Delfos: cómo llegar y qué ver en el yacimiento arqueológico y el Oráculo

El yacimiento arqueológico de Delfos es una de esas visitas obligadas en la Grecia continental, no solo por todo lo que tiene que ofrecer sino también por estar relativamente cerca de Atenas y de camino a la turística zona de Meteora. En este post os vamos a enseñar cómo es la visita, qué se puede ver en los alrededores y toda la información práctica para hacer la disfrutar al máximo de la experiencia.

Visitar Delfos: horarios, tarifas y cómo llegar

Delfos está a dos horitas y media de Atenas, en las faldas del Monte Parnaso. Es un lugar que merece la pena simplemente por la belleza del entorno, pero da la casualidad de que además es uno de los sitios más relevantes en la historia de la Grecia clásica.

Para llegar la mejor opción es el coche, pues en transporte público se hace complicadito. Tenéis también la posibilidad de contratar visitas organizadas de un día desde la capital, pero a nosotros nos dan bastante pereza y preferimos alquilar un coche.

El yacimiento tiene una parte gratuita y otra de pago, costando esta 12€ a adultos y 6€ a niños. Abre todos los días de 8:00 a 17:00, pero es posible que en los meses calurosos del año encontréis un horario ampliado. En cualquier caso, nosotros os recomendaríamos ir aún fuera de horario, ya que desde la carretera hay un camino que permite ver la zona más característica.

¿Cómo es eso? Pues muy sencillo. Por un lado está la zona de pago, en la que se ven tanto el yacimiento arqueológico como el museo, y por otro está el área en la que se encuentra el famoso oráculo. Esa es gratis y en caso de encontrarla cerrada podréis hacer unas fotos sensacionales desde la carretera. Vamos, que no hay excusa para no ir.

El yacimiento arqueológico

El yacimiento arqueológico, previo paso por taquilla, nos permite ver algunas de las construcciones más típicas de las ciudades de la antigüedad clásica. Ojo incautos: requiere por lo menos un par de horitas, hay que llevar calzado cómodo (todo son cuestas) y no hay muchas sombras, por lo que si vais en las horas centrales del día os conviene llevar agua.

Los grandes hits del yacimiento son el Templo de Apolo (el gran símbolo del yacimiento, la foto es preciosa hecha desde arriba) y el Teatro de Delfos, evocador donde los haya. Obviamente hay mucho más que ver, pero entre el folleto que os dan y las distintas señalizaciones no tiene pérdida.

Hay mucha gente que no va a yacimientos arqueológicos porque dice que no le gusta ver piedras. No vamos a entrar al debate, solo diremos que este lugar merece la pena mucho más allá de las construcciones: las vistas, el trasfondo histórico, el paseíto… ¡100% visita obligada!

El Museo

El Museo de Delfos quizá se haga un poquito más árido si la historia no es lo tuyo, pero en cualquier caso está incluido en el precio. Es de los más modernos del país, así que merece la pena pasarse por él y documentarse un poco. Si lo ves todo lleva una hora.

El Oráculo

Por último, a quinientos metros del aparcamiento principal se encuentra la zona en la que está el Oráculo de Delfos, uno de esos lugares que siempre aparecen en las historias de la antigua Grecia. Se trataba de un recinto consagrado a Apolo, en el cual (según la leyenda) se reunían con él las musas y las ninfas. Hablar de su significado histórico sería imposible en un artículo tan humilde como este, pero si os gusta el tema os recomendamos leer porque la historia es apasionante.

Hay que decir que esta zona está fundamentalmente formada por el Santuario de Atenea, con su característico tholos (la construcción circular que veréis por activa y por pasiva en todos los folletos turísticos de la zona). Aunque apenas se han conservado en pie tres de sus veinte columnas dóricas, encaja perfectamente en el prototipo de ruina romántica que tanto lleva fascinando a la humanidad desde el siglo XIX.

Dad un paseo por la zona y obsevadlo desde todos los puntos de vista que podáis, realmente es un sitio lleno de magia.

¿Qué ver en los alrededores de Delfos?

Si habéis ido a ver Delfos con una visita organizada, podéis dejar de leer aquí. Pero si estáis viajando por Grecia por libre, os gustará saber que al ladito de Delfos está Arájova, un pequeño pueblo de montaña lleno de encanto.

A una horita tenéis el popular Monumento a Leónidas, en honor al rey espartano que tanto se ha puesto de moda gracias a los cómics y las películas de 300.

Y a tres horas, imprescindible mencionar los monasterios de Meteora. Pero eso es otra historia y en otro momento será contada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *