La Senda para Todos de Redueña: senderismo adaptado en la Sierra Norte

El bonito pueblo de Redueña, uno de los más al sur de la Sierra Norte de Madrid, guarda en su término municipal la interesante Senda para Todos, un itinerario por la naturaleza que hace honor a su nombre. Y es que se trata de un recorrido adaptado para todos los públicos, algo no tan habitual a la hora de hacer senderismo: apenas hay desnivel, se ha preparado el camino para poder recorrerlo con sillas de ruedas, hay paneles informativos pensados para personas invidentes… Una bonita iniciativa que no podíamos perdernos y que ahora os contamos, para que os hagáis a la idea de lo que podéis encontrar allí.

Senderismo para todos los públicos en la Sierra Norte

Dos horitas recorriendo la Dehesa Boyal de Redueña (un bonito bosque mediterráneo) mientras se transita por un trazado adaptado para todos los públicos. Un plan ideal y que está a escasos 35 minutos en coche desde el centro de Madrid. ¿Qué más se puede pedir?

Antes de entrar a contaros cómo fue nuestra experiencia, queremos haceros algunas sugerencias:

  • Redueña es un pueblo chulísimo: ya que estáis allí, sería un error no darse un paseo por sus calles y conocer una de las localidades con más encanto de la Sierra Norte.
  • No os perdáis ningún panel informativo: hay muchos por toda la ruta, y en ellos os explicarán cosas sobre la flora, la fauna o las costumbres asociadas a este territorio.
  • ¡Cuidado con las bicis! Es muy frecuente que os crucéis con ciclistas, algo que puede resultar peligroso si no vais con cuidado o si lleváis perros sueltos.

Dicho todo eso, pasamos a contaros cómo nos fue recorriendo este bonito e interesante sendero por los alrededores de Redueña.

Nuestra experiencia haciendo la ruta

Aunque la ruta se vende como que está adaptada para todos los públicos, mucho ojito: llegar hasta ella desde el pueblo implica caminar 300 metros por la carretera, en tres o cuatro curvas empinadas. Si vais con personas con movilidad reducida o con niños, lo mejor es que vayáis hasta el inicio en coche y empiecen desde allí, porque si no lo pasarán mal en este tramo. Para que no haya dudas, más abajo os dejamos un mapa indicando esto.

Dicho eso, es una ruta muy fácil. No solo porque apenas tiene desnivel, sino porque está perfectamente señalizada: con balizas indicando la distancia cada 200 metros y con varios paneles informativos. Una maravilla que es de agradecer, ya que no es tan habitual encontrar sendas tan bien preparadas.

La senda es súper bonita. La Dehesa Boyal de Redueña ofrece al viajero todo lo que cabría esperar de un bosque mediterráneo en esta zona del centro de la Península Ibérica: quejigos, encinas, enebros, jaras…

El recorrido es llano, pero va constantemente por la falda de un pequeño monte. De hecho, en ocasiones lo más bonito de la ruta es la propia ruta, pues se puede ver con antelación la zona que se va a recorrer y esta es fantástica.

También disfrutaréis de unas buenas vistas del propio pueblo de Redueña, así como de algunos pueblos cercanos.

Nosotros lo pasamos en grande, encontrando mucho más de lo que esperábamos. El único inconveniente que le vemos a la ruta es que no pudimos ir con el perro suelto, ya que había ciclistas todo el tiempo y no nos parecía seguro. Al fin y al cabo, el campo es de todos, así que esta vez Tronco tuvo que ir atado.

Tras atravesar varios pasos canadienses, la ruta acaba más o menos en un punto intermedio entre Redueña y Venturada. Se puede seguir y llegar hasta este último pueblo, pero nosotros nos dimos la vuelta cuando la cigüeña Lucía (un simpático dibujo que aparece en todos los paneles informativos) nos dijo que habíamos terminado.

La vuelta se hace por el mismo camino, llegando al pueblo en más o menos un par de horas (entre ida y vuelta). Una vez allí, nos dimos un paseíto por Redueña, algo que os recomendamos encarecidamente.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: empezamos la ruta en Redueña, desde donde hay que caminar unos 200 o 300 metros junto a la carretera para llegar al origen real de la ruta. Si vais con personas con movilidad reducida, podéis dejarlas justo en el inicio.

📏 Distancia / desnivel: son casi 3 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta. Se va y se viene por el mismo camino. El desnivel positivo es de 120 metros.

💪 Dificultad: la ruta es fácil, está adaptada para todos los públicos y no debería entrañar ninguna complicación.

⏲️ Duración: tardamos unas dos horitas en hacer la ruta, yendo con toda la calma del mundo, parándonos a leer todos los paneles informativos y haciendo un montón de fotos. Si solo vais a caminar y ya os la podéis hacer en la mitad de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *