Qué ver en Solvang, la capital danesa de California (y de Estados Unidos)

Aunque parezca increíble, existe un pequeño pueblo danés en medio de California. Estamos hablando de Solvang, una ciudad construida a imagen y semejanza de lo que cabría esperar de Dinamarca. Esto incluye casitas de madera, molinos, panaderías, cervecerías y hasta una réplica de la fuente de la Sirenita. Es una de las paradas más populares del Big Sur, ya que obviamente no se parece a nada de lo que se pueda encontrar en el resto de la ruta.

Una porción de cultura danesa en la costa californiana

Solvang se encuentra a una horita en coche al norte de Santa Bárbara, otra urbe que bien haríais en visitar. Fue fundada en 1911 por inmigrantes daneses que previamente se habían asentado en el Mildwest, de donde se trasladaron porque no aguantaban sus rigores climáticos.

Al llegar a la nueva zona, decidieron liarse la manta a la cabeza y construir desde cero un pueblo que pusiese en valor el estilo de su país de origen. Si bien es cierto que al principio tuvieron que ser pragmáticos, desde la II Guerra Mundial todo lo construido allí fue con una marcada temática danesa. Vamos, que se propusieron recrear un pedacito de Dinamarca a escasos kilómetros del océano Pacífico… ¡y vaya si lo consiguieron!

Rápidamente se ganó el título de la capital danesa de América, convirtiéndose en todo un reclamo turístico para propios y extraños. Llegó a ser visitada incluso por el Príncipe Enrique de Dinamarca, consorte de la reina Margarita II.

En la actualidad viven por y para el turismo. En pocas localidades de la costa oeste de Estados Unidos encontramos una propuesta tan sólida: aparcamiento de sobra, baños públicos por todas partes, una Oficina de Turismo gigante…Vamos, que no tendréis ninguna complicación para sacarle todo el partido a Solvang. Contad con un mínimo de dos horas para recorrerla de arriba a abajo, tiempo que se os puede ir de las manos en caso de que os dejéis llevar por sus tiendas, restaurantes y museos.

Turismo en Solvang

Oficina de turismo

Precisamente, os recomendamos empezar la visita en la Oficina de Turismo de Solvang. Más allá de ser un edificio muy bonito y de estar en medio de todo el meollo, en su interior tienen infinita documentación interesante para preparar la visita a la ciudad. Son majísimos y el personal va ataviado con trajes folclóricos daneses, por lo que no hay mejor manera de empezar a sentirse daneses californianos.

Arquitectura popular danesa

Recorrer Solvang a pie es sencillo. Tened siempre presente que a ambos lados de la Mission Dr (la carretera principal que atraviesa el pueblo) están algunos de los edificios, monumentos y comercios más interesantes. Sin embargo, bien haríais en ir hacia el sur y adentraros bien en calles más chiquititas.

En la Copenhagen Dr es donde está el centro de visitantes u oficina de turismo. Igualmente interesantes son las paralelas Park Way y Molleway, al norte y al sur de la primera.

Sea como fuere, todo lo que está cerca de estas calles tiene esa marcada estética danesa que ha hecho que Solvang se convierta en un destino tan popular.

Solvang Park

No solo de arquitectura de Dinamarca vive el pueblo. También hay espacio para zonas verdes, siendo el espacio más destacado el Solvang Park. Allí hay un kiosko, un busto de Hans Christian Andersen (cuya casa natal visitamos en Odense años atrás) y un montón de arbolitos. Tenemos que decir que, en general, Solvang es un lugar muy verde.

Museos

Pese a contar con poco más de 5000 habitantes, el turismo es una industria que mueve masas allí. Por eso, hay muchos museos en Solvang. Los más destacados son:

  • Elverhoj Museum of History & Art
  • Hans Christian Handersen Museum
  • Solvang Amber Museum
  • Solvang Vintage Motorcycle Museum
  • Wildling Museum

Como veis, la temática es diversa a más no poder.

Molinos

En Solvang fueron a por todas en eso de recrear un pedacito de Dinamarca. Por eso, por extraño que parezca en medio de California, en este pueblecito se pueden visitar hasta cuatro molinos. Los iréis viendo casi sin querer, ya que están distribuidos estratégicamente por todo el pueblo y son de grandes dimensiones.

Zueco gigante

Hablando de cosas grandes, en el cruce entre la Copenhagen Dr y la First St hay… ¡un zueco gigante! Curiosamente está delante de la Solvang Shoe Store, la zapatería del pueblo. Que no se diga que no cuidan los detalles.

Little Mermaid Fountain

Ahora os vamos a llevar a otro cruce, en este caso el que hay entre la Mission Dr y la Alisal Rd. ¿Qué podéis encontrar allí? Pues ni más ni menos que la Little Mermaid Fountain, una réplica de la fuente de la Sirenita que hay en Copenhague. Suponemos que no hace falta ni decirlo, pero se trata de uno de los puntos más fotografiados de Solvang.

Old Mission Santa Inés

Aunque Solvang nació con la llegada de los maestros daneses en el año 1911, lo cierto es que desde un siglo antes se venía poblando en la zona. Eso nos lleva a hablar de Old Mission Santa Inés, la misión franciscana fundada en 1804 por el padre Estevan Tapís. Pese a que no es muy conocida, la prestigiosa revista Sunset se refirió a este conjunto como la joya escondida de las misiones.

Iglesia luterana

La misión no es el único lugar para la fe en Solvang. Si tomáis la Atterdag Road (perpendicular a la carretera principal) llegaréis hasta la Bethania Evangelical Lutheran Church, una iglesia fundada en el año 1928 y construida al estilo gótico danés rural del siglo XIV. En su interior hay, colgado en el techo, una réplica de un barco. Representa un refugio en medio de las aguas de la vida.

Ostrichland USA

Por último, en las afueras del pueblo os espera Ostrichland USA, uno de los sitios más peculiares que se pueden visitar en el Big Sur. Es una enorme granja de avestruces que se ha hecho muy famosa y que es visitada año tras año por miles de personas. Nos gustó tanto que hicimos un post contando cómo fue la visita, así que os recomendamos visitarlo en caso de que queráis ampliar información.

Compras en Solvang

Solvang es el paraíso del shopping, aunque obviamente todo está claramente influenciado por la cultura danesa. Paseando por sus calles os toparéis con una decena de galerías de arte, con tiendas de ropa, accesorios para el hogar, regalos, joyerías e incluso jugueterías.

En nuestra opinión, el lugar más interesante es The Book Loft, una vieja y coqueta librería de dos plantas con un museo de Hans Christian Andersen en su interior. Visita obligada.

En cualquier caso, hasta la última tienda de souvenirs tiene su encanto. Las tiendas de souvenirs os transportarán a los típicos mercados del norte de Europa.

Comer en Solvang

Y, por supuesto, no puede faltar una mención a la deliciosa propuesta gastronómica danesa de Solvang. Nosotros comimos en el Sausage Garden, una especie de biergarten en la que pudimos disfrutar de una excelente selección de salchichas (acompañadas de su correspondiente cerveza, como es lógico).

No dejéis pasar la oportunidad de entrar en las diferentes chocolaterías, pastelerías y heladerías que hay repartidas por todo el pueblo. El nivel es muy alto, haciendo que la experiencia en Solvang sea absolutamente deliciosa.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *