Ruta Verde por el Monte de Valdelatas, en Alcobendas

Aunque la mayor parte de las personas van a Alcobendas únicamente por ser su lugar de trabajo, se trata de una ciudad con mucho que ofrecer. Hoy os vamos a hablar de su principal espacio verde: el Monte de Valdelatas. En él se ha establecido una Ruta Verde de aproximadamente ocho kilómetros, que os permitirá recorrerlo de cabo a rabo en alrededor de dos horas.

Historia del monte alcobendense

Aunque se le conoce como Monte de Valdelatas, en realidad se trata de una pequeña dehesa de no más de 300 hectáreas. Hay referencias al lugar desde el siglo XIII, apareciendo en documentos de Sancho IV, de Alfonso XI e incluso de Felipe II.

En origen se trataba de un bosque de encinas, pero durante la Guerra Civil perdió la mayor parte de sus árboles. Su hueco lo ocuparon fundamentalmente pinos, aunque poco a poco la naturaleza está retomando lo que es suyo y las encinas vuelven a ser comunes.

Si vais con atención veréis conejos, carboneros o abubillas. Es más difícil que los veáis, ya que no se suelen acercar a las personas, pero en Valdelatas también viven jabalíes y zorros (que proceden en su mayoría de El Pardo).

Aunque la gente de Alcobendas ha ido siempre a caminar por Valdelatas, el lugar se está poniendo de moda para gente de fuera gracias a la Vía Verde que os vamos a enseñar en el siguiente apartado.

Dos horas caminando por el bosque más cercano a Madrid

La ruta se puede empezar desde distintos puntos. Aunque lo más habitual es utilizar el aparcamiento de tierra de la M-607, los fines de semana suele estar lleno. Por eso, nosotros empezamos la ruta desde el polígono de La Granja (concretamente, aparcamos en la Avenida de Peñalara). En cualquier caso, la ruta pasa por ambos lugares, así que seguid leyendo y engancharos al recorrido si empezáis desde la M-607.

Entramos al Monte de Valdelatas por una zona relativamente nueva (y que Esperanza Aguirre quiso arrasar cerrando la M-50, pero por suerte se fue antes de ejecutar el proyecto). La primera parada es una agradable zona bajo pinos enormes, en la que los alcobendenses suelen ir a hacer picnics (hay varias mesas de madera) y deporte. Por aquí es frecuente que pasen bicis, así que cuidado si vais con perros.

Avanzamos hasta un punto en el que a mano izquierda se ve un puente y a mano derecha una rampa bastante empinada. Aunque el cuerpo pide ir hacia el puente, la vía verde nos lleva hacia la cuesta de la derecha. Al final de la misma llegamos a los límites de Valdelatas, por donde giraremos a la izquierda para ir bordeándolo por una pista (pero por dentro de la dehesa).

En un determinado momento el camino por el interior se acaba, así que hay que cruzar una barrera y seguir por los límites (aunque esta vez por fuera de Valdelatas). Se continua así durante más o menos un kilómetro, hasta que el camino gira a la izquierda por una pequeña bajada. En este punto se está muy cerquita de la Universidad Autónoma de Madrid.

Bajando por la cuesta se llega hasta la valla del Campo de Tiro de Cantoblanco, que dejaremos a nuestra derecha.

Si continuamos caminando se llega a la Casa de los guardeses del Canal, que también la dejaremos a mano derecha.

El camino sube ahora un poquito hasta llegar a la valla que delimita el campus de la Universidad Autónoma de Madrid.

Se sigue caminando hasta ir en paralelo por la M-607, llegando a una explanada enorme que hace las veces de aparcamiento. Este es el punto de inicio más típico de la ruta, pero tal y como hemos dicho antes suele estar hasta los topes en fin de semana.

Desde ahí, ya todo es cuesta abajo. Se vuelve a entrar en el bosque y se desciende por una pista ancha.

Seguimos caminando todo recto, pese a aparecer un cruce, hasta que llegamos a los arcos del Acueducto del Canal de Isabel II.

¿Recordáis el puente de piedra que dejamos a la izquierda al principio del camino? Pues ahora lo cruzaremos, para volver de nuevo a la zona de picnic. Termina así la ruta por una de las zonas verdes más cercanas a la capital de España. Sin duda, una excursión muy a tener en cuenta desde Madrid.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

  • Punto de inicio: se puede hacer desde un aparcamiento de la M-607 a la altura de la Universidad Autónoma de Madrid (veréis señalizaciones de Valdelatas), pero nosotros empezamos desde Alcobendas (Avenida de Peñalara). El motivo es que el primer aparcamiento suele estar hasta arriba en fin de semana, pero el otro no.
  • Distancia / desnivel: la ruta tiene unos ocho kilómetros de duración. Hay algunas cuestas, pero el desnivel no es significativo.
  • Dificultad: fácil, realmente fácil. Con llevar calzado cómodo y una botellita de agua se debería hacer esta ruta sin mayores complicaciones.
  • Duración: dos horas máximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *