácticamente todos los públicos. ¿Os la vais a perder?

Las cascadas de la Sierra de Cebollera al alcance de la mano

El primer consejo que os tenemos que dar, antes de hablar de la ruta en sí, es que madruguéis. Nosotros llegamos relativamente temprano, pues no eran ni las diez de la mañana, y ya encontramos poquito aparcamiento. Cuando nos fuimos (unas dos horas y media después) el tema estaba imposible. Merece la pena el esfuerzo de poner el despertador un poco más pronto de lo habitual, por hacer la ruta sin aglomeraciones y sobre todo para disfrutar de las cascadas con toda la calma del mundo.

Y otro consejo: ojito a la hora de empezar la ruta, pues el inicio no está marcado todo lo bien que debería. Por allí pasa otra ruta (la Senda del Achichuelo, que no lleva a las cascadas) que os puede despistar, por no hablar de que la ruta protagonista de este artículo tampoco indica hacia donde ir. Nosotros nos liamos e hicimos la ruta en el sentido contrario del que marcaban los folletos, pero al ser una ruta circular no nos importó demasiado.

Vayáis en una dirección u otra, lo cierto es que el inicio siempre está en la Ermita Lomos de Orios, uno de los edificios más importantes de todo el Parque Natural Sierra de Cebollera. Se trata de un templo barroco del siglo XVII ubicado a 1415 metros de altitud, que cuenta con una poderosa escalinata y todavía conserva la casa del santero que allí vivió hasta el siglo XX.

Es un lugar muy popular en la zona, hasta el punto de que se celebran dos romerías al año en él: la Caridad Pequeña, conocida como la Romería de los Torreznos; y la Caridad Grande, conocida como la Caridad de las Corderas. Sin embargo, para muchos viajeros pasa desapercibido, pues se centran en la ruta de la cascada y apenas suben a inspeccionar el edificio. Os recomendamos superar las escaleras y echar un ojo, pues realmente es un conjunto impresionante. ¡De lo mejorcito en muchos kilómetros a la redonda!

En cuanto empecéis a caminar, os daréis cuenta de que la ruta es una auténtica pasada. Sus dos horitas largas se hacen de lo más llevaderas, no solo por la comodidad del trazado sino por su excelente señalización. Quitando el inicio, es de las rutas mejor balizadas que hemos visto hasta la fecha.

Durante el recorrido disfrutaréis de un entorno natural maravilloso. Si prestáis atención, veréis grandes pinos silvestres, fresnos, arces y majuelos, así como mucha fauna autóctona, como carboneros o petirrojos.

Vayáis en un sentido o en otro, en seguida atravesaréis un cortafuegos (el típico «hachazo» que se le pega al bosque para poder frenar un posible incendio). La verdad, nunca habíamos caminado por uno y nos sorprendió su enorme tamaño.

Aunque la ruta es circular, mas o menos a mitad sale de ella un pequeño apéndice de ida y vuelta. Es el tramito final, el que os llevará directamente a las Cascadas de Puente Ra. Id bien preparados, pues son unas de las más bonitas de toda España.

Nosotros tuvimos la suerte de contemplarlas sin gente y fue una experiencia fascinante. Merece la pena verlas desde abajo, desde arriba e incluso seguir caminando un poquito más para ver otros saltos de agua que están bastante cerquita. Eso sí, siempre con cuidado.

Hay un par de estructuras que no os podéis perder. Una es el Puente Ra, que no solo da nombre a la ruta y a las cascadas, sino obviamente al propio Arroyo de Puente Ra.

La otra es la Majada de las Desecadas, un elemento que os pondrá directamente en contacto con la cultura pastoril gracias a su chozo, sus dos cerramientos para el ganado y a la enorme pradera junto a la que se asienta.

Por cierto, la ruta tiene poquitos paneles informativos, pero los que ofrece son preciosos y están llenos de información interesante. Os recomendamos pararos a ver todos y cada uno de ellos.

Dicho esto, queremos remarcar las virtudes del Sendero de las Cascadas de Sierra de Cebollera. Solo por él ya merecería la pena hacer un viaje a esta zona del sur de La Rioja. Podríamos seguir insistiendo, pero estamos seguros de que ya os hemos convencido con las fotos y todo lo que os hemos contado.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: la ruta empieza en el aparcamiento de la Ermita de Lomos de Orios. Ojo, que por ahí pasa también el Sendero del Achichuelo y la señalización no está clara, por lo que si no vais con ojo os iréis hacia donde no queréis o haréis la ruta en sentido contrario (como nos pasó a nosotros, aunque no tuvo demasiado impacto al ser circular).

📏 Distancia / desnivel: 6,6 kilómetros y un desnivel positivo de casi 300 metros (293, para ser exactos).

💪 Dificultad: es una ruta fácil, muy bien señalizada y frecuentemente transitada, por lo que no deberíais tener problema en hacerla.

⏲️ Duración: nosotros tardamos dos horas y cuarto, incluyendo un montón de paradas para hacer fotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *