10 cosas que no puedes perderte en Argel

Llevamos ya varios posts hablando de Argel, pues es una ciudad a la que le sacamos muchísimo jugo. Para ponerlo todo en orden, hemos creado este artículo en el que recopilamos las 10 cosas que no puedes perderte en Argel. Un top que consideramos equilibrado y con el que esperamos que futuros viajeros expriman tanto como nosotros la capital de Argelia.

Qué ver en Argel

Lo primero que hay que decir es que es imposible ver todo lo que os vamos a enseñar en este post en un solo día. Argel requiere como mínimo un par de días, siendo tres la cantidad óptima: no solo por superficie, también porque es un sitio poco preparado para el turismo y moverse a veces puede ser bastante lento.

Si solo tenéis 24 horas en la ciudad, os recomendamos centraros en la Casbah, la Grand Poste y el Monumento de los Mártires. De ese modo, podréis ver la antigua medina, la zona en la que se recoge la herencia de la ocupación francesa y el lugar en el que los argelinos celebran su independencia. En cualquier caso, aquí os dejamos lo mejorcito de la ciudad.

Casbah

La Casbah de Argel es un lugar mágico, sin duda la zona más auténtica de la ciudad. Viene a ser el conjunto de laberínticas, estrechas y encantadoras calles empedradas que formaban la antigua medina. La UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad en 1992 por ser uno de los enclaves de influencia islámica más auténticos del norte de África. En un recorrido por el interior de la Casbah podéis ver mezquitas, museos, miradores a la bahía, puestos de artesanía, un bazar enorme, fuentes y prácticamente cualquier cosa que os podáis imaginar. Imprescindible.

Plaza de los Mártires

En la parte baja de la ciudad, justo al lado de la Casbah, está esta enorme plaza que refleja la modernidad de la ciudad. Tiene varias mezquitas, una excavación arqueológica y está muy cerca del Palacio de Rais, uno de los edificios más destacados de Argel. Es un cruce de caminos por el que pasa gente a todas horas, siendo su parada de metro una de las más transitadas de la ciudad.

El «paseo marítimo»

Aunque Argel no está demasiado enfocada a la costa (a nivel turístico), merece la pena pasear por los diferentes bulevares y avenidas que están cerca del Mediterráneo. Tomando como referencia los más significativos, como el Bulevar Ernesto Che Guevara, en ellos veréis edificios monumentales con un denominador común: el color blanco. No por casualidad se le llama «Argel la blanca» a la ciudad.

Grand Poste

El edificio más representativo de Argel, al menos de la herencia francesa. Tras 132 años de ocupación, las zonas bajas de la ciudad fueron totalmente transformadas por los colonos galos. Y la joya de la corona de ese proceso fue la Gran Poste, un enorme edificio neomudéjar que ha fascinado a todos y cada uno de los viajeros que han visitado Argel desde su inauguración a comienzos del siglo XX. Hay que ir aunque solo sea por poder decir que conocisteis ese edificio que sale en todas las guías de viajes de Argelia.

Ir de museos

Quizá no os parezca un destino de museos, pero Argel tiene muchísimo que ofrecer. La principal referencia es el Museo Nacional del Bardo, con su colección de piezas prehistóricas expuestas en un increíble palacio. Pero vamos, que tenéis de todo: arte contemporáneo, cultura militar, un jardín botánico…

Iglesias de Argel

Aunque Argelia sea un país musulmán, en su capital no escasean precisamente las iglesias. La Catedral del Sagrado Corazón es la que más importancia tiene a nivel litúrgico, pero es fea como ella sola. Si tenéis tiempo, os recomendamos tomar un taxi e ir a la Basílica de Nuestra Señora de África. Está a unos 20 minutos del centro, pero es sencillamente impresionante.

Dar un paseo por El Biar

El Biar es técnicamente un municipio distinto a Argel, pero está totalmente integrado en la capital. Viene a ser el barrio residencial para extranjeros y clase media-alta argelina. Aunque quizá sea una de las visitas más prescindibles de esta lista, os recomendamos encarecidamente reservaros un par de horas y visitar esta tranquila y agradable parte de la ciudad.

Jardines d’Essay

El Jardín Botánico de Argel es una pasada, se mire por donde se mire. Es un lugar perfecto para pasear, merendar un crepe o simplemente disfrutar de los cientos de árboles que se encuentran en su interior. Es lo más parecido que encontraréis en toda África al típico parque europeo enorme como El Retiro, por poner un ejemplo. Imprescindible.

Monumento de los Mártires

Muy cerquita de los Jardines d’Essay, conectados con la parte baja de la ciudad mediante un teleférico, se encuentra el Monumento de los Mártires. Es una construcción enorme que se ve desde cualquier punto de la ciudad, tanto por el día como por la noche (gracias a su iluminación en colores verde, rojo y blanco). Os recomendamos ir al atardecer, cuando hay todo el ambientazo.

Mezquitas de todos los tamaños

Para el final hemos dejado quizá lo más evidente: las mezquitas. Argel está lleno de ellas: de todos los tamaños, de todas las épocas y de todos los colores. Muchas os las encontraréis casi sin querer, por ejemplo si hacéis un recorrido por la Casbah es casi imposible que no veáis tres o cuatro. Lo mismo en la parte baja. Como última incorporación a la ciudad destaca Djemaa el-Djazair, algo así como la Gran Mezquita de Argel. Inaugurada en 2019, tiene el minarete más alto del mundo y es la tercera más grande en superficie solo superada por la Gran Mezquita de La Meca y la Mezquita del Profeta en Medina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *