Qué ver en Roblelacasa, un pueblo de pizarra en medio de un mar de jaras

Imaginad un bosque de jaras prácticamente infinito, con un pequeño puñado de casitas de pizarra justo en el medio. Ese conjunto de viviendas es Roblelacasa, uno de los alumnos más aventajados de los pueblos de arquitectura negra de Guadalajara. Es un lugar de reducidas dimensiones, pero que hace bueno el dicho de que las mejores esencias se guardan en frascos pequeños. Seguid leyendo y os mostraremos todo lo que podéis ver en este genuino pueblo negro.

El guardián de la arquitectura negra

Perteneciente a Campillo de Ranas desde el siglo XIX, cuando en El Madoz aparece descrita como una localidad con 40 casas y una ermita, Roblelacasa suele aparecer como portada en los artículos y guías que hablan de la arquitectura negra. Y es que su casco urbano es una oda a la construcción con pizarra, en la cual no hay ni una sola nota discordante.

Como todos los pueblos de la zona, tiene una propuesta turística muy bien elaborada. Dispone de un amplio parking gratuito junto al pueblo, hay paneles informativos con mucha información chula y se pueden hacer varias rutas de senderismo por los alrededores.

Por supuesto, la principal actividad allí consiste en recorrer sus tres o cuatro calles y disfrutar de su fantástica arquitectura. La pizarra brilla en Roblelacasa como en muy pocos lugares, gracias a un montón de casas que luchan contra el paso del tiempo y que muestran al viajero la disposición tradicional de las viviendas en la Sierra Norte de Guadalajara.

Por cierto, prácticamente en cada casa podréis comprar miel. En los alrededores hay panales mediante los que obtienen este delicioso producto de manera natural, siendo uno de los principales souvenirs que se pueden adquirir en esta zona de la serranía de Guadalajara. Eso sí, llevad efectivo, ya que en ningún sitio pudimos pagar mediante bizum o tarjeta.

El pueblo resulta especialmente llamativo en la distancia. Tal y como hemos dicho, sus edificios se encuentran rodeados por un enorme bosque de jaras, haciendo que contraste aun más la pizarra. Es el pueblo más negro de la arquitectura negra.

Turismo en Roblelacasa

Iglesia

Es cierto que su estado es tirando a ruinoso, pero la Iglesia de Roblelacasa sigue siendo uno de sus edificios más destacados. De nave única con una sacristía adosada, todavía conserva un porche en el que la pizarra está sostenida por troncos de madera.

Plaza Mayor

En el corazón de Roblelacasa está su Plaza Mayor, el lugar de reunión en el pueblo… cuando hay gente para reunirse, claro. Pensad que esta zona está especialmente castigada por el éxodo rural, por lo que lo normal es que no veáis ni un alma durante vuestra visita. La excepción a esto puede darse en verano o durante alguna fiesta, pero tristemente cada vez queda menos vida en este tipo de lugares.

Arquitectura popular

Sea como fuere, nada ni nadie puede impedir que Roblelacasa sea, por derecho propio, uno de los grandes ejemplos de pueblos negros de Guadalajara. En su arquitectura popular destaca la pizarra como principal elemento de construcción, tanto por lo frecuente que es en la zona como por lo propicio que resulta para una localidad con un clima tan adverso. El conjunto es fascinante, así que id por todas sus calles y disfrutad de su belleza.

Biblioteca / Correos

A modo de curiosidad, en una antigua parada de autobús de las afueras está un espacio que hace las veces de Biblioteca y edificio de Correos. De la primera labor se encarga un buen puñado de libros que pueden usarse de manera gratuita, mientras que de la segunda hace lo propio un pequeño buzón amarillo.

Pozos del Aljibe

Por último, Roblelacasa es el punto de partida perfecto para hacer el Sendero de los Pozos del Aljibe. Se trata de una de las rutas más emblemáticas de la zona, la cual os permitirá pasar por El Espinar y visitar también una de las cascadas más bonitas que podáis imaginar. Merece mucho la pena.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *