Visitar Kristiansand, punto de unión entre Noruega y Dinamarca

Kristiansand es una de las localidades más meridionales de Noruega. Aunque para los lugareños es lo más parecido a un destino de sol y playa, lo cierto es que para los viajeros suele ser un lugar de paso. Y es que desde esta localidad salen muchos ferrys, entre ellos el que comunica Noruega con Dinamarca (conectando con la ciudad de Hirtshals, de la que ya os hablamos en su momento).

Para nosotros también fue un lugar de paso, pero aprovechamos que teníamos un par de horitas para visitar la ciudad. En este post os vamos a contar como fue nuestro recorrido: no esperéis una ruta súper detallada, sino unas cuantas pinceladas para una visita express.

5 cosas que visitar en Kristiansand

Catedral de Kristiansand

Claramente es el edificio más destacado. Un templo neogótico de finales del siglo XIX con una enorme torre de más de 70 metros de altura. Es una catedral imponente, con capacidad para albergar misas de hasta 1500 personas.

El edificio es el mejor resumen de la ciudad: no es feo, tampoco bonito. Si acaso gris. Pero, en cualquier caso, tiene un encanto difícil de describir que hizo que nos gustase mucho.

Radhusgata

Justo detrás de la catedral se concentran algunos de los principales atractivos turísticos de la ciudad. Hay un pequeño parque (el Wergelandsparken), junto al cual están el Ayuntamiento de Kristiansand y el Brandvgt (una antigua estación de bomberos que hoy alberga la Oficina de Turismo y otras dependencias municipales).

También hay un supermercado en la esquina (puede parecer un detalle sin importancia, pero el ferry entre Noruega y Dinamarca dura unas tres horas y la comida a bordo es cara).

Gyldenløves Gate

Para matar el tiempo, nada como ir de compras. Y para ello, la Gyldenløves Gate es la calle estrella. En ella (y en las adyacentes y paralelas) encontraréis comercios de todo tipo, perfectos para entrenerse un poco mientras vuestra cartera se vacía a un ritmo frenético. Si estáis buscando un sitio para comer o para tomar algo, a lo largo de la avenida tenéis opciones de todos los precios (incluyendo un McDonalds bastante singular en la Markens Gate, otra calle que también deberíais recorrer).

El puerto de Kristiansand

No nos referimos al puerto desde el que salen los ferrys, sino al puerto histórico. Un pequeño barrio al sur de la ciudad que hoy en día es el principal foco de interés gastronómico y cultural. En él podéis encontrar el estupendo Mercado de Pescado (Fiskebrygga), restaurantes de todo tipo y puentes preciosos. Incluso hay un par de pequeñas playas, así que si queréis mojaros los pies ya sabéis a donde tenéis que acudir.

Parques y zonas verdes

Para terminar, os recomendamos que vayáis a alguno de los muchos parques (más bien bosques) que se pueden visitar en Kristiansand. Nosotros solo teníamos unas horitas así que optamos por Stampe, donde se puede pasear en medio de la naturaleza y visitar un pequeño lago (en el que había mucha gente bañándose).

Si estáis viajando con la furgo, su aparcamiento parece el lugar típico para hacer noche. Ahí dormimos nosotros, rodeados de cinco o seis vehículos más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *