Ruta circular por el lago marino de Hossegor

La mejor arquitectura vasco-landesa, playas excepcionales, bosques, aves e incluso criaderos de ostras. Todo eso encontraréis si hacéis la ruta circular por el lago marino de Hossegor, un sendero de aproximadamente 6 kilómetros que se recorre en un par de horas. Es una de las mejores actividades que se pueden hacer en las Landas: por su belleza, por su sencillez y por lo representativa que es. En este post os contamos cómo fue nuestra experiencia haciéndola.

Un lago marino lleno de sorpresas

Hossegor es uno de los destinos turísticos más populares del sur de Francia. Y a ello contribuye de manera notable su lago marino, una sorprende formación que bordea tanto el propio lago como el canal que lo une con el puerto.

Existen tres caminos:

  • El que hace solo el canal: 1695 metros
  • El que hace solo el lago: 5750 metros
  • El que combina ambos: 7325 metros

Nosotros optamos por el del medio, ya que la zona del canal se contemplaba a simple vista desde donde empezamos la ruta (el puente que hay en la Avenue Paul Lahary) y preferíamos dedicarle todo el tiempo a la parte del lago.

Hay que decir que se trata de un espacio reservado en exclusiva a los peatones, a los cuales recibe con los brazos abiertos. Por todo el camino veréis paneles informativos, en los cuales se ofrece jugosísima información sobre arquitectura, la fauna marina o la ostricultura.

Es una ruta circular y se puede hacer en ambas direcciones. En nuestro caso, la hicimos en sentido contrario a las agujas del reloj sin ningún motivo, bien podría haber sido al contrario.

El primer elemento que nos llamó la atención fue un banco en el que están inscritos los nombres de todos los habitantes que tenía Hossegor en el año 2000. Puede pasar desapercibido, pero a nosotros nos pareció toda una declaración de intenciones. Al fin y al cabo, el lago marino es uno de los grandes orgullos de la zona.

La ruta se hace sobre asfalto, caminos de tierra, playas, bosques y pasarelas de madera. Es variada a más no poder: tan pronto estaréis bajo los árboles de un bosque como recorriendo una larga playa.

Sin ir más lejos, uno de los puntos más visitados es la Plage du Parc, la primera playita que apareció en nuestro camino. Un sitio perfecto para tomar el sol y disfrutar de las tranquilas aguas del lago marino.

Aunque por el camino nos topamos con algunos hoteles, lo más importante de la ruta son las casitas tradicionales que hay junto al lago. Podréis disfrutar de excelentes muestras de arquitectura vasco-landesa, un estilo único y a la vez muy reconocible.

La siguiente gran playa que vimos fue la Plage du Rey, también muy bonita.

Justo después de pasarla, llegamos a una zona súper peculiar. Justo al fondo del lago, en el punto más alejado del canal, se encuentra el epicentro de la ostricultura de las Landas. Y es que en el lago marino de Hossegor se crían ostras siguiendo métodos tradicionales, consiguiendo un producto muy demandado y que tiene mucha fama.

Si os gustan las ostras, podréis probarlas allí mismo. Junto a los criaderos hay una sucesión de restaurantes en las que se sirven tanto para consumir allí mismo como para llevar. A modo de referencia, 6 unidades pequeñas tenían un precio de 7€ en la mayor parte de los sitios.

Nada más pasar la zona de los bares, llegó el tramo que más nos gustó de todos. Hablamos de una zona bonita y tranquila, con una buena panorámica de todo el lago y un poquito más salvaje que el resto del camino. Nuestro perro se lo pasó en grande y agradeció la sombra que daban los enormes árboles que encontramos allí.

En esta otra orilla, la zona de baño principal es la Plage des Chienes-Lieges, en la que incluso hay pistas para jugar al volley y chiringuitos con juguetes para entretener a los más pequeños.

Tras un par de horas, rodeamos el lago marino de Hossegor por completo. Y lo hicimos mientras hablábamos sobre lo bien que se debe vivir en un sitio como este, sin evitar las típicas conversaciones de «¿y si lo dejamos todo y nos venimos aquí?». Nos gustó tanto que no descartamos hacerlo en algún momento de nuestra vida. Mientras tanto, esperamos que este artículo os anime a ir a conocer uno de los espacios naturales más chulos del suroeste de Francia.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: el mejor punto para comenzar la ruta es el puente que cruza el Canal d’Hossegor a la altura de la Avenue Paul Lahary. Nosotros hicimos la ruta en sentido contrario a las agujas del reloj, pero puede hacerse en ambas direcciones.

📏 Distancia / desnivel: dar la vuelta entera al lago equivale a caminar aproximadamente 6 kilómetros. Si además queréis caminar por el canal (lo que implicaría ir hasta el Pont Notre-Dame por una orilla y volver por la otra) os iríais hasta los 7,5 kilómetros. En cualquier caso, cero desnivel.

💪 Dificultad: es la ruta más fácil que podáis imaginar. El camino es agradable, no hay desnivel, tenéis muchos sitios para hacer una parada… Vamos, que es perfecta para cualquier tipo de público.

⏲️ Duración: tardamos dos horas en bordear el lago en su totalidad. Nosotros simplemente caminamos, pero el tiempo podría ser mayor si os detenéis a bañaros en alguna playa o a comer unas ostras en los restaurantes del fondo.

Powered by Wikiloc

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *