Qué ver en Venturada (Sierra Norte de Madrid)

Hoy os queremos enseñar qué ver en Venturada, uno de los municipios más meridionales de la Sierra Norte de Madrid. Lugar de paso tradicional (incluso en su escudo heráldico han quedado plasmadas las ventas que antaño daban soporte a los viajeros), este pequeño pueblo de apenas 2000 habitantes se encuentra asentado entre dos valles. En él podéis ver una interesante atalaya de origen musulmán, una bonita iglesia y disfrutar de un pueblo con carácter serrano.

Venturada: un pueblo partido en tres y en el que los oriundos escasean

Venturada ha sido un tradicional cruce de caminos. Su privilegiada ubicación, a medio camino entre el Valle del Arroyo Albalá y el valle formado por los arroyos Sacedón y Calabozo, hacía que ya desde época romana ofreciese cobijo al viajero en forma de ventas, postas y restaurantes.

Ese carácter de lugar de paso no se ha perdido, aunque lamentablemente a día de hoy no son tantos los viajeros que paran en Venturada. Y es una pena, porque el pueblo bien merece la visita. Puede que esta no ocupe un día entero, pero puede ser un excelente complemento a un paseíto por Cabanillas de la Sierra o a una excursión por El Vellón.

Por cierto, dos curiosidades. La primera es que Venturada es un municipio dividido en tres núcleos urbanos distintos: Cotos de Monterrey, Los Rosales y Venturada. Aunque el casco histórico está en este último, en el primero se encuentra una atalaya musulmana que es el principal reclamo turístico de Venturada.

La segunda curiosidad es que Venturada es el municipio de la Comunidad de Madrid con menos población autóctona. Según datos del INE del año 2016, solo el 2% de los habitantes del pueblo había nacido en Venturada, mientras que el resto proviene de fuera.

Turismo en Venturada

Como decimos, Venturada quizá no tenga patrimonio suficiente como para protagonizar una excursión de un día. Sin embargo, puede ser una buena puerta de entrada o de salida a la Sierra Norte, ya que es uno de los primeros pueblos, se ve fácil y tiene alguna que otra joyita.

Atalaya de Venturada

El atractivo turístico más destacado del municipio es la Atalaya de Venturada, ubicada en el núcleo de Cotos de Monterrey. Se llega a ella yendo hacia dicha urbanización y dejando el coche en el aparcamiento que hay justo en la entrada. Desde ahí solo hay que caminar 200 metros.

La Atalaya de Venturada es una construcción de origen musulmán. Fue erigida a mediados del siglo X, cuando Abd-Al-Raman III se esforzaba por no perder el control del centro peninsular. Tiene muchas similitudes con otras estructuras militares de la época y de la zona, como la atalaya árabe de El Berrueco.

Sin embargo, el estado de conservación de la de Venturada no es tan bueno como la de El Berrueco. De hecho, se encuentra en un estado bastante ruinoso. Es una pena, ya que la atalaya tiene una gran belleza. Además, desde sus casi 10 metros de altura se pueden disfrutar de unas buenas vistas del entorno, aunque para subir hay que trepar entre las rocas.

Una visita imprescindible y a cinco minutos de la A1. No hay excusas para no dejarse pasar por aquí.

Iglesia Parroquial de Santiago Apostol

Según vimos la Atalaya, nos fuimos al núcleo de Venturada. El edificio más destacado allí es la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol, un pequeño templo construido entre finales del siglo XII y comienzos del XIII. Junto a la Iglesia de San Pedro Apóstol de Torremocha del Jarama, es uno de los poquitos ejemplos de arte románico que hay en la Comunidad de Madrid. Muy de transición, con muchos matices, pero desde luego se puede circunscribir a ese estilo.

Ayuntamiento

Construido a finales del siglo XX, el Ayuntamiento de Venturada es bastante peculiar. Forma parte de un conjunto en el que no solo está la casa consistorial, sino también viviendas e incluso locales comerciales. Si fuese un edificio de hace doscientos años, seguramente os diríamos que es uno de los ayuntamientos más bonitos de la Sierra Norte. Sin embargo, se le nota tirando a nuevo y tiene un aire de cartón-piedra un poquito raruno.

Casas tradicionales

En Venturada es difícil encontrar construcciones con mucha antigüedad, ya que el municipio sufrió los estragos de la Guerra de Independencia y fue saqueado e incendiado por las tropas francesas en 1808. Sin embargo, todo lo que se construyó después se hizo siguiendo el recuerdo y el gusto que tenían los vecinos, por lo que podemos encontrar un estilo bastante similar al de otros municipios de la zona.

En un paseíto por Venturada veréis que la mayor parte de las casas son nuevas, pero si os fijáis bien encontraréis edificaciones con cierta solera.

Potro de Herrar

En el bulevar que da acceso al pueblo se encuentra el Potro de Herrar, una de las estructuras más típicas de los pueblos de la Sierra Norte de Madrid. Utilizado antaño para que los herreros pudiesen desarrollar su labor, en la actualidad se ha puesto bajo un bonito techado y sirve, a modo de monumento, para rendir homenaje a esos oficios tradicionales que tanto influyeron en la zona.

Fábrica de patatas fritas «El Molar»

Para terminar, no podéis iros de Venturada sin pasaros por la fábrica de Patatas Fritas «El Molar», toda una institución en la zona. Está a pie del bulevar de entrada y salida al pueblo (no muy lejos del Potro de Herrar). Y vosotros diréis… ¿tanto merece la pena como para que se recomiende entre los atractivos turísticos del pueblo? ¡Sin duda! Os aseguramos que son una pasada. Muchas calorías, sí, pero un día es un día 😉.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *