Riisa Opperada, la ruta de senderismo más popular en el Parque Nacional de Soomaa

Riisa Opperada (o Riisa Nature Trail, en inglés) es la principal ruta para recorrer a pie el Parque Nacional de Soomaa. En sus casi 5 kilómetros encontraréis la cara más espectacular de este enorme humedal en el corazón de Estonia, con unos paisajes propios de otro planeta. Es uno de esos lugares que son únicos y que resulta casi obligatorio visitar alguna vez en la vida.

Caminar sobre las aguas de Soomaa

En un lugar como el Parque Nacional de Soomaa el tiempo siempre escasea, así que conviene elegir muy bien las actividades que se realizan. En nuestro caso, después de hacer un descenso en canoa y de una breve ruta de senderismo (Ingatsi Opperada), decimos hacer otro recorrido. Habíamos leído en internet mucha información sobre Riisa Opperada, en la cual se afirmaba que era una de las mejores rutas del parque. ¿Sería así?

Cuando llegamos al aparcamiento, nos encontramos un cartel describiendo la ruta: 5 kilómetros en total, de los cuales 1,25 son accesibles en silla de ruedas. Realmente son dos recorridos independientes, pero muy fáciles de combinar entre sí.

El recorrido básicamente transcurre sobre una de las muchas ciénagas que hay en Soomaa, aunque curiosamente es una de las más pequeñas (de 1000 hectáreas, dicho sea de paso).

La mayor parte de la ruta es sobre una plataforma de madera, la cual permite ir sobre el humedal sin deteriorarlo ni acabar hasta arriba de barro. El tramo adaptado es súper ancho (incluyendo hasta el acceso a un baño), mientras que el no adaptado se hace un poquito más estrecho. En cualquier caso, ninguno entraña una gran dificultad.

La ruta es sencillamente espectacular, de lo mejor que hemos visto en nuestra vida. Aunque al principio parece un bosque sin más, en cuanto avancéis un poquito veréis unos colores y unas formaciones naturales increíbles. Podrían ser de otro planeta tranquilamente.

Durante la ruta veréis una torre de observación, tendréis varias zonas con banquitos en las que descansar y unos cuantos paneles informativos. Os recomendamos ir con calma, ya que es un lugar increíble y todo el tiempo que paséis en él será de calidad.

Nosotros acabamos maravillados con la ruta, algo que no era fácil por dos motivos: llevábamos las expectativas altas y estábamos cansadísimos. Así, ninguna de esas dos cosas impidió que nos quedásemos sin palabras ante un paisaje de esa magnitud.

Nuestra más absoluta recomendación sobre esta ruta, merece la pena ir hasta Estonia solo para conocer un lugar como este.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: el comienzo de Riisa Opperada está en un pequeño aparcamiento al borde de la carretera 151, una de las que atraviesan el Parque Nacional de Soomaa. No tiene pérdida.

📏 Distancia / desnivel: son unos 5 kilómetros de ruta, de los cuales 1,25 están adaptados para ir en silla de ruedas. El desnivel es cercano a cero.

💪 Dificultad: ruta muy sencilla. La única dificultad la podéis encontrar en días de lluvia, ya que las plataformas por las que se camina pueden ser resbaladizas.

⏲️ Duración: estuvimos unas dos horas entre la ruta, fotos y vuelos con el dron. Se podría hacer en bastante menos, pero es un recorrido espectacular y que no debe hacerse con prisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.