La Ruta del Toro (Cabanillas de la Sierra)

Aunque Cabanillas de la Sierra no sea el pueblo más conocido de la Comunidad de Madrid en cuanto a senderismo se refiere, lo cierto es que desde su casco urbano salen muchas rutas que son de lo mejorcito de la Sierra Norte de Madrid. Hoy vamos a enseñaros una de las que más éxito tienen, la Ruta del Toro. El nombre es engañoso, ya que parece que está centrada únicamente en ir a ver el mítico cartel del Toro de Osborne que hay en el término municipal. Sin embargo, haciéndola podréis descubrir muchísimo más: un bosque mediterráneo, arroyos, las mejores vistas a la Sierra de la Cabrera… Es una ruta circular que se puede ajustar con hasta tres duraciones diferentes, por lo que es apta para absolutamente todos los públicos.

Flora, fauna y una autovía

Queremos hacer un par de comentarios antes de contaros cómo fue nuestra experiencia haciendo la ruta. El primero es que nos encanta cuando un pueblo se esfuerza en mostrar todo lo que tiene que ofrecer. En el caso de Cabanillas de la Sierra, han dispuesto un interesante recorrido con casi 20 paneles informativos, en los cuales se habla de absolutamente de todo: del pueblo, de los oficios populares, de la vegetación… Es una senda muy didáctica, perfecta para mentes curiosas o para gente que va con los típicos niños que no dejan de hacer preguntas.

En segundo lugar, nos encantó que la ruta fuese tan increíblemente variada. Llevábamos días pensando en hacerla, ya que nos pilla relativamente cerca de casa (Cabanillas de la Sierra es uno de los pueblos más meridionales de la Sierra Norte de Madrid). Sin embargo, nos daba un poquito de pereza, ya que liarse a caminar por el campo para ir a ver un toro de Osborne no nos llamaba demasiado la atención.

Sin embargo, la hicimos en un día que no teníamos demasiados planes… ¡y qué acierto! El toro solo es la excusa para descubrir unos alrededores súper representativos de esta zona de la sierra madrileña. Pudimos atravesar un buen puñado de bosques mediterráneos, dehesas de encinas y de fresnos, cruzamos arroyos, disfrutamos de las mejores vistas de la Sierra de la Cabrera que recordamos, atravesamos por debajo la impresionante A-1…

En resumen, que es una ruta de lo más recomendable. Seguid leyendo y os contamos cómo fue recorrerla junto a nuestro perro.

Nuestra experiencia haciendo la ruta

El punto de partida fue la Calle Real. Antes o después de hacer la ruta, se hace imprescindible dar un paseíto por Cabanillas de la Sierra, un pueblo lleno de vida y con mucho patrimonio que ofrecer. De hecho, raro es el viajero que no se deja cosas por ver, así que os recomendamos echar un ojo al post que hemos preparado con todo lo que ver y hacer en Cabanillas de la Sierra.

Dicho esto, abandonamos el pueblo por la Calleja de las Cuevas, en la que se pueden encontrar las típicas cuevas que utilizaban los oriundos del lugar para preparar vino. Os sorprenderá que haya tantas pese a no ver vides en los alrededores, pero es que un parásito acabó con toda la viñada del pueblo hace unas décadas. Están en vías de recuperar esta tradición vitivinícola, esperemos que pronto sea así.

Esa primera pista de tierra coincide además con el Camino de Santiago Complutense, que une Alcalá de Henares con la ciudad de Santiago de Compostela. De hecho, por el pueblo vimos varias señales indicando el recorrido a los peregrinos.

Al poquito cruzamos el bonito Arroyo de Sacedón. Durante todo el recorrido se van cruzando este y otros arroyos todo el tiempo. Tanta agua es uno de los motivos por los que el ecosistema más inmediato a Cabanillas de la Sierra es tan bonito.

Lo siguiente fue atravesar un montón de huertos y llegar a los pies de la A-1. La verdad es que nos impresionó cruzar la autovía por debajo, ya que la hemos hecho miles de veces en coche pero no éramos conscientes de la enorme obra que supone.

Nada más cruzarla aparece uno de los grandes protagonistas del recorrido: el primer Toro de Osborne que se instaló en España. Este enorme cartel publicitario es ya todo un emblema de las carreteras del país, estando presente en casi todas las comunidades autónomas. De hecho, únicamente no tiene presencia en Cantabria, Cataluña, Murcia y en la ciudad autónoma de Melilla.

Llegar hasta los pies del toro es algo muy curioso. Pasa lo mismo que con la A-1: hemos visto estos toros miles de veces en la carretera, pero solo llegando hasta sus pies vimos lo grandes que son.

A partir de aquí, volviendo a cruzar la A-1 por debajo, el itinerario tiene tres posibilidades:

  • Ruta Corta (Amarilla): Terminar ahí y volver directamente al pueblo por la Carretera de Torrelaguna, una vía poco transitada y que os dejará de vuelta en Cabanillas de la Sierra en 15 o 20 minutos caminando.
  • Ruta Media (Naranja):Seguir con la ruta, pero en su versión corta: en total se completarán 5 kilómetros. Podréis hacer una primera toma de contacto con el entorno del pueblo.
  • Ruta Larga (Roja): Hacer la versión larga: os iréis hasta los 9 kilómetros, pero le sacaréis todo el jugo a la gran diversidad de paisajes que ofrece este itinerario.

Si optáis por la versión media (la de 5 kilómetros), volveréis al pueblo por el Puente de los Arrieros, entrando en él por la misma vía de comunicación que lo hicieron las tropas napoleónicas en 1808.

La versión larga (la de 9 kilómetros) coincide en muchos momentos con la antigua Nacional I, una pequeña carretera que en su momento se comían pacientemente nuestros padres y abuelos para ir al norte en más horas de las razonables.

También transitaréis por la Cañada Real de Extremadura, lo cual os permitirá conocer todo lo que un bosque mediterráneo tiene que ofrecer. Igualmente veréis dehesas e incluso ganado pastando tranquilamente cerca de vosotros.

La ruta os devolverá a Cabanillas de la Sierra por la Fuente de los Huertos, la más antigua del municipio. Data de 1895 y será el broche de oro a una estupenda ruta por los alrededores de uno de los pueblos más vibrantes de la Sierra Norte de Madrid.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: comenzamos la ruta en la Calle Real de Cabanillas de la Sierra. A lo largo de la misma hay muchas posibilidades para aparcar. El pueblo se abandona por la Calleja de las Cuevas.

📏 Distancia / desnivel: la ruta se puede hacer de tres maneras. La opción completa tiene 9 kilómetros y un desnivel positivo de 240 metros. Si no queréis hacerla entera, podéis acortar volviendo por el Puente de los Arrieros (se quedaría en 5 kilómetros) o quitarle incluso un kilómetro más si volvéis por el polideportivo.

💪 Dificultad: es una ruta sencillísima, tiene cero dificultad. La única advertencia es que se atraviesan varias carreteras, por lo que hay que ir con ojo si vais con mascotas o con niños pequeños.

⏲️ Duración: la ruta completa se hace en tres horas, pero se puede hacer en la mitad de tiempo si elegís las opciones más cortas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *