Pros y contras de quitar el separador de carga en una furgoneta camperizada

Antes de homologar nuestra camper, era un furgón de carga. Eso implicaba, entre otras cosas, que debía llevar obligatoriamente un panel para separar el habitáculo en el que iban los pasajeros y el habitáculo en el que iba la mercancía. Cuando hicimos que nuestra T4 pasase a ser furgón vivienda, nos dimos cuenta de que podíamos quitar dicho elemento. Fue así cuando nos planteamos las ventajas y desventajas de quitar el separador de carga, ya que la camperización tendría que ser muy diferente en caso de mantenerlo o quitarlo.

Ahora que ya hemos pasado por todo ese proceso, os traemos en este artículo las conclusiones a las que hemos llegado.

Homologar, imprescindible para quitar el separador de carga

Lo primero que hay que decir es que si tu vehículo es un furgón de carga, obligatoriamente tienes que llevar el separador. No es una de esas cosas que puedes llevar quitada y ponerla únicamente para pasar la ITV: como se te ocurra circular sin el separador de carga y te pare la policía se te caerá el pelo. Eso por no hablar de que si tienes un accidente y no lo llevas, tu compañía de seguros no se hará responsable de nada (y la ley estará de su parte).

Por tanto, te recomendamos leer este post únicamente si tienes idea de homologar la camperización que le vayas a hacer a tu furgoneta. En ese momento sí que tiene sentido plantearte quitar el separador.

¿Merece la pena quitar el separador de carga?

Como somos gente positiva, vamos a empezar hablando de las ventajas de quitar el separador de carga:

  • Ganarás un espacio muy valioso: en una furgoneta, cada centímetro es oro. Y parece una tontería, pero el huequecito que se queda entre los asientos y el separador de carga es realmente interesante.
  • Sensación de amplitud: no sabemos si es porque solo conocíamos a nuestra furgo con el separador de carga, pero la primera vez que la vimos sin ese elemento nos pareció gigante. Al ser un espacio diáfano da la sensación de ser mucho más grande.
  • Facilita la movilidad por el interior: esto es especialmente bueno en días de lluvia, ya que podrás aparcar y pasar a la zona trasera sin necesidad de salir a la calle, por lo que no te mojarás.
  • La temperatura se distribuye mejor: normalmente las furgonetas tienen aires acondicionados y calefacciones muy fuertes, así que la parte trasera de tu vehículo tendrá una temperatura muy similar a la de la zona del conductor.
  • Favorece la ventilación: de hecho, incluso puedes hacer ventilación cruzada abriendo cristales de atrás y de delante a la vez.
  • Si viajas con perro, los viajes se le harán mucho más llevaderos, ya que sentirá que va contigo.

Vamos ahora a hablar de los inconvenientes que tiene quitar el separador de carga:

  • El primero es el más obvio: no disfrutarás de las ventajas de quitarlo.
  • La privacidad es menor, ya que desde el cristal frontal verán todo lo que haces detrás. Puedes instalar una cortina, pero seguro que algún día se queda medio abierta y te ven el culete desde fuera.
  • Disminuye la seguridad: si estás durmiendo y te abren por delante, podrán llegar hasta ti, algo que no pasaba con tu separador de carga. También se podría hablar de seguridad a la hora de conducir, ya que si pegas un frenazo se te puede venir algún objeto desde atrás.
  • Necesitarás cubrir los cristales delanteros a la hora de dormir o te entrarán tanto la luz como el frío.
  • Si te arrepientes del cambio y no has conservado tu separador (o se te rompió quitándolo, como a nosotros) tendrás que ir de desguace en desguace. No son piezas fáciles de conseguir.
  • Si viajas con perro, tendrás que asegurarte de que vaya atado y no tenga la capacidad de llegar hasta el espacio del conductor. Si la tiene y te para la policía… ¡multa al canto!

En nuestra opinión, las ventajas son mayores que los inconvenientes, así que quitamos el separador de carga. Os animamos a hacerlo, ya que tendréis la sensación de tener una furgoneta mucho más amplia y ganaréis unos centímetros la mar de valiosos para el día a día en la furgo.

Camperiza tu furgoneta sin tener ni idea de bricolaje

Este artículo forma parte de una guía mayor, en la que repasamos todos los aspectos relacionados con la camperización (sin saber nada de bricolaje) de una furgoneta. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *