10 consejos para el primer viaje en furgoneta o autocaravana

Los primeros pasos en furgoneta siempre son trepidantes. No conocemos a nadie que se haya metido en la van life de un día para otro, pues lo normal es que sea un viejo anhelo y que haya pasado mucho tiempo hasta que se obtiene la primera furgoneta. Por eso, cuando llega el momento del primer viaje lo normal es estar hecho un flan, en un curioso cóctel a medio camino entre los nervios y la ilusión desbocada. Para intentar ayudaros en esa tesitura, aquí os traemos 10 consejos para el primer viaje en furgoneta o autocaravana. Son tips que os damos a partir de nuestra experiencia, pensando en que no cometáis algunos de los errores de bulto que sí tuvimos nosotros.

Por encima de todos ellos, hay un consejo general que tenéis que tener siempre presente: los viajes en furgoneta son para disfrutar. Seguro que al principio os falta equipamiento, algunas cosas no salen como os gustaría o veis que hay gente mejor preparada que vosotros. ¿Qué más da? Lo importante es que ya tenéis vuestra propia furgo o autocaravana y que cada viaje será mejor que el anterior.

Elige bien el destino

Este primer consejo será determinante en vuestro viaje inicial: hay que elegir muy bien el destino. Tened en cuenta que vais a viajar de un modo totalmente distinto, así que os recomendamos un viaje asequible, en el que tengáis capacidad de reacción si algo sale mal y en el que no haya que hacer muchísimos kilómetros.

De hecho, puestos a ser prudentes, siempre le recomendamos a todo el mundo que alquile una furgo antes de comprarla. Al fin y al cabo, este modo de viajar no es para cualquiera, por lo que sería una pena meterse en una inversión tan grande y que luego el tema no te encaje.

Mira opciones para dormir antes de salir de casa

Más allá de elegir el destino, también sería bueno mirar dónde dormir antes de salir de casa. Ya habrá tiempo de ir a la aventura y de decidir sobre la marcha el lugar para pasar la noche, pero de primeras os recomendamos que vayáis a tiro hecho.

¿Por qué? Pues porque a todos nos ha pasado ir improvisando, que la cosa se tuerza y no encontrar nada aceptable en muchos kilómetros a la redonda. Cuando esto te pasa con un mínimo de experiencia en la carretera, te buscas la vida y lo resuelves rápido. Sin embargo, si es en tu primer viaje lo mismo le acabas cogiendo manía.

Haz de tu smartphone tu mejor aliado: 100% de batería y apps de calidad

Antes de salir de casa, el móvil con el 100% de batería. Si es posible, llévalo siempre cargando, pues de viaje se tira mucho de smartphone (para fotitos, redes sociales y demás) y conviene llevar la batería hasta los topes por si hubiese cualquier emergencia.

Además, recuerda pasarte por el post en el que te enseñamos las 15 mejores apps para viajar en furgoneta. Con ellas podrás encontrar sitios para dormir, para aparcar o para ducharte, con lo cual lo tendrás todo al alcance de la mano.

El tiempo y otros datos de último minuto

El siguiente consejo es lógico si se tiene en cuenta lo anterior. Una vez hayas elegido tu destino, visto lugares para dormir y tengas el móvil hasta arriba de apps, llegó el momento de la información de última hora. Hay que ver qué tiempo va a hacer, pues a nadie le gusta irse a un destino de playa y que se pase todo el viaje lloviendo. También conviene asegurarse de que no haya ningún evento con el que no cuentes, o ese bonito aparcamiento de montaña en el que pensabas amanecer lo mismo se convertirá en el picadero del pueblo.

No te vuelvas loco haciendo la maleta

¿Y si llueve? ¿Y si me ensucio? ¿Y si salgo a tomar algo? Los peores enemigos en la furgoneta son los «y sis» y los «por si acasos«. En la van life, incluso en los vehículos de mayor tamaño, el espacio siempre es limitado, por lo que no tiene sentido que te lleves casi todo el armario de viaje. Si ya has elegido destino y hecho planes, seguramente sabrás el tipo de ropa que necesites. No hay que pasarse, aunque tampoco quedarse corto.

Orden y limpieza, claves para el confort

Este es uno de nuestros consejos estrella: el orden y la limpieza deben ser una prioridad desde el mismo momento en el que entras en tu furgo. No hay nada peor en este mundo que tener todo tirado y no saber qué ropa ponerte, por no hablar de otros dramas de la vida furgonetera como encontrar arenilla en la cama.

cleaning and home concept – close up of male brooming wooden floor with small whisk broom and dustpan

También os recomendamos llevar adelantado todo lo que podáis. Os ponemos un ejemplo concreto: en nuestro primer viaje en furgo, estrenábamos colchones. Llegamos a nuestro destino más tarde de la cuenta, y en ese momento tuvimos que ponernos a abrirlos, a sacar las sábanas de sus plásticos y demás. Fue un engorro para nosotros y, sin duda, también para los que estaban alrededor.

Prepara tu despensa

Improvisar en la furgo a nivel gastronómico también es una maravilla. Algunas de las mejores experiencias que viviréis en la van life están relacionadas con comer: desde comprar en un mercado tradicional hasta descubrir un local de comida local, pasando por visitar una granja y llevarte algunos de sus productos. Sin embargo, es muy importante que llevéis todo lo necesario para poder comer, puesto que no siempre hay a mano un restaurante o un mercado.

Latas, pasta, aceite… En su momento escribimos un artículo en el que os enseñábamos todo lo que no puede faltar en la despensa de una furgoneta. Os recomendamos pasaros por allí para una primera toma de contacto con el tema.

Conoce la normativa en curso

Y ya que nos ponemos a recomendaros artículos, vamos con un básico: el post en el que os enseñábamos la diferencia entre acampar y estacionar. Un pequeño matiz que os librará de muchas discusiones con la autoridad, siempre y cuando tengáis claro lo que podéis hacer y lo que no.

De hecho, es muy importante conocer la normativa en curso. Dónde aparcar, a qué velocidad ir o por qué carreteras transitar es algo que tenéis que manejar al dedillo. En ningún caso hay que confundir la libertad que da la van life con ir a lo loco, porque si no acabaréis teniendo disgustos (y multas).

Aprende de los demás

Viajar en furgoneta y caravana es algo que está de moda, pero no se trata de una forma de viajar precisamente novedosa. Más bien todo lo contrario, pues hace ya muchas décadas que esta manera de recorrer el mundo empezó a desarrollarse en todo el planeta. Esto se traduce en que casi todo está hecho e inventado, y en que siempre vas a cruzarte en la carretera con gente que sabe más que tú. Aprovecha esto para aprender de los demás, pues seguramente todas tus dudas y tus inquietudes puedan ser resueltas con una simple conversación con la gente de la furgoneta de al lado. El mundo furgonetero es súper abierto, nunca tengas miedo a preguntar.

Respeta el lugar al que vas

Y, para terminar, un consejo que sirve para cualquier forma de viajar: respeta el lugar al que vas. Nunca hay que perder de vista que nuestro planeta es mucho más frágil de lo que parece a simple vista. Cuidar el medio ambiente, no perturbar la vida de la gente que vive en los pueblos que visitas y dejarlo todo igual que como estaba son tres normas que tienes que grabar a fuego en tus viajes en furgoneta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *