Colchones para furgonetas camperizadas

Vamos a hablar de colchones para furgonetas camperizadas, uno de los temas a los que más atención les tendríais que prestar a la hora de crear vuestra casa con ruedas. Si siempre decimos que lo único imprescindible en una camperización es que la furgo tenga cama, también tenemos claro que un buen colchón puede marcar la diferencia entre el confort más absoluto y noches en vela.

Por eso, en este post dejamos de lado cualquier floritura y vamos a ir directamente al grano. Primero hablaremos de las características que tiene que tener todo colchón para furgo y después os daremos diferentes alternativas que se adaptan a todos los presupuestos.

Cómo son los colchones para una camper

Características generales (y deseables)

Dormir bien en un viaje está a la altura de llevar un calzado cómodo: no pensamos en ello a menudo, pero influye de manera notable en la experiencia. Por eso, cuando nos metimos a camperizar nuestra furgo, tuvimos claro que no servía cualquier colchón para la cama que íbamos a instalar.

Quizá os resulte un criterio obvio, pero nuestra búsqueda del colchón perfecto estaba claramente marcada por estos cuatro requisitos:

  • Volumen: un colchón que ocupe mucho no tiene por qué ser más cómodo. De hecho, en una furgo es todo lo contrario, ya que hasta el último centímetro cuenta. Tener un colchón súper trasto puede hacer que el día a día se complique, sobre todo en instalaciones en las que la cama no es fija (como en la nuestra, ya que el mismo espacio que utilizamos para dormir se convierte también en una especie de salita de estar).
  • Ligereza: misma cosa. Esto afecta por igual a instalaciones fijas, ya que en la furgo entra polvo y arena constantemente, así que el colchón se sacude a menudo para poder dormir sin esa incómoda sensación de tener arenilla en los pies.
  • Precio: camperizar una furgoneta supone un desembolso que deja tiritando hasta el bolsillo más pudiente, así que no está de más poner este tema en valor. Por suerte, tal y como te vamos a enseñar en el siguiente apartado, existen muchas maneras de disfrutar de un buen colchón a un precio razonable.
  • Comodidad: para el final hemos dejado lo más obvio y lo más importante, aunque también lo más subjetivo. ¿Sabéis cual es la mejor prueba de compatibilidad en pareja? ¡Que guste el mismo tipo de colchón? Buena suerte a esos infelices en los que una persona prefiere colchón tirando a blando y la otra colchón tirando a duro.

Camperización es sinónimo de sencillez, pero no de simpleza. Por eso, si tenéis en cuenta todo lo anterior, rápidamente os daréis cuenta de que tirar en la parte de atrás un colchón doméstico no es la mejor idea. Sí, puede que sea una forma rápida y sencilla de camperizar, así que no descartéis esta opción si vuestro presupuesto es limitado o si queréis algo para salir del paso. Sin embargo, si vais a hacer una camperización algo más trabajada, no tiene sentido: este tipo de colchones es un incómodo y pesado mamotreto que no os hará la vida nada fácil.

Pensad que el colchón es lo único que usaréis siempre que viajéis con la furgo con total seguridad. Si viajáseis un año completo, lo utilizaríais al menos 365 veces (por no hablar de las siestas, que también hay que tenerlas en cuenta). Por tanto, lo mejor que podéis hacer es prestarle atención a este tema.

Tipos de colchones para furgonetas

Partimos de la base de que hay muchos tipos de furgoneta: las que tienen la cama fija, las que desmontan todo el chiringuito cuando están en circulación, las que entre semana se utilizan para currar… Por tanto, lo que os vamos a decir es orientativo y tendréis que adaptarlo a vuestras necesidades.

La primera opción es utilizar directamente un colchón hinchable. Esto es ideal en furgonetas pequeñas, en las que el espacio siempre brilla por su ausencia. Es una opción barata, que os puede ayudar a salir del paso y que incluso podéis utilizar si de vez en cuando tiráis una tienda de campaña al lado de la furgoneta.

La segunda opción es apostar por un colchón de látex. Lo mejor de este tipo de colchones es que duran un montón, tienen una relación calidad/precio estupenda, suelen ser hipoalergénicos y además es bastante cómodo dormir en ellos. ¿Lo malo? Apenas transpiran, con lo que suelen ser foco de humedad e incluso de surgimiento de moho. ¡No todo iba a ser perfecto!

Podéis haceros con piezas de látex a medida, aunque no es tan habitual. La gente que elige esta opción suele conseguir colchones ya hechos. Funciona muy bien coger varios para cuna y unirlos entre sí, ya que estos suelen ser baratos, cómodos y manejables.

Por último, la tercera opción es utilizar un colchón de espuma. Es lo más extendido en el mundo camper: porque son baratos cuando se hacen a medida, porque son finitos y porque dan un resultado excelente cuando se combinan con una capa de viscoelástica.

Nosotros hemos instalado esta opción y dormimos de maravilla. Al principio se nos hizo un poco difícil, ya que leíamos muchas cosas pero no nos quedaba claro lo que hacer. Por ejemplo, vimos que existían varias densidades distintas: 20 kg/m3, 25 kg/m3, 30 kg/m3… así hasta el infinito. ¿Pero en qué idioma hablan? Al final no era tan difícil: a menos densidad, colchón más blandito. También se puede elegir el grosor.

Nosotros os recomendamos utilizar una espuma de densidad media: que no te hundas en ella, pero que tampoco sea una roca. Además, si la espuma es muy blanda luego no recupera bien su posición original, por lo que se deforma más rápido. Misma cosa con el grosor: os recomendamos algo intermedio.

A la espuma le añadimos, a modo de complemento en su parte superior, una capa de viscoelástica, haciendo que el colchón sea tan cómodo como el que utilizamos en casa. ¡Una maravilla!

Nuestro colchón tiene una densidad de 30 kg/m3, que ya es considerada durita pero sin pasarse, y un grosor de 10 centímetros. A eso hay que sumarle el grosor de la viscoelástica, que es de 5, con lo cual se nos quedó un colchón de 15cm. Nos costó nos 200€, a lo que luego hay que sumarle una funda molona (y que sea hidrófuga), con lo cual el tema se nos fue a casi 250€.

Esperamos haberos ayudado. Son ya muchas noches durmiendo en la furgo, por lo que cada vez sabemos más sobre el tema. Así que si tenéis cualquier duda dejadnos un comentarios y lo responderemos al momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “Colchones para furgonetas camperizadas”