Ruta de ida y vuelta al puente romano de El Berrueco

Una de las mejores rutas que se pueden hacer por los alrededores de El Berrueco consiste en caminar desde el centro del pueblo hasta su puente romano. No es un sendero circular, pero ni falta que hace: a lo largo del recorrido podréis ver algunos de los principales atractivos turísticos de su casco urbano, estupendos paisajes graníticos y, por supuesto, un puente romano precioso. Todo eso en apenas una horita entre ir y volver. ¿A qué estáis esperando?

Uno de los puentes romanos más importantes de la Comunidad de Madrid

El puente romano de El Berrueco está, más o menos, a medio camino entre dicha localidad y la vecina Sieteiglesias. No se sabe con certeza su fecha de construcción, pero todo apunta a que desde el siglo I antes de Cristo ya había un puente de similares características en ese punto. Servía para sortear el Arroyo Jábalos, siendo lugar de paso obligado de camino al puerto de Somosierra o viniendo de él.

Es un puente realmente bonito, sería un pecado estar por la zona y no ir a visitarlo. Tiene un solo ojo, pero aun así es bastante ancho. De hecho, dicha anchura es la que hace a los especialistas (entre otros motivos) señalar que es una construcción de época romana, a diferencia de otras de la zona como la famosa Atalaya de Torrepedrera.

Pese al paso de los años, nunca perdió su importancia. Los romanos quedaron atrás, pero el puente siguió siendo clave en el marco de la Cañada Real Segoviana. Hoy en día luce un aspecto fantástico gracias a restauraciones recientes, que no solo le han dado un buen lavado de cara sino que además han instalado banquitos y paneles explicativos a ambos lados del río.

Por cierto, si queréis ir a visitarlo pero no tenéis mucho tiempo o simplemente no os apetece andar, se puede aparcar bastante cerquita. En el mapa de más abajo os lo dejamos señalizado.

Cómo es el paseo hasta el puente desde El Berrueco

Por descontado, el inicio de la ruta es la Plaza de la Picota de El Berrueco. Una vez hayáis investigado todos y cada uno de sus detalles, tenéis que buscar la salida del pueblo (primero Calle de los Huertos, después Calle Peña, tras ella Calle Esperillas y por último Travesía de Cervera).

Os recomendamos aprovechar la salida del pueblo y desviaros un poquito para ver la Iglesia, que os pillará relativamente cerca y es súper bonita y además ofrece unas vistas preciosas de El Atazar.

Más o menos a la altura del cementerio (que se queda a mano izquierda), la ruta deja de ser urbana para discurrir por un espacio más natural.

Después de hacer varios recorridos por los alrededores de El Berrueco, nos encantó hacer esta rutita. Y es que el paisaje es súper distinto, pues se va por una zona rocosa súper diferente al resto del entorno.

El culmen de estos paisajes graníticos es la Peña de la Horca, una zona rocosa que se queda a mano derecha y que está elevada. Por cierto, este conjunto de pedruscos es conocido como berrocales, de ahí el nombre del pueblo.

Tras atravesar una praderita (el Prado Nuevo), se camina por una zona un poquito más verde en la que destacan encinas, enebros y jaras.

La zona más cercana la puente no es la más bonita, ya que va en paralelo a la carretera M131. De hecho, si no queréis caminar pero sí ver el pueblo este es un buen sitio para dejar el coche.

La recompensa a una media hora de caminata es llegar al puente romano, que como podéis ver en las fotos es sencillamente espectacular.

Merece la pena verlo desde un lado, cruzarlo, verlo desde el otro, bajar al nivel del agua, leer los paneles informativos… Desde cualquier punto es una construcción sensacional. Además, si vais con perrete, es el sitio ideal para que se pegue un chapuzón.

Lo único malo de todo esto es que no es una ruta circular, sino de ida y vuelta. Por ello, una vez veáis el puente tendréis que volver por donde habéis venido. Y sí, a la ida todo era cuesta abajo, pero ahora toca hacer un poquito de piernas hasta llegar de nuevo al pueblo. Aun así, seguro que es una ruta que os encanta y que recomendaréis tanto como nosotros.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: la ruta parte de la animada Plaza de la Picota de El Berrueco.

📏 Distancia / desnivel: entre dicha plaza y el puente romano hay unos dos kilómetros y medio, con un desnivel positivo de 37 metros. Hay que tener en cuenta que no es un recorrido circular, así que esta misma distancia la tendréis que hacer para volver al punto de partida.

💪 Dificultad: es un itinerario súper fácil, perfecto para estirar las piernas, dar un paseo en familia o iniciar a los más pequeños de la casa en el senderismo.

⏲️ Duración: hay una media hora entre la Plaza de la Picota y el puente. Entre que estéis allí un ratito y la vuelta, lo completaréis todo en una hora y cuarto más o menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *