¿Cuánto cuesta camperizar una furgoneta con una empresa? Ejemplos de presupuesto

Al hablar de nuestra furgo, la pregunta que más veces nos han hecho es «¿eso cuanto os ha costado?». Que viajar en camper es algo guay está fuera de toda duda, pero el tema dinero siempre es objeto de debate: hay quien se echa las manos a la cabeza diciendo que camperizar vale una fortuna y quien se frota las manos pensando en lo barato que es. Para poner nuestro granito de arena en este debate, aquí os enseñamos cuánto cuesta camperizar una furgo.

Lo hacemos desde la experiencia, ya que primero empezamos a darle vueltas a hacerlo nosotros mismos (calculando hasta el último de los costes) y finalmente acabamos haciéndolo con una empresa (después de preguntar en más de diez sitios). Fruto de todo ese proceso os traemos también tres ejemplos de presupuesto, para que os hagáis mejor a la idea y podáis hacer vuestros cálculos antes de meteros en faena.

Todos los gastos que tenemos que tener en cuenta para camperizar una furgo

Empecemos con una advertencia obvia, aunque no por ello menos importante: cada furgo es única y no existen dos presupuestos iguales. En este artículo os vamos a enseñar opciones de gama media en furgonetas de tamaño medio, que al fin y al cabo puede ser una buena referencia para todos los puntos de vista. Sin embargo, hay que tener claro que no es lo mismo camperizar una viejita T4 como la nuestra que una furgoneta de gran volumen, ni un vehículo que se va a usar para viajar de vez en cuando que uno para hacer un viaje de varios meses.

Al final, el sentido común ayuda mucho en este tema. Si estáis pensando en camperizar una furgoneta con lo básico (porque queréis gastar poco, porque queréis algo sencillo o por el motivo que sea), seguramente haya muchas cosas a las que podáis renunciar. Por el contrario, si queréis viajar decenas de veces al año acompañados de toda la familia, lo más probable es que queráis equipar el vehículo con todas las comodidades.

Los gastos que os vamos a enseñar son los propios de una camperización para ser homologada. Es decir, no contemplamos el precio de la furgoneta (para eso tenéis un post analizando si es mejor comprar una furgo nueva o una de segunda mano para camperizar) ni el proceso de homologación (también tenéis un artículo hablando de cómo es y cuánto cuesta homologar una camper).

Ejemplos de presupuesto

El presupuesto de camperización por partidas

Antes de enseñaros ejemplos, vamos a analizar de manera rápida qué partidas son las más habituales:

  • Trabajos previos: no siempre se les da el protagonismo debido, pero dejar la furgo en los huesos para empezar a trabajar suele consumir mucho tiempo e incluso dinero, ya que en ocasiones hay que arreglar pequeños desperfectos o tirar restos de una camperización anterior.
  • Confort: el primer gasto grande atañe a todo lo relacionado con estar cómodos dentro de la furgo. Eso implica aislar, panelar, poner un suelo mono…
  • Muebles: suele ser uno de los gastos más grandes. A veces es una única pieza que lo tiene todo (cama, almacenamiento, mesa, etcétera), pero en ocasiones son módulos diferentes.
  • Añadir nuevas ventanas y claraboyas.
  • Instalación eléctrica, instalación de gas y/o circuito de gas: depende de lo que le vayas a hacer a la furgo, pero estas partidas también copan una parte considerable del presupuesto.
  • Calefacción estacionaria: un gasto grande, pero imprescindible si te vas a mover con la furgo en invierno
  • Nevera: misma cosa, pero para el verano.
  • Colchón: recomendamos esperar hasta el final, pues una desviación de medio centímetro haría que no encajase bien.

Por supuesto, también tienes que tener en cuenta posibles desviaciones (los imprevistos son de lo más habitual en un proceso de camperización) y otros gastos, como decoración, menaje o la propia homologación.

Opción 1: camperización low cost hecha por ti mismo

Nuestra primera idea fue hacer la camperización nosotros mismos, animados por las decenas de posts que leíamos en internet relatando lo sencillo que es y lo bien que quedaba. Sin embargo, rápidamente nos dimos de bruces con la realidad.

Descartamos esta opción por no tener el más mínimo conocimiento en bricolaje, por no tener un espacio de trabajo adecuado, por lo difícil que nos iba a ser que nos prestasen todas esas caras herramientas y también por el miedo a romper la furgo. Al fin y al cabo, había que hacer cosas tan sensibles como cortar la chapa o instalar un calefacción estacionaria en el depósito de combustible. También se eliminó esta opción porque nos hubiera llevado meses hacer todo el proceso.

Sin embargo, pese a que finalmente no siguiésemos por este camino, teníamos ya una idea de lo que nos iba a costar. Aquí os dejamos las cifras generales, por si os sirve de ayuda. Eso si, tened en cuenta que al no haber ejecutado el proyecto, no están contempladas las posibles desviaciones que hubiesen surgido:

  • Trabajos previos: 0€. En nuestro caso, tendríamos que haber quitado el separador de carga y la camperización anterior, pero debajo no había óxido ni ninguna otra sorpresa desagradable, por lo que no hubiese acarreado coste.
  • Confort: utilizando kaiflex de 20mm, poniendo paneles en las puertas, una madera en el suelo y revistiéndolo todo, se nos quedaba entre 400€ y 500€. Pensad que el kaiflex es caro (unos 15€ el metro cuadrado) y que hay que utilizar madera cara, ya que tiene que ser resistente y ligera.
  • Muebles: utilizando tableros contrachapados fenólicos de abedul y una cantidad casi infinita de materiales de ferretería (tornillos, tuercas, etcétera) nos íbamos a los 400€.
  • Claraboya: poniendo una claraboya Fiamma de 40×40 y un oscurecedor justo debajo para poder tapar la luz, se quedaba en unos 100€. Hay que decir que queríamos una claraboya sin ventilador, que son muy baratas.
  • Instalación eléctrica: la broma se va a los 600€ entre la segunda batería, un kit para instalar un relé automático y todo lo demás. Por «todo lo demás» entiéndase cableado, tomas USB, luces LED, etcétera.
  • Calefacción estacionaria: queríamos una calefacción de la marca rusa Planar, que calidad/precio es inmejorable. Otros 600€.
  • Colchón: espuma cortada a medida con una capa viscoelástica, más su correspondiente funda hidrófuga. Unos 250€.

Si habéis ido sumando, veréis que estamos ya en 2500€. Pero eso es solo para empezar a conversar, puesto que faltan muchos otros gastos que no contemplamos en la homologación:

  • Todo el circuito de aguas: no era una gran instalación (dos garrafas, un fregadero, una bombita de agua y tuberías), pero ahí se le suman otros 100€.
  • Tema cocina: misma cosa. Un hornillo de Campingaz que encastraríamos en los muebles, más todo el menaje para la cocina. Vamos, que otros 50€.
  • Homologación: todos los papeles son un gasto gordo, puede irse hasta los 1000€ si el proceso se te da regular.

En resumen: aunque camperizar la furgoneta por ti mismo es la opción más barata, se nos hace difícil imaginar una instalación normalita por menos de 3000€. Pero lo normal sería que gastases bastante más.

Internet está lleno de posts de gente que con unos pocos cientos de euros ha creado un hogar con ruedas de lo más apañado, pero en base a nuestra experiencia hay que pasar por caja más de lo deseable.

Opción 2: camperización con varios presupuestos desglosados

Cuando tuvimos claro que no íbamos a ser capaces de afrontar todo el proceso por nosotros mismos, empezamos a pedir presupuestos como si no hubiese un mañana. Rápidamente vimos que había dos tipos de empresas: las que te daban un presupuesto para cada cosa (uno para la instalación eléctrica, otro para los muebles, otro para la claraboya, etcétera) y las que te hacían un presupuesto conjunto para todo (más o menos desglosado, pero único e indivisible). En esta segunda opción vamos a analizar las camperizaciones con un presupuesto para cada partida.

¿Qué ventajas tiene esto? No decimos que tenga que ser así, pero los presupuestos más baratos que recibimos estaban hechos así. Un documento para cada partida, en el que se detallaban los costes de los materiales y el de la correspondiente mano de obra. ¿Más honesto? No decimos que sí ni que no, pero nos gustó más. Ojo, aunque todas las empresas insistían en que solo hiciéramos con ellas las partes que considerábamos, sin duda nos parece mejor hacerlo todo con una misma empresa. De hecho, tenemos un artículo explicando las ventajas y desventajas de hacer la camperización con una misma empresa o con varias.

Estos son los presupuestos que recibimos por parte de la empresa que finalmente utilizamos:

  • Confort: aislamiento, panelado, suelo y demás: 750€.
  • Muebles: 1100€.
  • Claraboya: Fiamma 40×40, oscurecedor y mano de obra: 250€.
  • Instalación eléctrica: absolutamente todo (kit de relé automático, segunda batería, enchufes USB, un inversor de corriente, etcétera): 750€.
  • Calefacción estacionaria: Planar Autoterm 2D y mano de obra: 850€.
  • Nevera: finalmente nos lanzamos y pusimos una nevera, que se fue a los 600€.
  • Colchón: eso lo encargamos por nuestra cuenta, unos 250€.

Total, unos 4500€. A eso hay que sumarle un montón de cosas que ya teníamos y que aprovecharon de la camperización anterior (como un hornillo o los materiales para hacer un pequeño circuito de agua), y gastos extra como la homologación. En resumen, nos ha costado más o menos lo mismo la furgo que camperizarla.

Si os sirve para salir de dudas, lo bueno es que uno más a uno a vece son siete, como en Los Serrano. Nuestra furgo sin camperizar costó 5000€ y la camperización se fue más o menos a esa cifra, pero nuestra furgo camperizada y homologada se pondría vender por una cantidad algo superior. Obviamente irá perdiendo valor a base de hacerle kilómetros, pero el día de mañana podremos venderla y recuperar la mayor parte de la inversión.

Opción 3: camperización con un único presupuesto

Terminamos con una opción muy utilizada por las empresas que se dedican al tema: dar un presupuesto único para toda la camperización. Está todo desglosado y sabes lo que estás pagando, pero hay un poco más de nebulosa. Principalmente nos referimos a la mano de obra, pues al fin y al cabo ponen una cantidad grande de horas que nunca jamás sabrás si se ajusta a la realidad.

No decimos que inflen los presupuestos, pero desde luego este tipo de modalidades siempre nos deparó unos costes mayores. De hecho, la diferencia era considerable.

Os ponemos un ejemplo concreto (sin dar el nombre de la empresa, ya que al final no la utilizamos y no tenemos intención de perjudicar a nadie). El presupuesto por la camperización completa era de 7500€, pero con algunas salvedades:

  • El aislamiento y el panelado lo ponían como un extra a pagar al margen de la camperización, como si fuese un lujo o algo así. De repente, 1000€ más por algo básico.
  • Los muebles no utilizaban contrachapado fenólico, sino uno más barato y pesado. Cuando preguntamos por ese tipo de materiales, nos dijeron que ellos usaban módulos prefabricados y que hacerlo a medida era un presupuesto de «otro tipo».
  • Nos cobraban un montón (hasta 600€) por una instalación de agua básica que normalmente se resuelve con dos garrafas y cuatro tubos. Nos dijeron que el presupuesto era indivisible.

¿Entendéis ya por qué descartamos este tipo de opciones? Ojo, no decimos que no haya empresas buenas que funcionen con un presupuesto único, pero nosotros preguntamos a varias y en todos encontrábamos alguna pega. Por el contrario, en las empresas que hacían un presupuesto para cada partida todo estaba mucho más ajustado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “¿Cuánto cuesta camperizar una furgoneta con una empresa? Ejemplos de presupuesto”