Santa Claus Village: qué es, qué ver y cómo visitar la aldea de Papá Noel en Rovaniemi

Santa Claus Village es uno de los destinos turísticos más famosos de Finlandia, de Europa y del mundo entero. Un lugar que quieren visitar jóvenes y adultos por igual, por ser el hogar oficial de uno de los personajes más mágicos del planeta: Papá Noel. En este post os vamos a contar qué es exactamente este sitio, qué se ve en él, cuánto cuesta, cómo fue nuestra experiencia y, en definitiva, resolveremos todas vuestras posibles dudas sobre él. Preparaos para un bonito viaje a un lugar en el que es Navidad todos los días del año.

¿Qué es Santa Claus Village?

Ubicado unos 8 kilómetros al norte del pequeño pueblo de Rovaniemi, justo en el Círculo Polar Ártico, Santa Claus Village es un enorme espacio que mezcla tiendas, experiencias, restaurantes y hoteles. Imaginad algo a medio camino entre un centro comercial al aire libre y un parque temático, con la Navidad como eje transversal.

La verdad, pese a ser un sitio tan conocido, nos costó encontrar información sencilla y concreta en internet sobre él. No sabíamos nada sobre horarios, tarifas y demás, ni si era una experiencia que ocupase todo el día o si podríamos entrar con perro. Después de hacer la visita lo tenemos todo clarísimo, así que seguid leyendo y tendréis todo lo necesario para preparar vuestro viaje.

Básicamente se trata de una especie de pueblo en miniatura, construido y ampliado según ha ido cogiendo fama. Todo comenzó en 1950, cuando Eleanor Roosevelt (Primera Dama de Estados Unidos en ese momento) visitó la zona tras la II Guerra Mundial. Para conmemorar la llegada de la primera turista a la región tras el conflicto, se construyó una cabaña junto al Círculo Polar Ártico. Poco a poco el lugar fue ganando fama, a finales de siglo se asoció con la figura de Papá Noel y el resto ya es lo que os podéis imaginar: muchas cosas para visitar.

Santa Claus Village es un espacio abierto, no hay que comprar entrada ni pagar por el aparcamiento. Se puede visitar las 24 horas del día, aunque sus diferentes atracciones tienen horarios determinados. Por tanto, lo mejor sería que hicieseis la visitar por la mañana o a primera hora de la tarde, ya que a partir de ahí todo está cerrado. Eso sí, nosotros hicimos noche allí y tenemos que reconocer que pasear a última hora fue una experiencia fascinante.

Hay que distinguir entre cuatro tipos de cosas para hacer en Santa Claus Village:

  • En primer lugar están las tiendas, en las que se puede comprar absolutamente cualquier cosa relacionada con la Navidad. Los precios no están tan inflados como podría esperarse, aunque tampoco esperéis encontrar gangas.
  • El eje central son las experiencias, que van desde conocer a Papá Noel hasta alimentar renos, pasando por excursiones en trineo de husky o una academia de elfos. Algunas son gratuitas, otras de pago y otras mixtas (más abajo os contamos).
  • Se puede dormir en Santa Claus Village, por lo que los hoteles también tienen una presencia destacada. Si estáis haciendo el viaje en furgoneta podéis dormir de manera gratuita en uno de los aparcamientos, cosa que hicimos nosotros.
  • Por último, no se puede mencionar Santa Claus Village y no hablar de sus restaurantes. Hay muchas propuestas distintas, que abarcan todos los momentos del día, todos los gustos y todos los bolsillos.

La verdad es que la visita se podría hacer de manera gratuita, ya que entrar a las tiendas es gratis y algunas experiencias son gratuitas. Sin embargo, es prácticamente imposible ir allí y no comprar cosas o participar en algunas experiencias. No seremos nosotros los que os descubriremos que la Navidad y gastar dinero suelen ir de la mano.

Contad con al menos medio día para una visita completa a Santa Claus Village. No obstante, pensando que hay muchas actividades, restaurantes y hoteles, bien se podría plantear un fin de semana o incluso más tiempo sin salir de la zona.

Hasta aquí la información general. Seguid leyendo y os contaremos cómo fue nuestra visita, con opiniones concretas sobre cada uno de los sitios a los que fuimos.

Nuestra experiencia visitando Santa Claus Village: la opinión que le damos a amigos y familiares

Lo primero que tenemos que decir es que nosotros hicimos la visita en dos partes. Llegamos con nuestra furgoneta bastante tarde, como a las 21:00. No diremos eso de “nueve de la noche” porque era verano y no existía tal cosa, sino un sol de medianoche que nos acompañó durante todo nuestro tiempo allí. El caso es que dimos un paseo al final del día, cuando apenas había gente. Fue una experiencia perfecta para ir entrando en calor.

A la mañana siguiente madrugamos para estar los primeros en la cola para conocer a Santa Claus, algo que nos permitió ganar mucho tiempo. En verano no tanto, pero en invierno es habitual tener que esperar un par de horas para conocer a Papá Noel. Una vez pasamos por allí, nos dedicamos a visitar todo lo demás con toda la calma del mundo.

Vamos a enseñaros ahora las visitas principales de Santa Claus Village, incluyendo toda la información práctica (horarios, tarifas y demás) y también contando cómo nos fue a nosotros.

Central Square

La Central Square de Santa Claus Village hace honor a su nombre y es el punto sobre el que se articula todo lo demás. Se trata de un enorme espacio abierto, a cuyo alrededor están los edificios más destacados del resort y en el que suena música navideña las 24 horas del día.

Para muchos viajeros es la primera visita, ya que está justo enfrente del aparcamiento de autobuses. Por tanto, si estáis yendo ahí con un tour organizado lo normal es que os lleven allí nada más llegar.

Sin duda es una de las zonas imprescindibles de Santa Claus Village. Contempladla con detenimiento, ya que los edificios que la conforman están llenos de detalles.

Santa Claus Office

La Santa Claus Office no solo es el edificio más destacado de toda la aldea, sino que en su interior ofrece la experiencia más destacada: conocer a Papá Noel. ¡El auténtico, único e inimitable! Puede que podáis ver a Santa Claus en otros lugares del mundo (incluso a la misma hora, que para eso se apaña bien con la magia), pero sin duda este es el sitio oficial.

La visita a la Santa Claus Office es “gratuita”. ¿Por qué las comillas? Pues porque tiene truco, como vais a ver a continuación. La primera parte es un pequeño recorrido por el interior, en el cual se ven diferentes objetos relacionados con Papá Noel. Básicamente son distracciones mientras se hace cola.

Cuando llegue vuestro turno, una simpática elfa saldrá a recibiros. Nos dio un poquito de conversación informal (nos preguntó de dónde éramos o cómo estaba siendo nuestro viaje), algo a lo que no le dimos mayor importancia. Sin embargo, sí que era relevante: la elfa se lo contó todo a Papá Noel y luego él mismo nos estuvo preguntando cosas.

Con Papá Noel estaréis entre 5 y 10 minutos, haciéndoos fotos pero también conversando con él. Por ejemplo, a nosotros nos dijo que fuésemos atentos a los renos de la carretera y que saludásemos a Rudolph de su parte si lo veíamos. Empezó saludando en español, pero luego pasamos al inglés.

Mientras estéis hablando con Papá Noel, no os permitirán hacer fotos. Son sus elfos los que se encargarán de inmortalizar el momento, haciendo varias instantáneas e incluso grabándolo en vídeo al más puro estilo late-night. Al salir, uno de ellos os enseñará el material. ¡Es aquí cuando hay que rascarse el bolsillo! Aunque realmente podríais iros de allí sin ningún recuerdo, sería una pena no conservar semejantes documentos.

Para que os hagáis una idea, la opción más económica es digital. Os dan un código en el que podréis descargaros las fotos y el vídeo de una página web. Esto cuesta 45€ (precio de 2022). Si además queréis imprimirlas allí en el momento, os cobrarán 10€ extra por la impresión pequeña y 30€ más por un A4. Poca broma.

Ojito con los horarios, ya que son muy reducidos. Van cambiando durante las diferentes épocas del año, pero a modo de referencia en verano es de 10:00 a 17:00 y en invierno de 9:00 a 19:00. Por cierto, si vais con perro no habrá ningún problema, nosotros hicimos la visita con Tronco y le encantó conocer a Santa Claus.

Santa Claus Main Post Office

Tras haber conocido a Papá Noel, todavía con la sonrisa en la boca, fuimos a Santa Claus Main Post Office. Como su nombre indica, se trata de la oficina de correos central de Papá Noel, a donde llegan las cartas que le envían los niños y niñas de todo el mundo.

Tiene una pequeña parte para visitar, en la que podréis ver dónde guardan las cartas que reciben de diferentes países, un pequeño espacio en el que Santa Claus descansa de sus labores y demás. También hay una pequeña tienda, en la que podéis haceros con souvenirs navideños.

Sin embargo, lo más guay de la Santa Claus Main Post Office es que podéis enviar cartas desde allí mismo. Tal y como nos explicó una de las elfas, se puede hacer de dos maneras: enviando la postal de manera inmediata o haciendo que llegue justo antes de Navidad. Tienen buzones distintos para ello. Además de lo bonito que es recibir una postal desde el Círculo Polar Ártico, esta tendrá un matasellos específico que no se puede conseguir en ningún otro lugar del mundo.

Entre la postal y el sello, calculad entre 3€ y 4€ por postal. No es mucho, pero claro: en semejante ambiente, nos pusimos intensos y acabamos mandándole postales a un montón de amigos y familiares. Al final la cosa se fue a algo más de 50€ (que, sumados a las fotos con Papá Noel, hacían que ya llevásemos gastados unos 100€ que todavía irían a más).

La Santa Claus Main Post Office tiene un horario similar al de la Santa Claus Office (de 10:00 a 17:00 en verano y de 9:00 a 19:00 en invierno). Además, también se puede entrar con perro.

Santa Claus Gift House / Xmas Boulevard / Oficina de Turismo

Justo enfrente de la Santa Claus Office, al otro lado de Central Square, hay un edificio multiusos que también es de visita obligada. Conocido como Santa Claus Gift House o Xmas Boulevard, viene a ser un centro comercial cerrado al uso. En su interior podéis encontrar varias tiendas, un restaurante y una cafetería.

Entre estas tiendas podréis encontrar la Artic Circle Info, una Oficina de Turismo que os ayudará a resolver vuestras dudas sobre Santa Claus Village y sus alrededores. Además de obtener un mapa de la zona, en ella podréis comprar diferentes certificados que acreditan que habéis conseguido la proeza de cruzar el Círculo Polar Ártico (cuestan 7€).

Entrar tanto a las tiendas como a la Oficina de Turismo es gratuito, obviamente solo pagaréis por lo que compréis. El horario es el mismo que el que hemos dicho antes: de 10:00 a 17:00 en verano y de 9:00 a 19:00 en invierno. Igualmente se puede acceder con perro.

Círculo Polar Ártico

Y, para terminar con la Central Square, en uno de sus costados tenéis un espacio súper especial: la línea que marca el Círculo Polar Ártico. El paralelo se encuentra tanto pintado en el suelo como monumentalizado en forma de postes rojos y, sin lugar a dudas, es una de las principales atracciones de Santa Claus Village.

Cruzando los míticos 66º 33′ 45” os encontraréis en el Ártico, en una zona en la que es de día durante todo el verano y de noche durante todo el invierno. A partir de ahí también es posible ver auroras boreales (desde septiembre hasta marzo aproximadamente).

El Círculo Polar Ártico a su paso por Rovaniemi se puede visitar las 24 horas del día. De hecho, lo podéis hacer tanto estando allí como desde casa, ya que hay una webcam pública funcionando todo el tiempo. Vimos a varios turistas que llamaban a sus casas para que pudieran verlos entrando en la región ártica.

Christmas House

Pero no penséis que fuera de la Central Square se acaba la fiesta, porque en absoluto es así. Sin ir más lejos, si abandonáis la plaza en dirección a la oficina postal y seguís caminando, llegaréis a la Christmas House, un edificio que hace las veces de tienda y de restaurante.

En cuanto al shopping, tiene una clara ventaja competitiva: su horario es el más amplio de toda la Santa Claus Village. Abre de 8:00 a 21:00 durante todo el año. La verdad es que su producto nos pareció el menos interesante de todos (típicos souvenirs que se podrían comprar en cualquier sitio), pero aun así es de agradecer un horario más amplio. Tienen su propio Papá Noel, aunque el bueno es el de la Santa Claus Office.

En el mismo edificio, en uno de los laterales (señalado como Artic Village Center) hay un restaurante. Aprovechando que era el que abría más temprano, fuimos a desayunar allí. Por 15€ por persona disfrutamos de un buffet libre delicioso y que calidad/precio no estaba nada mal. Tenemos que reconocer que le dimos unas cuantas salchichitas a nuestro perro por debajo de la mesa, aunque la verdad es que los emplearos nos vieron y sonrieron con toda la complicidad del mundo.

Una contradicción que todavía no entendemos: aunque en el restaurante se puede entrar con perro, en la tienda no está permitido.

Experiencias

Al margen de tiendas y restaurantes, Santa Claus Village también se caracteriza por ofrecer todo tipo de actividades en cualquier época del año. Hay mucho donde elegir, pero quizá las tres más destacadas son:

  • Artic Circle Husky Park: aparte de organizar excursiones con trineos tirados por huskys, también tienen un espacio en el que podéis visitarlos y convivir con ellos. Eso sí, preparad las carteras: 30€ por persona a cambio de acariciar perros durante una hora.

  • Elf Hat Academy: ¿siempre tuvisteis la vocación de trabajar como elfos de Papá Noel? Aquí podréis hacerlo, ya que tienen su propia academia. En ella os enseñarán cómo convertiros en excelentes ayudantes de Santa Claus, no sin antes pagar 35€ por persona. Cada sesión tiene una duración de unos 25 minutos.

  • Santa Claus Reindeer: mucho más económica que las anteriores (5€ por persona), podréis entrar a un recinto con renos y alimentarlos con las ramas que os darán. Es una experiencia muy bonita y en la que os enseñarán mucho sobre estos animales. También es posible dar una vuelta sobre ellos (esto no lo hicimos) o comprar un carnet de conducir de renos.

Santa Claus Village tiene bastantes más sitios para hacer experiencias de este estilo, además de un montón de agencias que in situ organizan todo tipo de actividades por los alrededores. Sin embargo, las tres anteriores nos parecen las más representativas.

Ninguna de estas opciones se pueden realizar con perro, cosa que entendemos ya que muchas implican animales. Por tanto, tendréis que realizarlas por turnos si vais en compañía de vuestro cuadrúpedo de confianza.

Otros edificios significativos

Con todo lo anterior ya se podría decir que habéis hecho una súper visita a Santa Claus Village. Sin embargo, si queréis explorarla al 100% todavía os quedarían por visitar unos cuantos edificios. Es el caso de la Roosevelt Cottage, la cabaña que dio inicio a todo. Como ya hemos dicho, fue erigida con motivo de la visita de Eleanor Roosevelt en el año 1950. Se construyó en apenas dos semanas y fue clave en el desarrollo turístico de la zona.

Detrás de Santa Claus Reindeer también tenéis (aunque solo abre en invierno) la Mrs. Santa Claus Christmas Cottage, donde podéis conocer a Mamá Noel. Nosotros fuimos en verano, así que no pudimos saludarla.

Alrededores de Santa Claus Village

Por último, si queréis estar más tiempo en la zona, la Santa Claus Village puede ser un excelente punto de partida para diferentes excursiones. Desde el Artic Snowhotel (un hotel construido con nieve) hasta el Bosque de Papá Noel, pasando por toda clase de actividades outdoor. Nosotros os recomendamos coger el coche e ir hasta la la Mina de Amatistas de Lampivaara, en el Parque Nacional de Pyhä-Luosto. De hecho, combinamos esa actividad con la visita al pueblo de Papá Noel y nos quedó un día redondo.

¿Dónde dormir en Santa Claus Village? Hoteles y aparcamiento para campers

La visita a Santa Claus Village no está completa si no pasáis la noche allí. Ya sea la noche anterior o justo después de ver todo lo que Papá Noel tiene para vosotros, lo cierto es que dormir en la zona es algo mágico.

A nivel hoteles, tenéis un buen puñado de opciones: hoteles convencionales, pequeñas cabañas con vistas al parque, instalaciones hechas con hielo… Nos recordó en cierta manera al planteamiento de Disney Land, solo que con la Navidad de por medio. Incluso tenéis la opción de que el mismísimo Papá Noel os haga una visita para traeros regalos por la noche.

Si estáis haciendo el viaje en furgoneta como hicimos nosotros, tenéis dos opciones. Al otro lado de la E75 (la carretera que pasa a los pies de Santa Claus Village) está Best Park, un área de autocaravanas con todas las comodidades. No obstante, si queréis pernoctar de manera gratuita podéis hacerlo en el enorme aparcamiento que hay más allá de la Christmas House, a solo dos minutos andando de la Central Square. Por cierto, la gasolinera de enfrente tiene para rellenar agua y vaciar grises.

Restaurantes de Santa Claus Village

Y ya que estáis allí, seguro que queréis comer. Al igual que ocurre con los hoteles, existen toda clase de opciones. Eso sí, todas con Papá Noel como eje temático: el restaurante Three Elves, Santa’s Pizza & Burger, Santa’s Salmon Place… Las reseñas de Google al respecto no son las mejores, todo hay que decirlo.

Nosotros no comimos allí, pero como ya hemos dicho hicimos un súper desayuno en el restaurante de la Christmas House. La verdad es que estuvo estupendo.

Información práctica y consejos

Para terminar, aquí os dejamos un montón de dudas concretas sobre la visita. Muchas ya han sido resueltas a lo largo del post, pero aquí os las dejamos de manera más sintética.

¿Dónde está y cómo llegar?

Santa Claus Village está a 8 kilómetros de Rovaniemi, en pleno Círculo Polar Ártico. Está a los pies de la E75 y el aeropuerto más cercano está a tan solo 3 kilómetros.

¿El aparcamiento en Santa Claus Village es complicado?

Se aparca súper fácil en la propia puerta, ya que hay un parking enorme y gratuito. Este aspecto es todo un lujo, ya que normalmente en parques temáticos suele ser horrible.

¿Cuánto cuesta entrar a Santa Claus Village?

La entrada es gratuita. Únicamente tendréis que pagar por las cosas que compréis o las experiencias que hagáis. El gasto mínimo suele ser comprar la foto que te haces con Papá Noel (45€).

¿Se puede visitar Santa Claus Village con perro?

¡Sí! De hecho, es un lugar absolutamente dog friendly. Para explicar mejor este punto, hemos preparado un artículo en el que os enseñamos cómo es visitar Santa Claus Village con perro.

¿Merece la pena ir a Rovaniemi pueblo?

La verdad es que no nos dio muy buena impresión. Fuimos a echar un ojo aprovechando que estábamos por la zona pero el sitio no nos pareció nada del otro mundo.

Recomendaciones generales para la visita

Para concluir este larguísimo artículo, vamos con una serie de recomendaciones generales:

  • Conviene madrugar: a media mañana, Santa Claus Village se convierte en un hervidero de turistas traídos por decenas de excursiones organizadas. Intentad haceros la foto con Papá Noel a primera hora y así os ahorraréis un montón de tiempo.
  • Aunque el sitio sea gratuito, no esperéis gastaros menos de 100€ entre la foto con Santa Claus, algún souvenir y comer algo.
  • Avisad a la familia de que vais, así podrán veros cruzar el Círculo Polar Ártico en tiempo real a través de la webcam.
  • El sitio es mucho menos visitado en verano que en invierno.
  • No es un lugar para ir con prisas. La experiencia es estupenda si os hacéis a la idea de que vais a echar el día allí y tardáis lo que tengáis que tardar.
  • Por mucho que sea un lugar para todas las edades, pensad que la visita está preparada sobre todo para niños y niñas de poca edad. Por tanto, evitad todo tipo de spoiler sobre Papá Noel.
  • Si vais a hacer actividades con animales (como dar de comer a los renos), no olvidéis que son seres vivos. Tratadlos con cariño, respeto y evitando que se estresen.
¿Qué te ha parecido?
+1
6
+1
3
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *