Electricidad en furgonetas: instalación, baterías, enchufes y luces

Uno de los aspectos que más miedo le teníamos a la hora de hacer una camperización es el tema de la electricidad en furgonetas. No solo porque todo lo relacionado con chispas nos parece peligroso, sino porque éramos unos absolutos ignorantes en la materia. Y el tema no parecía muy difícil, ya que en internet encontrábamos toneladas de información al respecto. Precisamente por ello, se nos hizo bastante difícil ordenar las primeras ideas, ya que encontrábamos muchas publicaciones, pero todas daban por sentado unos conocimientos que no teníamos y se nos hizo muy cuesta arriba entender lo que necesitábamos.

Para ayudar a gente que pueda pasar por esa misma situación, hemos preparado aquí un artículo con todo lo que hay que saber sobre electricidad en camperizaciones de furgonetas. Vamos a abordar el tema desde un punto de vista sencillo, aunque con un nivel de detalle suficiente como para que os hagáis a la idea de las posibilidades más habituales en cuanto a instalaciones eléctricas, segundas baterías, enchufes e iluminación.

Guía de electricidad en furgonetas camperizadas para novatos

Antes de empezar, hay que responder a una pregunta sencilla: ¿qué es una instalación eléctrica? En el mundo camper, podría responderse diciendo que es todo lo necesario para poder tener electricidad en la furgo. Dicho de otro modo: tener luces LED, instalar una nevera que esté siempre encendida, cargar móviles y usar diferentes dispositivos sin tener que tirar de la batería de la furgoneta. Para ello, lo más habitual es instalar una segunda batería y todo un circuito tanto para cargarla como para distribuir su energía por todo el vehículo. Pero no nos adelantemos, que todavía hay mucha tela que cortar.

Conceptos básicos

La primera sensación que tuvimos al respecto era de absoluta incredulidad. ¿Por qué todo el mundo sabía más que nosotros? ¿De dónde se saca la gente palabras tan extrañas como relé o booster? Ahora mismo conocemos (más o menos) toda la terminología, así que lo primero es empezar con un pequeño glosario:

  • Amperaje: es algo así como la cantidad de corriente que pasa por un punto en concreto de tu instalación eléctrica. Mucho ojo con esto, pues no utilizar fusibles con un amperaje correcto puede ocasionar problemas de fiabilidad (e incluso seguridad) en vuestra instalación eléctrica. Depende de lo que vayáis a hacer, de la batería que instaléis y de los cables que uséis tendrá que tener unos mínimos y máximos. Súper importante este tema.
  • Alternador: sin entrar a definir cómo funciona, ya que nos parece magia potagia, el alternador es la parte del motor en la que se genera la electricidad con la que se carga la batería del vehículo. Si leéis más artículos como este veréis que en todos ellos hablando una y otra vez de esta pieza.
  • Batería: suponemos que todo el mundo sabe lo que es una batería, pero nunca está de más recordar que es un dispositivo en el que se almacena energía. En el caso de una instalación eléctrica en una furgo, lo más habitual es tener dos: la principal, que viene de serie con el vehículo y que debería mantener su uso original; y la secundaria o auxiliar, que es la que instalarás y servirá de fuente de alimentación para todo el tinglado.
  • Diferencial: es un interruptor (o conjunto de interruptores) que forma parte de la instalación eléctrica y que sirve para protegerla en caso de que algo vaya mal. Si hay una subida de tensión, un cortocircuito o algo así, el diferencial debería entrar en funcionamiento y dejar sin corriente la instalación. Como lo que hay en las casas, pero en miniatura. Mucho ojito con esto, pues su presencia es obligatoria y sin ella no podréis homologar la instalación eléctrica de vuestra furgoneta.
  • Fusible: desde ya, tus mejores amigos. Un fusible es un dispositivo pensado para fundirse en caso de que la intensidad de la corriente se vaya de madre. Dicho de otro modo: si algo se sobrecarga y tienes riesgo de que vaya a haber un incendio, el fusible debería cumplir con su misión e interrumpir el paso de corriente. Lo lógico es poner un fusible entre la batería y cualquier elemento conectado a ella, además de ubicarlos todos en un mismo lugar (la caja de fusibles) para poder ver cual ha fallado en caso de que algo deje de funcionar.
  • Inversor: un inversor de corriente es un dispositivo que sirve para transformar la corriente de tu instalación eléctrica (de 12V) en la tensión que suelen utilizar los artilugios de tu día a día (220V), como teléfonos móviles u ordenadores portátiles. En principio podrías sobrevivir sin él si solo utilizas cosas que se carguen por USB, pero a nosotros nos parecía básico tener uno ya que trabajamos mucho en remoto y los portátiles necesitaban 220V.
  • LED: del inglés light-emitting diode, es la fuente de luz más utilizada en estos días. Y no solo por la cantidad de luz que da, sino por su bajo consumo. Sentimos si somos muy pesados con esto, pero nos gusta insistir en que una buena iluminación es básica para hacer que tu furgoneta sea confortable. Vemos muy a menudo instalaciones eléctricas que son una maravilla pero que luego han racaneado con las luces, y no le vemos el sentido.
  • Placa solar: en una instalación eléctrica de una camper, las placas solares son tus mejores aliadas para poder cargar la segunda batería sin necesidad de mover el vehículo. Si tu forma de viajar suele implicar estar muchos días parado en un mismo destino, quizá deberías plantarte poner unas en el techo de la furgo. También las hay portátiles, pero al parecer cargan bastante menos.
  • Relé: la madre del cordero. Un relé separador es un interruptor que hace que la corriente pase de la batería principal a la secundaria y así se cargue esta última. Los hay de dos tipos: manuales, que tendrás que ir accionando tú mismo cuando la furgo se vaya a poner en marcha (mucho ojito con olvidarte de activarlo, ya que no cargarás la batería auxiliar); y los automáticos, que se abren solos cuando detectan que el vehículo está generando corriente.
  • Toma de mechero: son tomas de 12V como la que deberías tener en la furgoneta. Y tú dirás… ¿para qué quiero una de estas si no fumo? Pues son tomas mucho más útiles de lo que parece, ya que hay infinidad de dispositivos que funcionan a 12V y que agradecerás poder alimentar a través de tu batería auxiliar. Nos referimos a secadores de pelo, bombas de agua o incluso cargadores de móviles.
  • USB: que, como todo el mundo desconoce, significa universal serial bus. Es el comunicador universal entre dispositivos electrónicos para transmitir información y/o electricidad. En pleno siglo XXI, tener una instalación eléctrica sin varias tomas de USB es un disparate, ya que con ellas podrás cargar tu móvil, la cámara y usar un buen puñado de dispositivos.
  • Voltaje: para terminar, el voltaje es el potencial eléctrico (también conocido como tensión). Un concepto de Conocimiento del Medio que deberíais manejar al dedillo.

¿Qué suele poner la gente?

Hechas las presentaciones… ¿en qué se traduce eso en una furgo? Como siempre, hay que empezar advirtiendo que no hay dos instalaciones iguales, que cada persona tiene unas necesidades concretas y que cada vehículo tiene unas posibilidades determinadas. Sin embargo, cuando se habla de hacerle una instalación eléctrica a la furgo, lo normal es ponerle:

  • Segunda batería: también conocida como batería auxiliar, es el eje sobre el que gira toda la instalación eléctrica en una camper. Todo vehículo lleva una batería para arrancar y otras muchas funciones, pero estas tienen un uso muy limitado si el coche o la furgo no está en funcionamiento. La segunda batería está pensada para el día a día en la camper, y tirar de ella a la hora de cargar móviles, enchufar dispositivos o encender luces sin miedo a que la primera se descargue y luego no podamos arrancar.
  • Relé, cableado, caja de fusibles y diferencial: por supuesto, esa segunda batería tiene que estar conectada al motor (normalmente a través de la batería principal) para poder cargarse. Eso se hace con un relé, que puede ser manual o automático. A su vez, la segunda batería tiene que estar conectada a todos los elementos eléctricos, para lo cual hay cables por todas partes, una caja de fusibles (si la instalación está mínimamente currada) y un diferencial para poder encender o apagar módulos (o la instalación completa).
  • Cargadores USB y/o enchufes: al final, todo el lío se traduce en poder tener tomas de USB, de mechero o incluso enchufes. Con ellos podrás cargar dispositivos como un GPS, un teléfono móvil o un portátil, pero también utilizar neveras, hornos u otros electrodomésticos.
  • Luces LED: de la mano de la electricidad viene la iluminación. Ya que te metes en todo ese jaleo, lo mínimo es hacer que el vehículo esté correctamente iluminado y así el interior resulte totalmente acogedor cuando se pone el sol. Esto es clave para cualquier viaje, pero especialmente en invierno (cuando las horas de luz son muy poquitas) y en trayectos largos.

Eso en cuanto a básicos. También es bastante habitual instalar placas solares para poder cargar vuestra furgo en caso de estar parados, o incluso poner una toma para poder cargar directamente por cable en caso de estar en un camping o un área de autocaravanas. Sin embargo, por lo que hemos visto en foros y hablado con otros furgoneteros, no son opciones tan absolutamente imprescindibles.

Segunda batería en una furgoneta

Aunque ya hemos hecho una pequeña aproximación a las baterías tanto en el glosario como en la lista de instalaciones más habituales, en este apartado vamos a meternos en el tema en detalle. Empecemos diferenciando entre:

  • Batería principal: la que trae el vehículo por defecto. Está pensada para que arranque el coche, dar soporte a funciones básicas como la iluminación y la radio y poquito más.
  • Batería secundaria o batería auxiliar: es la que alimenta a toda la instalación eléctrica que se hace en una camperización. Son baterías un poco distintas, ya que están pensadas para el día a día en la furgo, por lo que podréis cargarlas y descargarlas un montón de veces sin miedo a que se estropeen. Con ellas podrás usar una nevera, luces en el interior del vehículo, cargar dispositivos y absolutamente todo lo que se te ocurra.

Existen varios tipos de batería distintos. Para una auxiliar, lo normal es que eelijáis entre:

  • Baterías de AGM o baterías de ciclo profundo: son baterías que se pueden cargar muchas veces, se pueden instalar en vertical u horizontal y son seguras. Se cargan con el alternador del coche, por lo que podréis instalarlas en cualquier vehículo.
  • Baterías de gel: más o menos como las anteriores, pero bastante más caras. Ese aumento de precio hace que ofrezcan una mayor esperanza de vida y mejores prestaciones en situaciones de mucho frío o mucho calor. Se cargan con un transformador de corriente, por lo que lo normal es instalarlas si tu idea es dormir fundamentalmente en campings.

Existen otros muchos tipos de batería, como las de ácido. Normalmente estas son las que se usan como batería principal, pero no van bien como secundaria ya que no aguantan muchos ciclos de carga y descarga.

En cuanto a la ubicación, la segunda batería puede ponerse en cualquier lugar del interior del vehículo: la parte trasera, el capó, debajo del asiento… Aunque en un mundo ideal iría siempre en el capó, lo normal es que no tengas sitio. Para nosotros la mejor opción es debajo del asiento del copiloto, ya que es una instalación sencilla, fácil de homologar y así no perderás espacio para muebles o llevar trastos.

Para cargar la batería auxiliar, lo más habitual es que tu instalación eléctrica la haya conectado a la principal mediante un relé (manual o automático). Así, esta segunda batería se cargará utilizando el alternador. Dicho de otro modo: cogerá corriente cuando la furgo esté en marcha.

Nosotros normalmente nos estamos moviendo de un sitio para otro, así que con esta fórmula nos es más que suficiente para tener la segunda batería siempre a tope. Sin embargo, si sois más de estar varios días parados en un destino, quizá os podáis plantear instalar placas solares en el techo de la furgo, o incluso instalar un booster (un dispositivo que acelera el proceso y permite cargar la segunda batería con el vehículo al ralentí). Por último, si sois de ir a campings, lo mejor es tener una conexión externa a 220V y así poder tirar un enchufe a la red eléctrica del lugar en el que os estéis alojando.

Relé, fusibles, cables y demás ciencia ficción

Vamos a meternos ahora en los temas que más miedo nos daban (por puro desconocimiento) y que más fáciles resultaron ser. Y es que todo lo relacionado con la instalación en sí misma, como cables o fusibles, nos sonaba a chino mandarín, pero en cuanto leímos un poquito conseguimos entender de qué iba la vaina.

Empecemos con el relé, ese gran desconocido. Es un dispositivo que hace las veces de interruptor, dejando que pase la corriente o no en función de si está activo. Habría que diferenciar entre un relé de tipo manual (que hay que activar manualmente cada vez que queramos que entre en funcionamiento) o de tipo automático (que va solo). La diferencia entre ambos, más allá de lo obvio, es el precio: los segundos son más caros que los primeros.

¿Para qué se usa un relé en la instalación eléctrica de una furgo? Pues para algo tan básico como para permitir que llegue electricidad a la segunda batería y se cargue cuando estamos con el motor en marcha.

El segundo elemento a tener en consideración es el fusible, un básico para cualquier persona que sepa mínimamente de electricidad pero del cual nosotros no habíamos oído hablar. Tal y como hemos dicho en el glosario, los fusibles sirven para que la corriente se corte en caso de que haya un pico de tensión o un cortocircuito. De esta manera, solo se romperá el fusible (que es barato) y no parte o la totalidad de tu instalación eléctrica.

Dos cosas básicas. La primera es que lo ideal es que tengáis una caja de fusibles en la que estén todos centralizados, para poder identificarlos mejor y saber a dónde acudir en caso de que falle algo. La segunda, que lo mínimo es poner un fusible entre la batería y cada uno de los elementos que vayas a conectar. Así, si algo falla en seguida sabrás lo que es. Ojito porque hay fusibles para diferentes amperajes.

Sería interesante que planificaras tu instalación eléctrica antes de ponerte con ella, ya que de lo contrario te verás tirando metros de cable por toda la furgo de manera absurda. Por ejemplo, si pones la batería auxiliar cerca de los dispositivos que van a tirar de ella, su eficiencia será mayor ya que se perderá menos electricidad por el camino.

Los cables también son todo un mundo, pues deberán tener unas características determinadas en función de la potencia que tenga tu instalación.

Si vais a querer utilizar aparatos que tiren de un enchufe como el de casa, también tendréis que tener un inversor de corriente. Este cacharrito se encarga de que la corriente de 12V de tu instalación eléctrica se transforme en una tensión de 220V. Para nosotros esto es básico, ya que nos permite teletrabajar en la furgo con nuestros ordenadores portátiles.

Por cierto, como no podía ser de otro modo, existen kits de instalaciones eléctricas para furgoneta. Los más típicos llevan un relé automático, material general para la instalación y dispositivos para poder comprobar que todo va correctamente. En nuestra furgo utilizamos un sistema de doble batería T-Max, originalmente pensado para todoterrenos pero que funciona a las mil maravillas en una camper. Entre otras cosas, te permite pasar energía de la batería secundaria a la principal, por lo que podrás arrancar en cualquier lugar incluso si esta última se te ha estropeado. Para nosotros, que dormimos habitualmente en sitios en medio de la nada en los que no hay ni cobertura, es todo un punto a favor.

Enchufes, entradas USB y tomas de mechero

Este apartado no entraña mucho misterio, pero queremos dedicar un pequeño hueco a hablar de algo tan básico como las entradas y salidas que tendrá tu instalación eléctrica para poder ser utilizada. En nuestra opinión, no pueden faltar enchufes normales (para lo cual, como ya has visto en la sección anterior, hace falta un inversor de corriente), ni entradas USB (muchas, todas las que puedas) ni tomas de mechero (al menos una).

Insistimos en esto porque en una furgoneta el espacio es siempre limitado, pero la comodidad no tiene por qué serlo. Os ponemos un ejemplo concreto: en nuestra furgo anterior, teníamos que dejar los móviles en los asientos delanteros porque ahí era donde los cargábamos. Al hacer la instalación que tenemos ahora, pusimos un par de tomas a cada lado para poder tenerlos cargando mientras dormimos, como si tuviéramos mesita de noche. Y el que diga que mirar el móvil antes de ir a dormir no es un guilty pleasure de primer nivel no está siendo sincero. También tenemos un mueblecito a los pies de la cama en el que dejamos las cámaras cargando cada noche, gracias a sus fabulosas tomas USB.

Dicho de otro modo: enchufes, USB y tomas de mechero son baratas y vuestra instalación soportará unas cuantas sin ningún problema, así que no escatiméis y ubicadlas en lugares estratégicos. Eso, a la larga, se traducirá en comodidad.

Un último apunte: la toma de mechero es más importante de lo que parece. Hay muchos dispositivos pensados para campers que solo tienen esa toma, y andar con conversores es un rollo ya que no funcionan del todo bien y se acaba estropeando el cacharrito en cuestión. Nosotros tenemos ventiladores y un secador de pelo para toma de mechero (12V) que van de auténtica maravilla.

Luz en furgoneta: interruptores y LEDs

Para terminar con este denso artículo, una última consideración sobre instalaciones eléctricas: pensad que siempre van de la mano de la iluminación en el interior de vuestra camper. Una vez más, la experiencia nos dice que este es un tema en el que es absurdo escatimar, pues el coste no es demasiado elevado (aunque algo mayor que los enchufes) y sin embargo aporta infinitas dosis de confort.

Nosotros siempre habíamos andado con furgonetas en las que teníamos un par de luces. Lo justito para estar por la noche cenando en la furgo y poco más. Pero claro, en invierno o en momentos de lluvia queríamos hacer muchas más cosas en el interior del vehículo: leer, compartir algún juego de mesa, incluso trabajar…

En la instalación que tenemos ahora, hemos puesto varias luces LED repartidas por la furgo. Para que os hagáis una idea, solo en el techo tenemos tres puntos: uno pegado al portón trasero para poder cocinar desde fuera por la noche y tener visibilidad, uno en el centro (justo encima de la mesa) para poder hacer vida con luz y otro sobre el portón lateral para ver bien cuando entramos y salimos. Además, la idea es ampliar y con el tiempo poner alguna tira de luces LED en el interior de los armarios que más utilizamos.

A esas luces se le suman los interruptores. ¡Tampoco escatiméis con ellos! Imaginaos estar leyendo en la cama, a puntito de dormir y tener que levantarte para apagar. Ahora pensad en estar calentitos en la cama, a puntito de dormir y poder apagar la luz dándole al interruptor que tenéis justo al lado. Está clara la diferencia, ¿no? Además, los interruptores no tienen ninguna complicación y son elementos económicos.

Conclusión: que la electricidad se adapte a ti, no tú a ella

Si habéis leído la guía por completo, habréis visto que todo son variables y opciones. La principal conclusión que hay que sacar es que no hay dos instalaciones eléctricas iguales, y que es un tema que deberíais pensaros bien antes de trabajarlo. ¿Qué uso le vais a dar la furgo? ¿Con qué frecuencia saldréis? ¿Qué cosas son imprescindibles y a cuales podéis renunciar en pos de un bien mayor? ¿Comerse presupuesto en este tema os limitará en otros?

El mejor consejo que poderos daros es que la electricidad y el confort tienen mucho que ver en el mundo camper. Algo tan básico como que vuestro móvil esté siempre cargado o que la segunda batería tenga la capacidad suficiente para cubrir vuestras necesidades no puede dejarse al azar, por lo que os recomendamos empollaros bien esta guía, otras muchas que veréis por internet y tomar decisiones en consecuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *