El Sendero de la Dehesa (ruta a la Estela Romana del Cerro Mojón Alto)

Vamos a enseñaros cómo es el Sendero de la Dehesa, que es como se conoce a la ruta que parte de Villoslada de Cameros, atraviesa la cercana Dehesa del Rebollar y llega hasta la famosa Estela Romana, en lo alto del Cerro Mojón Alto. Un recorrido de algo más de tres horas de duración que no está exento de dificultades y que sin duda supone una de las alternativas más complicadas para hacer senderismo en la Sierra de Cebollera.

Un renglón torcido en medio de un paraíso para el senderista

Si algo nos llamó la atención de la Sierra de Cebollera, sin duda fue lo trabajada que está su propuesta turística. En cada rincón mínimamente destacado encontramos un panel informativo, hay varios Centros de Interpretación, el abanico de rutas de senderismo señalizadas es impresionante… Vamos, que da la sensación de que lo tienen todo medido al milímetro.

Sin embargo, la ruta que protagoniza este artículo viene a ser la excepción que confirma la regla. Y no lo decimos porque sea una mala ruta, todo lo contrario, sino porque nos dio la sensación de que no está tan trabajada como el resto: el inicio es caótico (hay que saltar una puerta con candado), los paneles informativos no están claros, el recorrido se hace confuso por momentos…

Ojo, que con GPS se hace sin problemas, pero hicimos esta ruta después de varias por la Sierra de la Cebollera y nos llamó la atención que no estuviese tan preparada como las otras. Sin embargo, este sendero entre antiguos robles y tranquilas dehesas bien merece la pena el esfuerzo.

Si completáis la ruta no solo disfrutaréis de una de las mejores panorámicas del Parque Natural, sino que además podréis contemplar con vuestros propios ojos una preciosa Estela Romana que, sin lugar a dudas, bien justifica el paseo hasta lo alto del Cerro Mojón Alto.

Nuestra experiencia en busca de la Estela Romana

La ruta parte, como tantas otras en Sierra de Cebollera, del bonito pueblo de Villoslada de Cameros. Lo hace desde la zona alta del casco urbano, así que es obligatorio que os deis un paseíto por él si todavía no lo habéis recorrido. Os aseguramos que es uno de los lugares más bonitos de La Rioja. Dicho esto, tomad como referencia la Ermita de San Miguel, pues al fin y al cabo es el edificio desde donde empieza la marcha.

Tenéis que buscar un camino que sube a mano izquierda, que os llevará hasta una valla que se encuentra (al menos cuando nosotros hicimos la ruta) cerrada con un candado. Al principio dudamos, pero vimos que las balizas que marcan el camino estaban más allá de la verja, así que saltamos y continuamos con nuestros pasos.

En realidad, eso de que continuamos es demasiado optimista, ya que el primer tramo de la ruta es un auténtico calvario. Básicamente hay que subir la colina como buenamente se pueda, si más ayuda que borrosas marcas en unos árboles que parecen ponerse de acuerdo entre sí para que el camino no esté claro.

El tramo inicial justifica por sí mismo que se diga que esta es una ruta de dificultad media-alta, pese a que el resto del camino no sea tan complicado. Si conseguís llegar hasta una antigua antena de TVE, todo lo demás vendrá rodado.

A partir de ahí, hay que seguir una larga pista de grava que atraviesa la Dehesa del Rebollar. Desde el camino, que no hay que abandonar durante una hora más o menos, podréis ver excelentes ejemplares de robles, así como rosales silvestres, escobas o maguillos. Si tenéis suerte, incluso podréis ver aves como el pico picapinos o el trepador azul.

También merece la pena que, a lo largo de esta larga pista, vayáis mirando a mano izquierda, pues disfrutaréis de unas excelentes vistas de Villoslada de Cameros y sus alrededores. Eso sí, no os despistéis, puesto que la pista tiene más tráfico del que pudiera parecer. Lamentablemente la caza está permitida en los alrededores, y al parecer la pista se puede recorrer en coche si se solicita una autorización previa.

Llegando a lo alto veréis un cartel que indica la Estela Romana a mano izquierda, la cual realmente se ve desde la pista. Es el momento de abandonarla y recorrer las faldas del Cerro Mojón Alto, que en su punto más alto llega a los 1766 metros de altura. Por suerte, la estela se encuentra algo más baja, a unos 1600 metros.

¿Qué podemos decir? Los robles ya no nos resguardaban del viento, empezó a chispear y las piernas andaban cansadas después de haber superado más de 500 metros de desnivel positivo en menos de dos horas, pero nada podía empañar la felicidad de haber llegado a la Estela Romana, uno de los elementos más representativos de toda la Sierra de Cameros.

Junto a ella decidimos hacer un alto en el camino, tomar unos pequeños snacks para reponer fuerzas y disfrutar del idílico paisaje. Mirando en dirección al pueblo, a un lado teníamos la pista que acabábamos de recorrer y al otro las diferentes montañas de la Sierra de Cebollera. Más bonito imposible.

Retomamos la ruta para hacer la segunda parte, algo más rápida ya que es constantemente cuesta abajo. A su vez, este tramo se divide en dos partes. La primera básicamente consiste en bajar la idílica colina verde en paralelo a una alambrada. Ojito: hay mucho desnivel, seguro que al día siguiente tenéis agujetas.

La última parte del recorrido se hace entre los muretes de piedra de diferentes fincas, hundiendo las botas en un sendero embarrado y que discurre en paralelo al Arroyo del Maguillo. Es una zona que también resulta de lo más interesante y que pone el broche de oro a un sendero sensacional, de lo mejorcito del Parque Natural.

Una puerta de madera junto a varios huertos indican que se ha llegado de nuevo a Villoslada de Cameros y que definitivamente termina el camino. Nosotros lo hicimos en 3:15h y llegamos con cierta pena, ya que suponía el final a un perfecto fin de semana en la Sierra de Cebollera.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: la ruta empieza en lo alto de Villoslada de Cameros. El cartel de inicio de la senda está justo al lado de la Ermita de San Miguel.

📏 Distancia / desnivel: aunque en los folletos oficiales y en otras páginas hemos leído que son 8,8 kilómetros, nosotros caminamos algo más. Al final, el GPS marcaba un poquito más de 10 kilómetros. El desnivel positivo es de 520 metros, con una primera mitad todo cuesta arriba y una segunda todo cuesta abajo.

💪 Dificultad: es la ruta más exigente de todas las que hicimos en Sierra de Cebollera. Es larga, tiene mucho desnivel y está mal señalizada, por lo que pensamos que tiene una dificultad media-alta. Si es vuestra primera incursión en el mundo del senderismo, desde luego os recomendamos opciones más sencillas.

⏲️ Duración: tardamos unas tres horas y cuarto en hacerla, contando con varias pequeñas paradas para recuperar el aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *