Ruta al despoblado de Bellidas y la espadaña de Santo Domingo (Piñuécar)

Diferente. Si tuviéramos que definir esta ruta por la Sierra Norte de Madrid, sin duda esa sería la palabra que utilizaríamos. Partiendo desde la bonita localidad de Piñuécar, se trata de un recorrido que se hace en un par de horas y que os permitirá visitar tanto un pueblo abandonado como los restos de una bonita iglesia, así como conocer la vegetación y las tradiciones propias de esa zona de las montañas madrileñas.

Un pueblo abandonado en el norte de Madrid

Lo primero que tenemos que decir, a modo de introducción, es que aprovechéis esta ruta para conocer el pueblo del que parte. Para hacéroslo más fácil, os hemos preparado un post con todo lo que ver en Piñuécar – Gandullas, un pequeño municipio formado por dos localidades (las que le dan nombre) y que merece mucho la pena.

Lo cierto es que a día de hoy son dos poblaciones distintas, pero lamentablemente el paso del tiempo está causando estragos y pronto serán una o incluso ninguna. Y es que estamos ante uno de los municipios más envejecidos y con menos población de toda la Comunidad de Madrid. Y es una pena, porque su valor arquitectónico, cultural y natural es incuestionable, pues es uno de los pueblos de serranía mejor conservados de la zona.

De hecho, esta situación no es nueva. Hasta bien entrado el siglo XX, Piñuécar tenía bajo su jurisdicción a otra localidad: Bellidas. Sin embargo, tras siglos de actividad agrícola y ganadera, terminó por sucumbir ante el éxodo rural. Precisamente la ruta tiene como uno de sus grandes protagonistas este pueblo abandonado, compartiendo cabeza de cartel con los restos de una iglesia en ruinas. Al ser lugares que no se desarrollaron demasiado, también es una buena oportunidad para ver la fauna y la flora autóctona de la Sierra Norte de Madrid sin apenas modificaciones.

Vamos, que hacer este recorrido es la mejor manera de tomar conciencia con eso de la España despoblada que tanto utilizan los políticos antes de las elecciones, pero de lo que tan poco se acuerdan una vez hemos pasado por las urnas.

Cómo es la ruta a Bellidas y Santo Domingo

El recorrido que os proponemos (y del cual podéis ver el mapa en el siguiente apartado) arranca desde el corazón de Piñuécar. Este no es otro que la Iglesia de San Simón Apostol, uno de los templos más bonitos de toda la serranía madrileña.

Desde ahí, hay que abandonar el pueblo en dirección a la Calle Alta, dejando atrás las escasas construcciones que a día de hoy componen Piñuécar.

El primer kilómetro y medio de la ruta se hace entre diferentes cercados de piedra, tras los cuales veréis robles y fresnos. Bajo ellos, en cualquier época del año, lo normal sería ver pastando al ganado con el que los paisanos se ganan el pan incluso en pleno siglo XXI.

Tras llegar a una especie de cruce, hay que ir a mano derecha. Pronto veréis una casa de piedra: es el momento de detenerse y girar a la derecha.

Es importante que no os paséis el desvío, pues os lleva a lo más interesante del recorrido: el pueblo abandonado de Bellidas. Aunque a día de hoy solo queda en pie una única casa (está al fondo del todo), merece la pena que paseéis por las dos o tres calles que forman este despoblado.

En sus mejores tiempos llegó a albergar ni más ni menos que a 11 familias, aunque lamentablemente las crónicas hablan de dos o tres en la mayor parte de sus menciones. Eso sí, consiguieron aguantar hasta mitad del siglo XX, cuando falleció el último habitante del pueblo.

La ruta sigue hasta una pista, por la cual tendréis que girar a mano izquierda. Cuando lleguéis hasta la A1, tendréis que girar a mano izquierda e ir en paralelo a la autovía durante más o menos un kilómetro y medio.

Este tramo es el de menos interés, pero al final del mismo empezaréis a otear en el horizonte al segundo hit de la ruta: la Espadaña de Santo Domingo, con sus inconfundibles nidos de cigüeña en lo alto.

No os preocupéis si queda lejos, pues poco a poco os iréis acercando a los restos de esta antigua iglesia. No se llega a ir hasta ella (ya que está dentro de una finca privada), pero si seguís el camino llegaréis a un punto en el que se observa de maravilla. Incluso han puesto un panel informativo para que podáis saber más de la iglesia.

El último tramo consiste básicamente en volver al pueblo, recorriendo de vuelta ese kilómetro y medio entre cercados de piedra del que os hablábamos al principio.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: el punto de partida es la Iglesia de San Simón Apóstol, en pleno centro de Piñuécar.

📏 Distancia / desnivel: 8 kilómetros con un desnivel positivo de 130 metros. Es una ruta circular.

💪 Dificultad: baja, es una ruta muy cómoda.

⏲️ Duración: dos horitas al menos. Si se hiciera el recorrido sin más sería menos, pero nosotros nos entretuvimos bastante en el despoblado de Bellidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *