El Monumento de los Mártires de Argel: cómo llegar y qué ver

Visible desde cualquier punto de la ciudad, el Monumento de los Mártires es uno de los elementos más representativos de la ciudad de Argel. Una mole de dimensiones impresionantes cuya silueta destaca tanto por el día como por la noche, ya que cuando cae el sol se ilumina con los colores de la bandera de Argelia.

Más allá de verlo desde la distancia, si estáis en Argel no podéis dejar de ir a visitarlo. Es uno de los lugares más divertidos de la ciudad, os proporcionará una buena panorámica desde las alturas y hay unos cuantos museos cerca. Así que seguid leyendo y enteraos de todo lo relacionado con esta icónica construcción.

El Monumento a la independencia de Argel

El Monumento de los Mártires fue inaugurado en 1982, siendo el eje de las celebraciones del 20 aniversario de la guerra contra la ocupación francesa y la consiguiente independencia de Argelia. Para el país es un símbolo de libertad y modernidad, pero si buscáis en internet no es difícil encontrar a franceses diciendo que es un lugar con cero valor histórico y que ensalza la figura de asesinos. Como siempre, todo es cuestión del punto de vista.

El caso es que su particular silueta tiene forma de tres hojas de palmera, bajo las cuales se ha colocado una llama eterna en honor a los soldados caídos. A los pies de cada enorme hoja de hormigón se encuentra una estatua de un soldado… y también un soldado real. La construcción duró unos siete meses y fue llevada a cabo por una compañía canadiense, a partir de los planos que el Instituto de Bellas Artes de Argel le facilitó.

Cómo es la visita al Monumento de los Mártires

La verdad es que esta visita es una de las que más disfrutamos en nuestro viaje a Argel, tanto que decidimos ir tanto por el día como por la noche. Aunque se puede llegar en taxi, la forma más rápida, barata y divertida es utilizando el teleférico que hay justo a sus pies.

El trayecto de ida y vuelta cuesta unos dos euros, funciona durante todo el día y os dejará junto a un mirador desde el cual disfrutar de una buena panorámica de ea parte de la ciudad.

A la salida del teleférico encontraréis una enorme esplanada. Si vais en viernes estará absolutamente vacía, pues como buen país islámico ese día todo el mundo está en sus casas y la actividad es casi nula. Pero si acudís cualquier otro día de la semana, eso es otra historia. Posiblemente es la zona más animada de la ciudad, sobre todo a última hora de la tarde: puestos en los que venden palomitas y chucherías, gente de un lado para otro y puestos en los que comprar souvenirs. Atención a esto último, pues es una de las pocas zonas de Argel en las que comprar los típicos monumentos como imanes o camisetas de fútbol.

Aunque no se puede subir a lo alto del monumento (una pena), si podéis llegar hasta la base. Merece mucho la pena, la sensación bajo esas tres enormes aletas de hormigón es bastante particular. Poco a poco el trasiego de la esplanada de abajo va dejando paso a la pompa y lo solemne. Justo debajo, de hecho, no se puede ni pisar: unos «amables» soldados te indicarán metralleta en mano que no puedes acercarte a ver la llama eterna.

Si bordeáis el monumento y vais hacia el otro lado de la montaña, disfrutaréis de otras excelentes vistas de la ciudad de Argel. También es interesante hacer esto, aunque por la noche da un poquito de miedo.

Si os sentís culturetas, a los pies del monumento está el Museo Nacional de Moudjahid, que muestra todo tipo de objetos relacionados con la ocupación francesa y con la guerra de independencia. Por la zona también está el Museo Central del Ejército, así que si os interesa la cultura militar ya tenéis plan para redondear la visita al Monumento de los Mártires. Tampoco os podéis perder el Jardín Botánico de Argel (Jardins d’Essai).

Información práctica: horarios, tarifas, localización…

Os resumimos aquí los aspectos básicos para preparar la visita:

  • Localización: el monumento es visible desde toda la ciudad, así que no tendréis problema en encontrarlo. En cualquier caso, su dirección oficial es Chemin Omar Kechkar, El Madania.
  • Cómo llegar: básicamente hay dos opciones:
    • Metro + teleférico: id a la parada de Jardins d’Essai, salid por el lado derecho y veréis carteles que llevan al teleférico. Funciona todo el día y podréis subir por 2€ ida y vuelta. Se puede subir también caminando, pero el recorrido no merece la pena y es un palizón.
    • Taxi: por alrededor de 5€ conseguiréis un taxista que os lleve desde prácticamente cualquier punto de la ciudad hasta los pies del monumento.
  • Horario: el monumento está al aire libre, así que podéis visitarlo a cualquier hora del día. Eso sí, os recomendamos el atardecer. En ese momento el ambiente es sensacional y podréis verlo tanto sin iluminar como iluminado.
  • Tarifas: el monumento no se visita por dentro, así que es gratis. Solo gastaréis en ir allí y si compráis algo por los alrededores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *