El pueblo vikingo de Njardarheimr (Gudvangen)

Noruega es un país en el que la cultura vikinga se respira en cada rincón, aunque seguramente en ningún sitio esté presente de una forma tan interactiva como en el poblado vikingo de Njardarheimr. Ubicado en el término municipal de Gudvangen, se trata de una especie de parque temático cultural en el que el viajero podrá conocer a fondo cómo era la vida de los vikingos cuando no estaban en el mar. Si estáis buscando planes para hacer en familia, os vuelve locos la cultura vikinga o simplemente queréis hacer algo diferente, esta es una parada obligada.

La cultura vikinga como reclamo turístico

Recrear cómo fue la vida hace mil años en un poblado vikingo, convertirlo en un producto turístico de primer nivel y hacer que la visita esté llena de inolvidables experiencias para el viajero. Esa fue la razón para crear Njardarheimr, un lugar a medio camino entre el parque temático y el museo histórico.

Lo cierto es que el proyecto de Njardarheimr tiene unas dimensiones realmente colosales. Para recrear esta aldea se utilizaron únicamente materiales procedentes de los fiordos noruegos, entre ellos hasta 500 metros cuadrados de madera. Se ha hizo un esfuerzo enorme en que fuera todo tan realista como fuera posible, evitando materiales modernos como la pintura: por ejemplo, los colores rojos se consiguieron usando sangre de buey.

Gracias a esto tenemos hasta 1500 metros cuadrados de edificios en los que se pueden ver hogares, espacios de trabajo y templos. Las únicas licencias que se han tomado han sido por motivos de inclusión, como por ejemplo hacer que las puertas sean más anchas para poder entrar en silla de ruedas.

Podéis ver prácticamente cualquier cosa relacionada con época vikinga: creencias religiosas, el trabajo de un maestro herrero, cómo era la gastronomía con la que los vikingos se alimentaban entre combate y combate…

Nuestra experiencia visitando el poblado vikingo

Nosotros fuimos a Njardarheimr de pura casualidad (estábamos en coche por la zona, vimos los carteles y nos llamó la atención todo) y fue una experiencia imposible de olvidar.

La mecánica es sencilla: con la entrada, se incluye una visita guiada en inglés por todo el campamento. En ella, te enseñarán cada edificio, te presentarán personalmente a algunos «vikingos» y te contará cómo era la vida en su época.

Según termine el recorrido, puedes permanecer todo el tiempo que quieras en el campamento. Eso se traduce en volver a los lugares que más te hayan interesado, poder hacer algunas actividades (como tiro con arco o lanzamiento de hacha) e incluso probarte armaduras vikingas.

La verdad es que nosotros lo pasamos en grande. La visita, pese a tener un excelente rigor histórico, está muy enfocada a público general, con constantes referencias a productos de mass media como la serie Vikings. Adaptan el discurso a todas las edades, por ejemplo haciendo las típicas bromas con doble sentido que gustan por igual a jóvenes y adultos.

En la visita guiada pasamos una hora más o menos, a la cual sumamos otra entre curiosear en la tienda, hacer algunas actividades o sacarle todo el partido a la cámara del móvil. Fue una experiencia que no es barata (casi 200 coronas por persona) pero que disfrutamos muchísimo y repetiríamos sin dudar.

Información práctica para visitar Njardarheimr

  • Horario de apertura: abre de 10:00 a 18:00 todos los días del año.
  • Tarifas:
    • Adultos: 195 coronas
    • Infantiles: 98 coronas
  • Dirección: Njardarheimr, 5747 Gudvangen
  • Teléfono (atienden en inglés y en noruego): +47 462 45 462

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *