Qué ver en La Alberca, el primer Conjunto Histórico-Artístico de España

Hay destinos que nunca fallan, y La Alberca es uno de ellos. Ubicado en el corazón del Parque Natural de Las Batuecas – Sierra de Francia, este bonito pueblo tiene el honor de haber sido el primero de toda España en ser declarado Conjunto Histórico-Artístico (en concreto, en 1940). Su entramado urbano, repleto de rincones que no han cambiado nada en los últimos siglos, es uno de los que más encanto tienen de todo el país. En este artículo os enseñamos todo lo que ver en La Alberca y los motivos por los que es uno de nuestros sitios favoritos.

La Alberca, la capital de la Sierra de Francia

El propio nombre de La Alberca ya revela mucha información al viajero. Procede de Al-Bereka, la suma del artículo árabe al y de la palabra hebrea bereka, indicando la gran abundancia de agua que hay por estos lares. También refleja la gran influencia árabe que hay en su casco histórico, fácilmente visible en su trazado y en muchas de sus casas.

Más allá de sus orígenes, La Alberca fue señorío real hasta que pasó a manos de la Casa de Alba, que impulsó su desarrollo hasta convertirla en una localidad capaz de enamorar a viajeros de muy distintas épocas.

Sin duda se podría decir que La Alberca es un lugar inspirador. De hecho, lo es en sentido amplio, pues ilustres de todos los ámbitos como Miguel de Unamuno, Luis Buñuel o Joaquín de Sorolla han tomado al pueblo como fuente de inspiración. Incluso a día de hoy sigue siendo un plató de rodaje habitual para películas y series de época.

La propuesta turística de La Alberca es maravillosa, siendo un pueblo en el que el tráfico rodado no está permitido y con un buen puñado de mapas y folletos turísticos ofrecidos de manera gratuita por su Oficina de Turismo. Por si esto fuera poco, junto al centro hay un gran aparcamiento y un área para autocaravanas, así que apenas tendréis que caminar hasta la zona monumental. Lo mejor de todo es que ambos son gratuitos.

Vamos, que es uno de esos sitios fáciles de visitar, en los que el viajero no solo encuentra mucho patrimonio, sino también actividades, compras y muchos sitios interesantes para comer.

El mejor ejemplo de esto es el Recorrido de la Moza de las Ánimas, un itinerario por La Alberca que muestra algunos de sus rincones con más encanto utilizando como hilo conductor una de sus tradiciones más arraigadas. “Tradiciones” es más plural que nunca en este pueblo, pues son muchas las costumbres que han llegado hasta nuestros días: el Marrano de San Antón, el Corpus Christi, el Diagosto, la Loa…

La única propuesta que le ponemos a La Alberca es que se nos hace demasiado mainstream para ser un destino eminentemente rural. Por doquier veréis tiendas de souvenirs, hay mucho restaurante para guiri en medio de los establecimientos que sí merecen la pena y los fines de semana está abarrotada de gente. Si tenéis mala suerte, puede ser una experiencia de todo menos auténtica. Eso sí, lo normal en un sitio como este es que tengáis buena suerte.

Seguid leyendo y os enseñaremos los principales puntos de interés de La Alberca.

Turismo en La Alberca

Plaza Mayor

En La Alberca todo pasa por su Plaza Mayor. Es una de las plazas más bonitas de la provincia de Salamanca, toda una autoridad en la materia. En ella encontraréis un buen puñado de ejemplos de la bellísima arquitectura popular que hace tan famosa a esta localidad, además de algunos edificios que merecen mención aparte.

Uno de ellos es el Ayuntamiento, en cuyos bajos está la Oficina de Turismo de la que os hablábamos unos párrafos más arriba.

Tampoco podéis perderos la Casa de los Duques de Alba, que actualmente hace las veces de Teatro Municipal.

Incluso en el centro de la plaza hay cosas interesantes, como el excelente Crucero que lleva siendo punto de encuentro de los habitantes de La Alberca desde hace ya muchas generaciones.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Al margen de la Plaza Mayor, el otro gran punto de interés del casco histórico de La Alberca es la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Construida a comienzos del siglo XVIII por un sobrino de Alberto de Churriguera (el que hizo la Plaza Mayor de Salamanca), es a la vez monumental y sencilla, con un estilo próximo al neoclásico.

Si tenéis la ocasión (algo que es sencillo, ya que abre durante todo el día) no debéis dejar de visitar su interior, pues es realmente bonito. Su elemento más destacado es un púlpito de piedra policromada.

En uno de los laterales de la iglesia está la Escultura del Marrano de San Antón, que recuerda al viajero la costumbre de soltar un cerdo por La Alberca en verano, cebarlo entre todos los vecinos y sortearlo el día de San Antón (17 de enero). Curiosamente, esta tradición todavía se realiza, por lo que si vais en esos 7 meses podréis ver al cerdito paseando por las calles.

Casco histórico

Más allá de edificios concretos, el principal atractivo de La Alberca es su arquitectura popular. Sus casas tradicionales, hechas con madera de castaño y piedra de granito, ponen en valor los materiales de la zona a la vez que generan un casco urbano precioso.

Este tipo de casas son frecuentes por toda la provincia, pero aquí adquieren una imagen aun más bonita gracias a su estilo serrano, con fachadas con aleros y balconadas corridas. Los habitantes de La Alberca se esmeran durante todo el año para que siempre haya flores en esos balcones, haciendo que sea un municipio lleno de color.

El Tablao

Y en ese contexto, la principal calle del pueblo es El Tablao. En ella se pueden encontrar las habituales tiendas de souvenirs, pero hay cuatro productos que destacan por encima del resto: los embutidos, los frutos secos, el turrón y los zapatos.

Salamanca es tierra de buenas chacinas, así que no debe sorprender que La Alberca sea un buen lugar para hacer una buena compra. Dado que es un pueblo chiquitito, os recomendamos recorrer El Tablao de arriba a abajo y no comprar hasta que no hayáis visto todas las tiendas, ya que hay mucha competencia entre sí y podéis encontrar buenas ofertas si sabéis buscar bien.

Por cierto, El Tablao une la Plaza Mayor con la Plaza de San Antonio (o del Doctor Arsenio), que también es uno de los lugares más míticos de La Alberca.

Ermitas

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción no es el único templo que se puede encontrar en La Alberca. No os podéis ir de allí sin visitar la Ermita del Humilladero, la Ermita de San Blas y la Ermita de San Antonio, pues están bien cerquita del centro y las tres son preciosas.

Museos

Si vais en fin de semana a La Alberca, también podéis visitar sus museos. Los más destacados son la Casa Museo Satur-Juanela, que pone en valor la vida tradicional en el pueblo, y el Museo de Trajes y Joyas Populares. Ambos están muy cerquita de la Plaza Mayor.

Casa del Parque

Junto al área de autocaravanas, en las afueras de La Alberca, está la Casa del Parque, un excelente centro de interpretación del Valle de Las Batuecas. Incluye también el Aula Arqueológica de Las Batuecas.

Valle de Las Batuecas

Precisamente, no podéis ir a La Alberca y no pasaros en algún momento por el Valle de Las Batuecas. No solo es un lugar excelente para hacer senderismo, sino que allí encontraréis absolutamente de todo: un monasterio en el que todavía se sigue haciendo vida eremítica, pinturas rupestres, una cascada de película… Si tenéis intención de ir, no dudéis en echar un ojo al post que hemos preparado sobre senderismo en el Valle de Las Batuecas.

¿Qué te ha parecido?
+1
3
+1
0
+1
0
+1
1
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *