Qué ver en Villoslada de Cameros (Sierra de Cebollera)

Aunque la Sierra de Cebollera está claramente asociada a turismo de naturaleza, en el interior de este maravilloso Parque Natural es posible encontrar dos de los pueblos más bonitos de La Rioja. En este post os vamos a hablar de uno de ellos, Villoslada de Cameros, el cual nos dejó sin palabras. Acompañadnos a lo largo de este artículo y descubriréis un destino único, perfecto para pasar el día o para utilizarlo como punto de partida para un fin de semana lleno de cultura, naturaleza y deliciosa gastronomía.

Descubriendo la capital de la Sierra de Cebollera

Villoslada de Cameros se encuentra a medio camino entre las ciudades de Logroño y Soria, en el corazón de la Sierra de Cebollera. Ilustra a las mil maravillas esa absurdez de valorar más lo que tenemos lejos que lo que está a la vuelta de la esquina. Si este pequeño pueblecito riojano estuviese en Alemania o Suiza, sería un destino mundialmente visitado y nunca faltarían los instagrameos sobre sus calles. Sin embargo, como está en el interior de España es un destino prácticamente desconocido.

Nosotros fuimos a Villoslada de Cameros utilizando el pueblo como punto de partida para un fin de semana de senderismo y buen comer en la Sierra de Cebollera, siendo su casco urbano lo primero que vimos. Y, la verdad, nos quedamos maravillados con lo que encontramos: las fotos en internet eran bonitas, pero desde luego se quedaban cortas. No os podéis imaginar lo precioso que es, lo agradables que fueron los paseos junto al río o la cantidad de rincones con encanto que descubrimos en sus calles.

Normalmente en este apartado hacemos una breve introducción histórica. En este caso, daríamos toda clase de curiosidades sobre el pueblo, pero nos vais a permitir que hagamos una excepción. Villoslada de Cameros nos gustó tanto que queremos hablaros directamente de todo lo que vimos e hicimos. Sin querer exagerar, es uno de los pueblos más bonitos que hemos visitado en España.

Eso sí, no queremos empezar sin antes destacar el buen hacer del pueblo a nivel turístico. Villoslada de Cameros no solo es un pueblo en perfecto estado de conservación, sino que cuenta con un recorrido autoguiado que recorre los principales puntos de interés y que los ilustra a través de paneles informativos. Podéis encontrar información del mismo en el Centro de Interpretación que hay en la carretera que da acceso al pueblo y en las webs oficiales, aunque la verdad es que no tiene pérdida. Por todo el pueblo encontraréis flechas amarillas que os marcarán el camino y que os permitirán conocer sus mayores atractivos turísticos en algo más de una hora.

Turismo en Villoslada de Cameros

Iglesia de Nuestra Señora del Sagrario

Aunque seguramente será de lo último que veáis, ya que está en la parte alta del pueblo, queremos empezar hablando de la Iglesia de Nuestra Señora del Sagrario. Y es que el principal edificio religioso del municipio es visible desde prácticamente cualquier punto, gracias a su espectacular torre campanario.

El templo, originario del siglo XVI, utilizó como punto de partida un templo románico preexistente. Si tenéis la ocasión de verlo abierto, no dudéis en entrar, pues en su interior encontraréis un impresionante retablo barroco hecho en madera de nogal, el cual se cubre con una sarga flamenca tanto en Semana Santa como las fiestas de verano.

En cualquier caso, lo encontréis abierto o cerrado, es casi obligado contemplarlo desde diferentes puntos de vista. La iglesia es preciosa y refleja a la perfección el poderío que tenía en este pueblo riojano. Por cierto, aquí nació Fray Sebastián de Villoslada, confesor de Felipe II.

Ya que hablamos de este edificio, no queremos dejar de mencionar que en el pueblo hay otras construcciones de arte sacro, como la Ermita de San Roque, la Ermita de Santa María o la Ermita de San Miguel. Esta última nos pareció súper interesante: está en la parte alta del pueblo y, pese a que pertenece a manos privadas, se encuentra en un excelente estado de conservación.

Puente medieval

Pero vayamos al principio. Para la mayor parte de los viajeros, la primera toma de contacto con el pueblo es su impresionante puente medieval, que con sus cinco ojos de medio punto sirve para cruzar sobre el Río Iregua. Es originario de época medieval, aunque fue muy transformado en el siglo XV y totalmente reconstruido dos centurias más tarde.

Con el puente pasa lo mismo que con la iglesia: os recomendamos contemplarlo desde diferentes puntos de vista, pues es un monumento bellísimo y os dará muchísimo placer visual.

Real Fábrica de Telas

Justo antes de cruzar el puente encontraréis una de las principales referencias de arqueología industrial de toda La Rioja: los restos de la Real Fábrica de Telas. Se trata de un enorme edificio del siglo XVI que llegó a tener hasta 32 telares funcionando simultáneamente. Era tan importante en la zona que sus trabajadores estaban exentos de realizar el servicio militar, algo muy poco común.

Aunque el edificio está en ruinas, sigue conservando buena parte del esplendor de antaño. No encontraréis ninguna construcción tan monumental en muchos kilómetros a la redonda.

Ayuntamiento

Y, ya al otro lado del puente, se encuentra el Ayuntamiento, una antigua casa hidalga del siglo XVII que hoy hace las veces de casa consistorial. Tiene un estilo arquitectónico muy particular, claramente inspirado en la arquitectura extremeña.

De hecho, en la parte trasera del edificio encontraréis, incrustada en su fachada, una ventana renacentista que fue traída directamente de Extremadura.

Escuelas

Si seguís caminando por el pueblo, ya pasada la iglesia, llegaréis a las Escuelas, ubicadas en otro caserón hidalgo (en este caso, del siglo XVI). Es una de las principales instituciones educativas de la comarca, habiendo llegado a albergar hasta cien estudiantes simultáneamente en sus mejores años.

Arquitectura popular: entre la tradición serrana y la opulencia indiana

En cualquier caso, si por algo destaca Villoslada de Cameros no es por sus principales monumentos, sino por la belleza del conjunto. Cuando estábamos haciendo la visita, nos sentíamos plenamente integrados en el pueblo. Hay destinos que tienen cuatro o cinco cosas muy chulas, pero en ningún momento dejas de ver chalets, antenas parabólicas o asfalto. En el caso de Villoslada de Cameros, solo tienes edificios bonitos en la retina, olor a chimenea en la nariz y el sonido del río en el oído.

De hecho, cuando estábamos caminando por allí nos dimos cuenta de dos cosas. La primera, que era imposible seguir el camino marcado por el pueblo, ya que nos desviábamos una y otra vez para curiosear en las calles bonitas que íbamos encontrando. La segunda, que la selección de fotos para este post iba a ser durísima.

En Villoslada de Cameros conviven dos realidades arquitectónicas muy distintas y claramente diferenciadas. Por un lado tenéis el rigor de la arquitectura popular de serranía, representada en infinidad de casas, en el Corral del Concejo o en las Eras.

Sin embargo, por otro lado tenéis enormes edificios de mampostería labrada y adornos modernistas, los cuales fueron construidos por los indianos que regresaban al pueblo tras hacer fortuna en América.

Hay que decir, desde muy antiguo, en Villoslada de Cameros existieron familias poderosas. Muchas más de lo habitual para un pueblo de este tamaño, algo que ha quedado reflejado en un montón de fachadas, las cuales aun conservan los escudos de los hidalgos.

Centro de Interpretación del Parque Natural Sierra de Cebollera

A los pies de la LR-333, la carretera que atraviesa estas montañas, encontraréis el Centro de Interpretación del Parque Natural Sierra de Cebollera. Allí no solo encontraréis una exposición permanente para conocer mejor el entorno, sino que además organizan visitas guiadas y os brindarán un montón de información interesante para hacer excursiones por vuestra cuenta.

Más allá de haber salido de allí con un montón de folletos, algo que nos encanta, tenemos que decir que fueron encantadores y que nos atendieron con muchísima profesionalidad. ¡Muchísimas gracias!

El centro abre de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 19:00 de martes a domingo en los meses cálidos del año (de junio a septiembre), mientras que el resto del tiempo abre en esa franja horaria pero solo viernes, sábados y vísperas de festivos.

Huellas de dinosaurio

Muy cerquita del Centro de Interpretación se encuentra algo totalmente inesperado: un conjunto de huellas de dinosaurios bípedos. Datan aproximadamente del Cretático Inferior (hace 125 millones de años), y son solo una muestra de los muchísimos vestigios de ese periodo que se pueden encontrar en los alrededores. ¡Hasta los amantes de los dinosaurios tienen motivos para ir a Villoslada de Cameros! Eso si, no esperéis algo súper impresionante y definido, porque la verdad es que las huellas pasarían desapercibidas si no fuese porque están señalizadas.

Ermita de Lomos de Orios

Ya en los alrededores del pueblo, aunque de visita obligada, la Ermita de Lomos de Orios os espera con los brazos abiertos. Data del siglo XVII y es uno de los mejores templos barrocos de toda La Rioja.

La mayor parte de los viajeros van hasta la ermita porque sirve de punto de partida para visitar las Cascada de Puente Ra (de las que hablaremos a continuación). Sin embargo, os recomendamos prestarle mucha atención a este conjunto religioso, pues es una auténtica pasada.

Cascadas de Puente Ra

Eso sí, no podemos negar que las Cascadas de Puente Ra brillan con luz propia. Hay que hacer una rutita de un par de horas para llegar hasta ellas, pero son son duda una de las cascadas más bonitas de toda España.

Más allá de estas fotos, os hemos preparado un post en el que os contamos cómo es la ruta por las Cascadas de Puente Ra, el cual os recomendamos si queréis ampliar información.

Estela Romana

Otra ruta que no podéis perderos es la que atraviesa la Dehesa del Rebollar y lleva hasta la Estela Romana del Cerro Mojón Alto. Se trata de una lápida funeraria romana de lo más curiosa, pues también tiene inscripciones celtibéricas.

El camino se hace durito, pues hay 600 metros de desnivel positivo, pero os aseguramos que subir hasta allí merece la pena. Desde lo alto se disfruta de una de las mejores vistas de toda la Sierra de Cebollera. Una vez más, si queréis ampliar información os recomendamos seguir en nuestro humilde blog y visitar el post sobre la Dehesa del Rebollar y su Estela Romana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 ideas sobre “Qué ver en Villoslada de Cameros (Sierra de Cebollera)”