Ruta corta a la Cascada del Cancho de Navalafuente

La Cascada del Cancho es uno de los saltos de agua más bonitos de toda la Comunidad de Madrid. Ubicada en los alrededores de la coqueta localidad de Navalafuente, hablamos de un conjunto de cascadas que resulta impresionante en cualquier época del año. Además, no es tan conocida como otras de la región (como la Cascada del Purgatorio, por ejemplo), por lo que no suele tener grandes aglomeraciones.

En este post os vamos a enseñar la ruta más corta hasta la Cascada del Cancho, que en poco más de una hora (incluyendo ida, vuelta y el tiempo necesario para hacer un millón de fotos) os permitirá visitar este increíble lugar.

Visitar la Cascada del Cancho

Empezando con un poquito de sinceridad, si estáis buscando cómo llegar a la Cascada del Cancho, encontraréis dos opciones:

  • La opción corta: que es la que protagoniza este post. Consiste en aparcar al lado, recorrer un camino tirando a cortito y poco más. Es una ruta rápida y cómoda, perfecta para toda la familia o para los que simplemente quieren disfrutar de la cascada sin necesidad de pasarse la mañana entera caminando por ahí.
  • La opción larga: una ruta de seis kilómetros y tres horas de duración en la que conoceréis no solo la cascada, sino el riquísimo entorno de Navalafuente. Os esperan árboles centenarios, una calzada empedrada, un puente de losas y muchas más cosas.

Como hemos dicho, en este artículo os vamos a contar la manera rápida y fácil de llegar. Lo primero que hicimos fue aparcar en la Calle del Cancho, el sitio más cercano en el que se puede dejar el coche. En principio debería haber sitio a cualquier hora, ya que la gente que aparca allí sube, baja y se va. Si no hubiese sitio, podéis dejar el coche en el pueblo y acortar la ruta haciendo una diagonal por la Calle Diseminado.

Una vez dejamos el coche, empezamos a caminar. La primera parte se hace por un cómodo camino de tierra, en el que a mano derecha quedan las últimas casas de Navalafuente y a mano izquierda el bonito Arroyo Garguera. Ya solo por este paseíto junto a este último merecería la pena hacer la ruta, ya que deja unas imágenes súper bonitas.

Se recorre después un tramito algo empinado, que corresponde con una de las vías pecuarias que están dispuestas por los alrededores del pueblo. En un momento dado se llega a un cruce en el que hay que ir a mano izquierda. Indicamos esto específicamente porque lo lógico parece ir a la derecha, que es por donde va la vía pecuaria.

Al poco llegaréis a un cartel en el que ya está indicado El Cancho, a escasos 165 metros. A mano derecha se puede ir a El Cerro Mesa, en una ruta que también os recomendamos.

Lo que no dice ese cartel es que son 165 metros en constante subida, así que, llegados a este punto, todo lo que nos queda es desearos suerte y que hayáis traído calzado cómodo.

Al poquito de caminar se llega a la Cascada del Cancho. Como ya hemos dicho, se trata de un conjunto de diferentes saltos de agua, por lo que deberíais inspeccionar bien la zona para no perderos ni uno.

Acostumbrados a no encontrarnos ni un alma en la mayor parte de la Sierra Norte de Madrid, encontrarnos con 15 o 20 personas nos pareció algo agobiante. Sin embargo, pensándolo fríamente, no tiene nada que ver con las aglomeraciones que sí se viven en otras cascadas de la comarca (como la del Purgatorio o la Chorrera de San Mamés).

Sea como fuere, os recomendamos subir, cotillear entre las rocas (siempre con cuidado), bajar hasta el nivel del río, etcétera. Dicho de otro modo: la cascada es una pasada y si le dedicáis un ratito volveréis a casa con unas fotos sensacionales.

De hecho, cuando estéis arriba mirad hacia atrás, ya que obtendréis unas buenas vistas de Navalafuente. ¡No todo iba a ser mirar a la cascada!

El recorrido de vuelta al coche se hace por el mismo camino. Ya os hemos dicho que se puede hacer una ruta más larga, pero este artículo lo hicimos a partir de un día en el que no teníamos mucho tiempo y solo hicimos la corta.

Eso si, hagáis la larga o la corta, una vez terminéis os recomendamos que os deis un paseíto por Navalafuente, ya que es un pueblo lleno de encanto.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: dejamos el coche en la Calle del Cancho, que es la zona más cercana en la que se puede aparcar. A cualquier hora del día debería haber sitio, ya que los coches van yendo y viniendo todo el tiempo. Sin embargo, si no encontráis hueco tendréis que ir al pueblo y aparcar allí, llegando más o menos a la mitad del camino a través de la Calle Diseminado.

📏 Distancia / desnivel: como la ruta se ha planteado para visitar única y exclusivamente la Cascada del Cancho, hablamos de un trayecto de apenas 600 metros ida (y otros tantos de vuelta). El desnivel es tanto como quieras: puede ser mínimo si te quedas a los pies de la cascada, o llegar hasta casi 100 metros de desnivel positivo si subes por la montaña para tener mejor perspectiva.

💪 Dificultad: es una ruta muy fácil hasta la cascada, pero a partir de ahí se puede hacer complicada. Para obtener las mejores panorámicas hay que trepar entre rocas e ir a salientes que pueden ser resbaladizos, así que andaos con ojo: no merece la pena partirse un pie por intentar hacer una buena foto.

⏲️ Duración: entre ir, estar en el sitio un buen rato y volver nosotros echamos una horita. Como ya hemos dicho, se puede hacer una ruta mayor (que se iría a las tres horas), pero de ella os hablaremos en otro momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *