Viajar a Edimburgo con perro

¿Estáis pensando en viajar a Edimburgo con perro? Hacéis bien, ya que es una ciudad absolutamente dog friendly. Precisamente, aquí os traemos cinco cosas que tenéis que tener en cuenta si vais a ir a la capital de Escocia junto a vuestro adorado cuadrúpedo.

Atención a las pegatinas identificadoras

Empecemos por algo muy importante: en casi todas las tiendas y restaurantes hay pegatinas identificadoras, mostrando cual es la posición del establecimiento en cuestión respecto al tema. Básicamente encontraréis de dos tipos:

  • Pegatinas dog friendly: cualquier perro puede acceder.
  • Pegatinas assistance dog: solo pueden entrar perros guía o que estén prestando algún tipo de servicio al humano al que acompañan.

Ojo, esto no significa que no se pueda entrar en los locales que no tienen pegatina. Si entráis y preguntáis, en la mayoría os dirán que los perros son más que bienvenidos.

Cuencos y fuentes por todas partes

Aunque el clima de Edimburgo no es el más caluroso del mundo, eso no significa que no haya que prestar atención a la hidratación de vuestro perrete. Por suerte, en la capital de Escocia encontraréis cuencos con agua a la entrada de muchísimos establecimientos.

Además, hay bastantes fuentes públicas. Incluso, en muchas de ellas hay un bebedero específicamente para perros, por lo que vuestro cánido podrá disfrutar de la scottish water sin problemas.

La gente es muy amable

Suena a tópico, pero realmente nos sorprendió la amabilidad de la gente con los perros. Los habitantes de Edimburgo son especialmente cariñosos con los perretes, algo que siempre es de agradecer en sitios muy masificados. En caso de que haya mucha gente, todo el mundo será muy considerado con el bienestar de vuestro perro.

Edimburgo tiene más césped del que parece

Una vez más, las apariencias engañan. Aunque mucha gente tiene en mente la idea de que Edimburgo es una ciudad gris y tirando a decadente, lo cierto es que es un lugar llenísimo de vida. Tiene un montonazo de zonas verdes: desde parque enormes como The Meadows hasta pequeños parquecitos escondidos en el callejón más (aparentemente) infame que podáis imaginar.

Los cementerios son dog friendly

Para terminar, en este blog hemos hablado ya mucho sobre los cementerios de Edimburgo. Lo que no hemos dicho es que todos y cada uno de ellos son dog friendly. A diferencia de lo que ocurre en España, donde en prácticamente todos los cementerios del país está prohibido entrar con perros, en el caso de la capital de Escocia sí que está permitido el acceso. De hecho, es muy habitual ver a gente paseando a sus perretes por los camposantos del centro.

Quizá tenga mucho que ver con esto Bobby, un perrito que en el siglo XIX se hizo famoso por permanecer junto a la tumba de su difunto dueño durante alrededor de 14 años. De hecho, podéis ver su estatua a la entrada del cementerio de Greyfriars.

¿Qué te ha parecido?
+1
3
+1
1
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *