Qué ver en Las Médulas (pueblo)

Se habla mucho de ir a visitar el entorno paisajístico de Las Médulas, pero no tanto al pueblo que le da nombre. En este post os queremos hablar de dicho núcleo urbano, pues es un lugar con muchísimo encanto pese a sus reducidas dimensiones y su escasa población. Tomad buena nota, porque en los siguientes párrafos os vamos a enseñar qué ver en el pueblo de Las Médulas.

Turismo en Las Médulas: seis cosas que no te puedes perder en el pueblo

Aula Arqueológica de Las Médulas

Justo a la entrada del pueblo, al lado de los aparcamientos, está el Aula Arqueológica de Las Médulas. Se tratan de unas modernas instalaciones gestionadas por el Instituto de Estudios Bercianos, que hacen las veces de museo o centro de interpretación. En ellas podréis aprender todo lo aprendible sobre Las Médulas, su entorno y la minería en tiempos del imperio romano.

Si vais a hacer la visita, os recomendamos evitar la franja horaria más pegada a la apertura (tanto de mañana como de tarde). Suelen haber aglomeraciones, y en cualquier otro horario podréis hacer la visita sin agobios.

Horario de apertura:

  • Del 1 de octubre al 31 de marzo:
    • Domingo a viernes: de 10:00 a 14:00
    • Sábado: de 10:00 a 13:30 y de 15:30 a 18:00
  • Del 1 de abril al 30 de septiembre:
    • Todos los días: de 10:00 a 14:00 y de 15:30 a 19:00

Tarifas:

  • Adultos: 2€
  • Mayores de 65 años: 1,5€
  • Menores de 8 años: gratis

Iglesia de San Simón y San Judas Tadeo

La principal referencia arquitectónica del pueblo de Las Médulas es la Iglesia de San Simón y San Judas Tadeo, un templo que en 1689 ya estaba construido. Eso sí, ya en ese momento había constancia de varios procesos de ruina y reconstrucción, por lo que no se conocen sus orígenes con certeza.

Lo que sí está claro es que es una iglesia preciosa. Merece la pena contemplar su sencilla fachada, visitar su interior y asomarse al pequeño cementerio que hay en la parte de detrás.

Arquitectura popular

Aunque no se hable mucho de ella, en Las Médulas también hay una excelente colección de arquitectura popular. Pequeñas casas que han sobrevivido como buenamente han podido al paso del tiempo y que ofrecen todo lo que se podría esperar de un pequeño pueblo de la Comarca del Bierzo.

Puede que pasen desapercibidos por tanto turista y tanto protagonismo de la antigua explotación romana, pero si vais con los ojos bien abiertos descubriréis muchísimos edificios y rincones llenos de encanto.

Centro de Recepción de Visitantes de Las Médulas

Así como el Aula Arqueológica estaba a la entrada del pueblo, prácticamente al final (a unos 50 metros de la Iglesia de San Simón y San Judas Tadeo), se encuentra el Centro de Recepción de Visitantes de Las Médulas. En él encontraréis una agradable mezcla entre Oficina de Turismo (allí nos dieron un mapa y nos informaron sobre las rutas) y Centro de Interpretación, así como el punto de partida de las visitas guiadas que organizan por el interior de Las Médulas. Dichas visitas se organizan entre abril y septiembre y tienen un coste de 3€ por persona.

Horario de apertura:

  • Del 1 de abril al 30 de junio: de 10:45 a 14:00 y de 15:30 a 19:00.
  • Del 1 de julio al 30 de septiembre: de 10:45 a 14:00 y de 16:00 a 19:30.

Gastronomía: lo mejor del Bierzo al alcance del bolsillo

Eso sí, si algo nos sorprendió del pueblo de Las Médulas fue su infinita oferta gastronómica. Prácticamente hay más bares y restaurantes que casas, lo cual se traduce en un exceso de oferta y, por consiguiente, en unos precios sorprendentemente bajos.

Comer en el Bierzo (o en León en general) no suele ser especialmente caro, pero aquí encontraréis muchísimos restaurantes en los que dar cuenta de los mejores platos a un precio más que sorprendente. En todos ellos hay una especie de menú pactado a 13€, por lo que mal se tiene que dar para que no comáis por ese precio.

Senderismo por Las Médulas

Y, como no podía ser de otro modo, visitar el pueblo de Las Médulas es la excusa perfecta para hacer una ruta de senderismo por el interior de esta explotación minera de época romana. Desde allí sale un recorrido circular de unos 3 kilómetros, en el cual podréis visitar la Cuevona y la Encantada. Si queréis saber más sobre esta rutita, visitad el post que hemos hecho sobre la Senda de las Valiñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *