Qué ver en Robregordo, el pueblo más tranquilo de la sierra de Madrid

Entre las infinitas sorpresas que se pueden encontrar en la Sierra Norte de Madrid, hoy queremos enseñaros una que nos ha dejado sin palabras: el bonito pueblo de Robregordo. Quizá no sea el lugar con más puntos de interés ni el que más turismo reciba, pero en sus calles encontramos todo lo que necesitamos para ser felices y romper con la rutina sin irnos muy lejos de casa. Sus tranquilas calles, sus edificios tradicionales o el estupenda dehesa llena de acebos son motivos más que suficientes para ir hasta allí.

Un paraíso en miniatura al lado de la A1

Robregordo es un pueblo que no surgió por casualidad. Su posición estratégica, no solo bien protegida por ríos sino además siendo un lugar de paso obligado al cruzar el Puerto de Somosierra, hizo que en la Edad Media surgiesen los primeros edificios de la localidad. De hecho, parece ser que una de las primeras construcciones fue una venta o posada que sería como lugar de paso para los viajeros que iban o volvían del norte.

Esa posición estratégica fue la que hizo en entre los siglos XVI y XIX Robregordo viviese un cierto esplendor. No fueron pocos los monarcas que favorecieron al pueblo, otorgándole privilegios como el cobro de impuestos a los viajeros que pasaban por allí. Los libros de Historia hablan del surgimiento de diversos mesones y puestos de postas en los que los habitantes del pueblo se ganaban la vida con actividades económicas que iban más allá de las propias de la zona, como la ganadería o la agricultura. No nos malinterpretéis, también se vivía de eso en Robregordo.

Sin embargo, el siglo XX trajo el éxodo rural: los jóvenes del pueblo emigraban a las grandes ciudades de los alrededores (como Madrid) y la población empezó a disminuir. Hoy en día Robregordo es un sitio chiquitito, con apenas medio centenar de habitantes, pero que se conserva a las mil maravillas.

Gracias a eso (y a su cercanía con la A1), es una excursión excelente para hacer desde Madrid. En apenas 50 minutos se llega a un remanso de paz en el que hacer senderismo, pasear con toda la tranquilidad del mundo y romper con una rutina que no siempre es fácil de llevar. Vamos, que si estáis buscando planes para el finde en Madrid, este puede ser una opción de primera categoría.

Las ocho cosas que no te puedes perder en Robregordo

Ayuntamiento

Ubicado en la Plaza Puerta del Sol, el Ayuntamiento de Robregordo es uno de los más singulares de la Sierra Norte. Su tejado a dos aguas, el reloj de su fachada y el balcón principal hacen de él un edificio la mar de coqueto.

Calle Real

Robregordo está formado por tres o cuatro calles, entre las cuales brilla con luz propia la Calle Real. Cruza el pueblo de sur a norte, en ella se pueden encontrar los edificios más destacados (como la Iglesia de Santa Catalina) y siempre servirá como referencia en un paseo por el casco urbano.

Iglesia Parroquial de Santa Catalina

El edificio más destacado de Robregordo sin lugar a dudas. Fue construida entre finales del XVII y principios del XVIII, su torre es el punto más alto del pueblo y su interior tiene unos soportes de madera súper interesantes.

Merece la pena ir hasta la puerta aunque esté cerrada, ya que desde lo alto hay una buena vista de la Calle Real.

Potro de herrar

Como en muchos otros municipios de la Sierra Norte, la agricultura y la ganadería han sido, son y serán dos de las principales actividades económicas de la localidad. Por eso, no puede faltar un potro como este, en el cual se le ponían las herraduras al ganado

Fragua

Anexa al potro de herrar, la fragua era el lugar de trabajo del herrero. En ella se fabricaban aperos de labranza, útiles para el ganado y otras muchas piezas hechas en hierro. Hoy en día es una casa rural, pero eso no le quita interés. En nuestra opinión es uno de los edificios más bonitos de Robregordo.

Casas tradicionales

Siempre lo decimos y siempre lo diremos: a los pueblos hay que ir a perderse. Por mucho que os hayamos dado algunas referencias, lo realmente interesante en Robregordo es pasear sin rumbos por sus calles. Descubriréis así infinitos rincones con encanto.

Área Recreativa «El Plantío»

Uno de los lugares más míticos de la Sierra Norte de Madrid para «ir a pasar el día». El área recreativa de Robregordo es un espacio verde precioso, en el que varias mesas y sillas de madera se disponen al lado del precioso Río Madarquillos. Si tenéis intención de ir a pasar el día allí y hace bueno, no dudéis en acercaos a El Plantío, pues es un lugar con mucha magia.

Acebedo (Dehesa Boyal)

Para el final hemos dejado lo mejor. La Dehesa Boyal de Robregordo es uno de los acebedos más meridionales de toda Europa, siendo el único de toda la Comunidad de Madrid. Aquí podréis ver excelentes ejemplares de acebos, muchos de ellos con varios metros de altura. Merece la pena ir especialmente a finales del otoño y principios del invierno, cuando las hembras florecen y dan las llamativas bayas rojas que tanto asociamos a la navidad.

Si queréis saber más sobre esta preciosa dehesa, os hemos preparado un post contándoos nuestra experiencia recorriendo la conocida como Ruta del Acebo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Qué ver en Robregordo, el pueblo más tranquilo de la sierra de Madrid”