Göteborg (o Gotemburgo) en un día: cinco cosas que no te puedes perder

Fuimos de paso, la verdad, pero mereció la pena. Y es que nuestro día en Göteborg (o Gotemburgo), la segunda ciudad de Suecia, dio para mucho. En este post os contamos qué ver y hacer en esta joya a orillas del Mar del Norte: desde su clásico centro urbano hasta el cosmopolita barrio de Haga, pasando por infinitas zonas verdes o uno de los puertos más animados del norte de Europa.

El centro histórico de Göteborg

En nuestra opinión, el mejor punto de partida para una visita a Göteborg es su centro histórico. No es que sea el más bonito del mundo, pero si es un representante más que digno de la arquitectura de las grandes ciudades nórdicas: anchas avenidas, muchos monumentos y una oferta gastronómica de primera calidad.

Nosotros aparcamos muy cerquita del Feskekörka, que por su forma es conocida como la Iglesia del Pescado. Se trata de un mercado destinado a productos del mar, en el que podréis encontrar restaurantes a precios prohibitivos y comprar algún que otro souvenir.

No nos detuvimos mucho allí, ya que fuimos a primera hora y no estaba especialmente animado. Sí que pasamos algo más de tiempo caminando por las calles del centro, moviéndonos con mucha soltura gracias a que fuimos a la Oficina de Turismo y nos hicimos con un mapa. Está, dicho sea de paso, en Nordstan, un enorme centro comercial cubierto que puede servir de refugio en caso de que llueva.

La verdad es que vimos un montón de cosas: desde la Catedral (que está en medio de un precioso parque) hasta los puentes que cruzan el Stora Hamnkanalen, uno de los muchos canales que se pueden encontrar en la ciudad. En un paseo de poco más de dos horas se ve todo.

Haga, el auténtico corazón de la ciudad

Sin embargo, donde realmente pasamos tiempo y disfrutamos de la ciudad fue en Haga, un increíble barrio en la zona sur de la ciudad (se llega andando desde el centro, no se tarda nada). Es la típica zona bohemia, que antaño estaba muy degradada pero que hoy en día late en cada rincón.

Entorno a la calle Haga Nygata y, en menor medida, la paralela Haga Östergata, encontraréis lugares de esos que llegan al corazón: cafeterías 100% instagrameables, tiendas de artesanía en las que sufrir porque todo os lo querréis comprar, un ambiente súper chulo… ¡Nos podríamos haber quedado a vivir allí!

No queremos caer en el típico «lo que hay que hacer es dejarse llevar y perderse por sus calles». Primero, porque sería mentira: el barrio mola muchísimo, pero de verdad que son un par de calles. Y segundo, porque lo que hay que hacer no es perderse, sino al contrario: ir con los ojos bien abiertos y disfrutar de cada rincón. Os aseguramos que, en un viaje en el que hicimos cosas tan dispares como recorrer los fiordos noruegos o exprimir Amsterdam, la experiencia en Haga fue de las que más recordamos.

Suecia es cara, no lo vamos a negar. Ese día comimos por algo más de 30€ por persona en el sitio más normalito del mundo. Sin embargo, Haga es donde mejor calidad / precio encontraréis.

El puerto, entre fichas de casino y buques de guerra

Si solo tenéis medio día, con el centro y Haga tenéis de sobra. Pero si vais a pasar un día entero, os recomendamos acercaros al norte y disfrutar de un bonito paseo por el puerto. Allí podréis disfrutar a partes iguales de una arquitectura sorprendente (como la que ofrecen la moderna Ópera de Göteborg o el clásico Casino Cosmopol).

Si lo que os gustan es el mar, tenéis el estupendo Museo Marítimo, en el que se puede visitar más de una decena de barcos. Nosotros no lo hicimos, pero pasear por la zona ya es una experiencia guay porque podéis ver todas esas naves ancladas a pocos metros de vosotros.

Slottskogen, uno de los parques más bonitos de Suecia

Y si lo que os apetece es un poquito de verde, coged el coche e id al increíble Slottskogen, un enorme parque fundado en el siglo XIX en el que podréis dar un paseo increíble. Por cierto, tiene un pequeño zoo gratuito que incluye además un área infantil en el que podréis interactuar con cabras, ovejas y otros animales de granja. Dicho de otro modo: una buena zona si lo que estáis haciendo es buscar planes con niños en Göteborg.

Es una cuestión de gustos: estamos seguros de que mucha gente preferirá quedarse en el centro, pero a nosotros este parque nos encantó.

Bonus track: todo lo que no vimos

Hemos prometido cinco cosas que ver y hacer en Göteborg, pero realmente la última os la decimos sin conocerla. Ni siquiera es una zona en sí: nos referimos a todo lo que nos quedó por ver, que fue mucho. Si vais a echar un par de días en la ciudad, no os podéis perder:

  • Liseberg: el parque de atracciones de la ciudad, uno de los más famosos del norte de Europa. Una vez más, 100% recomendable si vais con niños.
  • Dedicar un rato a la sauna pública de Göteborg. Está en el puerto y se puede visitar a cualquier hora del día y de manera gratuita.
  • Subir al mirador que hay en las plantas de arriba del Läppstiftet, un curioso edificio con forma de pintalabios que está en el puerto.

Mapa turístico de Göteborg

Y para que todo lo leído os sea más fácil de organizar, aquí os dejamos un estupendo mapa con todo lo que ver en la ciudad:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *