Qué ver en Baquedano, la puerta de entrada al Nacedero del Urederra

El Nacedero del Urederra es uno de los destinos turísticos más populares de Navarra. Enclavado en el Parque Natural de Urbasa-Andía, la única forma de llegar hasta él es aparcando (reserva mediante) en el pequeño pueblo de Baquedano, desde donde sale la ruta. Nosotros fuimos a ver el nacedero, por supuesto, pero también aprovechamos para perdernos en las coquetas calles de su casco urbano. Fruto de ese paseo es este post, en el que os enseñamos todo lo que ver y hacer en Baquedano.

Mucho más que un lugar de paso

Como decimos, Baquedano es para muchos viajeros el lugar en el que se deja el coche para ir a ver el Nacedero del Urederra. Y es una pena que solo sea eso, ya que es un pueblo bien bonito y con mucho que ofrecer.

Ubicado en el Valle de las Améscoas, con la Sierra de Lokiz al Sur y las montañas de Urbasa-Andía al norte, forma parte del Parque Natural que protege el entorno. En sus calles encontraréis un magnífico representante de los pueblos de la zona, con una bonita iglesia, casas tradicionales y la santísima trinidad de los pueblos navarros, formada por su fuente de piedra, su lavadero y su frontón.

Por ponerle una pega, se trata de una de las pocas localidades del mundo que solo se pueden visitar con cita previa. Dado que el aparcamiento está prohibido en todo el casco urbano y únicamente se puede dejar el coche en el parking del Nacedero del Urederra, que requiere comprar las entradas con mucha antelación (hacednos caso: se agotan), visitar Baquedano no es un plan que se pueda improvisar.

Turismo en Baquedano

Parroquia de San Juan Bautista

El principal edificio del pueblo es la Parroquia de San Juan Bautista, un templo mucho más antiguo de lo que parece. Fue construido entre 1585 y 1605, en un estilo gótico que ya tenía mucho de renacentista. La torre adosada se construyó casi cien años más tarde.

Arquitectura popular

Baquedano tiene tres o cuatro calles, no más. Sin embargo, bien haríais en recorrerlas todas, pues encontraréis muy buenos ejemplos de casas de los siglos XVI, XVII y XVIII. Si queréis ver cómo era la vida en las montañas navarras, nada como observar estas casonas tradicionales.

Escudos de piedra

Y si vais con los ojos bien abiertos, fijaos en las casas más lustrosas. En muchas de ellas, en las partes superiores de sus fachadas, veréis blasones de piedra representando a los apellidos con más solera del lugar. Hay ejemplos por todo el pueblo: los Urra, los Andueza, los Baquedano…

Fuente

No puede faltar una mención a la fuente de piedra, utilizada como abrevadero para el ganado y para el abastecimiento en las casas desde hace ya muchos siglos.

Lavadero

Junto a ella, un precioso lavadero que fue restaurado en el año 1997. Este lugar era al que acudían las mujeres para lavar la ropa, siendo el lugar en el que socializaban.

Frontón

Tampoco falta un pequeño frontón, otro de los epicentros de la vida social en Baquedano desde hace ya mucho tiempo. Se siguen practicando deportes de pelota prácticamente a diario.

Productos típicos

Aunque Baquedano es un pueblo en el que solo se puede aparcar si eres vecino, ya que de lo contrario te tienes que ir al parking turístico, lo cierto es que existen varias opciones para comprar productos típicos. Hay una tienda de frutas, un bar-restaurante que vende quesos, un señor vende nueces en su propio jardín y también vimos un puestecito en el que comprar mermeladas y fruta desecada. Vamos, que si no os lleváis un souvenir gastronómico de allí no será por falta de oportunidades.

Nacedero del Urederra

Para terminar, no vamos a negar la evidencia. El motivo por el que van allí el 99,9% de los viajeros es la visita al Nacedero del Urederra, uno de los espacios naturales más espectaculares de Navarra. Reservad vuestra visita y dejaos sorprender por sus impresionantes cascadas y pozas de color azul, pues no os defraudará en absoluto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *