Las Presillas de Rascafría, las piscinas naturales de la Sierra Norte de Madrid

Las Presillas de Rascafría son, como su propio nombre indica, un conjunto de pequeños embalses ubicados en una de las localidades más bonitas de la Sierra Norte de Madrid. Esa es la teoría, pero la práctica tiene bastante más magia. Y es que estamos hablando de una de las zonas de baño al aire libre más populares, interesantes y espectaculares de la Comunidad de Madrid. Seguid leyendo y os enseñaremos una de las excursiones de verano más míticas de la sierra madrileña, en la cual podréis refrescaros y entrar en contacto con la naturaleza.

Bañarse en plena Sierra Norte

A nosotros, como madrileños, no se nos ocurre mejor plan para huir del calor veraniego que coger el coche, ir a la Sierra Norte y pegarnos un baño bajo los pies del impresionante pico Peñalara. Es un plan que hemos hecho muchísimas veces, que nos retrotrae a la infancia y que nunca falla.

Las Presillas son son un conjunto de tres piscinas naturales, las cuales se abastecen con las aguas del río Lozoya (también conocido como Arroyo de la Angostura). Es la única zona en el término municipal de Rascafría en la que está permitido el baño, por lo que se pone hasta arriba en fines de semana y festivos. De hecho, nosotros siempre intentamos ir por las tardes entre semana, cuando apenas hay gente por allí.

Estamos ante uno de los mejores ejemplos de que en Madrid sí hay playa. Vale, no tiene nada que ver con estar junto al mar, pero desde luego podréis vivir una experiencia súper divertida. Junto a las Presillas de Rascafría encontraréis unas enormes praderas de césped, en las cuales es un gusto echar las toallas y ponerse a tomar el sol.

Puede que el agua esté un poquito fría (baja directamente de la montaña), pero está limpia a más no poder. Eso sí, os recomendamos ir con chanclas, escarpines o algo así, ya que el suelo es básicamente de piedrecitas.

Comer en las Presillas: de picnic o en el chiringuito

Si vais a pasar el día en las Presillas, claramente os entrará el hambre en algún momento. Para ello, tenéis dos opciones: llevar vuestra propia comida o comprarla allí mismo.

En caso de que queráis hacer un picnic, no habrá ningún problema. Está permitido llevar vuestra propia comida y bebida, aunque tendréis que comer en el césped (no hay típica zona con mesas y sillas). Según escribimos estas líneas, nos está viniendo a la mente el típico tupper de madre, lleno de tortilla de patatas, filetes empanados y pimientitos fritos.

Si no queréis ir cargados, allí mismo os espera el Bar Las Presillas. Es el típico chiringuito de toda la vida, en el que tan pronto podéis comeros un bocadillo de lomo, un trozo de empanada o unas raciones. Los precios son sorprendentemente populares: a modo de referencia, en 2023 una tortilla de patatas entera (con cubiertos y pan) costaba 9€. También tienen helados, como corresponde.

Qué ver cerca de las Presillas

Con las Presillas como punto de partida, tenéis a vuestra disposición algunos de los lugares más emblemáticos de la Sierra Norte. Nosotros siempre recomendamos ir a:

  • Real Monasterio de Santa María de El Paular: también a 10 minutos andando, se trata de un impresionante recinto que resulta espectacular desde cualquier punto de vista. Eso sí, si queréis verlo por dentro olvidaos de ir con las chanclas. Tened en cuenta que es un lugar de culto y hay que guardar respeto.
  • Cascadas del Purgatorio: están un poco más lejos (a unos 7 kilómetros ida, otro tanto vuelta) pero aun así es una de las cascadas más bonitas de la Comunidad de Madrid. Merece la pena hacer la ruta.
  • Rascafría: el propio pueblo es una maravilla. Lo normal es que paséis por él tanto al ir como al volver de las Presillas, así que no estaría de más hacer una parada y conocer uno de los municipios con más patrimonio de la Sierra Norte.

¿Se puede ir con perro a las Presillas de Rascafría?

¡Por supuesto! Las Presillas de Rascafría son un lugar dog friendly, al cual podréis acudir en compañía de vuestro perro sin ningún problema. Incluso podrá pegarse un baño o beber directamente del agua. Sed súper respetuosos con otras personas y recoger cualquier cacota que pudiera salir de vuestro acompañante, ya que si no acabarán restringiendo el acceso.

Información práctica

¿Cómo llegar?

Desde Madrid capital, la forma más habitual de llegar es yendo por la A1. Al llegar al kilómetro 69, hay que tomar el desvío y recorrer la M-604 durante aproximadamente 30 kilómetros. Las Presillas están al ladito de la carretera.

La alternativa (en caso de que la A1 estuviese con atasco) es ir por la M-607 hasta Colmenar Viejo, desde ahí tomar la M-609 hasta Miraflores y desde ahí recorrer la M-611 hasta las propias Presillas. Se tarda más o menos lo mismo, pero el trayecto es un poco más cansado.

¿Dónde aparcar?

Existe un aparcamiento de grandes dimensiones junto a las Presillas de Rascafría. Si estuviese lleno (algo bastante frecuente los fines de semana), más adelante hay algunos aparcamientos más (como el del Mirador de los Robledos o el del Restaurante La Isla). Eso sí, desde ambos os tocará caminar un ratito.

Otra opción sería aparcar directamente en el propio pueblo y hacer la ruta entre Rascafría y Monasterio de El Paular. Desde el conjunto monástico tenéis unos 10 minutos a pie.

Horarios

Las Presillas son un espacio al aire libre y como tal están abiertas las 24 horas del día. Eso sí, tiene truco: el aparcamiento que está junto a las piscinas únicamente abre de 10:00 a 21:00, por lo que tendréis que dejar el coche en otro sitio si queréis estar más tiempo.

Tarifas

Aquí viene la parte mala de la historia. Al igual que ocurre en la Hoya Encavera, en las Presillas tendréis que pagar por aparcar vuestro coche. En este caso, hablamos de 9€ al día.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *