Qué ver en Navas de Buitrago, un pueblo aislado pero lleno de vida

En este artículo os enseñamos Navas de Buitrago, un pequeño pueblo de la Sierra Norte de Madrid. Se encuentra en el kilómetro 69 de la A-1, por lo que se llega en apenas tres cuartos de hora desde la capital. En este destino encontraréis mucha arquitectura de serranía, un museo de land art y un impresionante puente, entre muchos otros atractivos. También ofrece varios alojamientos rurales, por lo que puede ser el punto de partida perfecto para un fin de semana en la zona.

De pueblo de pastores a paraíso del turismo rural

Desde 1973, Navas de Buitrago compone un solo municipio junto a Lozoyuela y Sieteiglesias. Esta unión no fue por casualidad, sino por siglos de historia compartida que llevaron a una realidad común.

Navas de Buitrago, al igual que los otros dos núcleos urbanos, fue creado durante el proceso de reconquista, cuando pastores venidos de otros lugares repoblaron la zona. Precisamente, el nombre viene por las praderas en las que dichos pastores solían transitar con sus rebaños.

La situación del pueblo no es la mejor, pues tradicionalmente se ha encontrado aislado del resto de la comarca, dependiendo enormemente de su estrecha relación con Lozoyuela. Eso ha llevado a un devenir histórico con muchos altibajos: se produjeron momentos con menos de diez vecinos en los que parecía que Navas de Buitrago iba a desaparecer, pero también épocas de bonanza con más de 200 habitantes.

El pueblo nos recordó bastante a El Atazar, otra localidad de la Sierra Norte que también tiene en el aislamiento una de sus señas de identidad. Quizá no tanto en cuanto a pasado, pero si en lo que respecta a presente y futuro. En ambos encontramos calles y edificios bien cuidados, una excelente propuesta rural y ganas de superar exitosamente la batalla contra el paso del tiempo.

Seguid leyendo y os enseñaremos todo lo que se puede ver y hacer en Navas de Buitrago. Seguro que os lleváis más de una sorpresa.

Turismo en Navas de Buitrago

Iglesia de la Santa Cruz

Quizá no sea la más bonita de toda la Sierra Norte, pero la Iglesia de la Santa Cruz tiene muchísima presencia. Es un edificio sencillo y sobrio, aunque no por ello pasa desapercibido. Fue construido en el siglo XVII y su principal elemento arquitectónico es una espadaña con dos vanos, contando con una campana en cada uno de ellos.

Arquitectura popular

La situación de aislamiento de la que hablábamos al inicio de este artículo ha tenido un impacto positivo en algunas cosas. Entre ellas, es una de las responsables de que en Navas de Buitrago se hayan conservado muchas de sus construcciones tradicionales. Un paseo por el pueblo es hacer un recorrido por la arquitectura de serranía que tanto nos ha enamorado en la Sierra Norte. Incluso las construcciones modernas son dignas de mención, pues han sabido integrarse a la perfección en el conjunto.

Antigua Escuela y Casa del Maestro (Plaza de la Constitución)

En la Plaza de la Constitución encontramos un de nuestros espacios favoritos de Navas de Buitrago. No solo porque la plaza es en sí misma súper bonita, sino porque en ella se encuentran tanto la Antigua Escuela como la Casa del Maestro. Dos edificios construidos en piedra de granito con un estilo muy similar, que antaño eran las principales referencias de la zona en materia educativa y que hoy en día se han convertido en sendos alojamientos rurales.

Potro de Herrar

Navas de Buitrago no falta en la habitual cita que tienen casi todos los pueblos de la Sierra Norte con el Potro de Herrar, un elemento extendidísimo en la comarca. Tal y como hemos dicho en decenas de posts, eran estructuras que utilizaban los herreros (de ahí su habitual cercanía a las fraguas) para trabajar con los animales. Por ejemplo, poniéndoles herraduras.

Museo Land Art (Arte en el Paisaje)

Viniendo desde Lozoyuela, justo antes de entrar a Navas de Buitrago, está el Museo Land Art. En él se pueden encontrar obras de arte efímero elaboradas por alumnos de la Universidad Europea de Madrid, en las que el denominador común es integrar ese arte en el paisaje. La verdad, al principio nos quedamos un poco frío (ya que las primeras obras han desaparecido prácticamente por completo, es lo que tiene el arte efímero), pero al final encontramos unas cuantas que hicieron que el paseíto por este museo (gratuito y al aire libre) mereciese la pena.

La Seta y el Hongo

Parar a ver el Museo Land Art tiene premio doble, pues junto a él se encuentran la Seta y el Hongo, dos piedras graníticas que actualmente tienen formas peculiares como fruto del proceso de erosión que sufren este tipo de materiales. Realmente en los alrededores de Navas de Buitrago se pueden ver muchas piedras similares, pero estas son especialmente queridas por los habitantes del pueblo por estar a tiro de piedra (nunca mejor dicho).

Fuente Abrevadero

En la otra salida de Navas de Buitrago, en este caso junto a la carretera que va en dirección a Buitrago de Lozoya, se encuentra una bonita Fuente Abrevadero hecha en granito. Aunque hoy en día ha caído en desuso, durante el siglo XX fue uno de los puntos calientes del pueblo, ya que se usaba para el abastecimiento de agua potable, como lavadero y como abrevadero.

Puente del Cura o Puente del Ángel

Para terminar, en el término municipal de Navas de Buitrago se encuentra el Puente del Cura, también conocido como Puente del Ángel. Está en dirección a Cinco Villas, y la manera más fácil de llegar hasta él es haciendo la ruta Recorriendo el Municipio, que os permitirá visitar Navas, Lozoyuela y Sieteiglesias en un mismo recorrido.

El Puente del Cura o del Ángel data del siglo XVII, está construido en granito, tiene un solo ojo y las malas lenguas dicen que fue construido para que el cura que venía a dar misa al pueblo pudiese llegar también en época de crecidas, puesto que en los meses de lluvias siempre llegaba con el hábito calado y las botas mojadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *