Conducir por Malta: diez consejos para no volverse loco

Siempre decimos que la mejor manera de moverse por Malta es alquilando un coche, ya que el archipiélago tiene muchísimos rincones por explorar y solo yendo por libre se le puede sacar todo el partido. Sin embargo, no negamos que conducir por allí no es sencillo, al menos no tanto como en otros países de la Unión Europea. Para haceros las cosas más fáciles, hemos preparado este post con diez consejos para conducir por Malta. ¡Conductor precavido vale por dos!

Conducen por la izquierda

Lo primero que tienes que saber es que en Malta se conduce por la izquierda. Esto se debe a que el archipiélago maltés perteneció al Imperio Británico durante siglos, lo cual influyó de manera determinante en su cultura. Ojito al tomar una rotonda o queriendo cambiar de marchas, ya que en ambos casos seguro que vas por el sitio que no es.

Lo bueno es que no son británicos al 100%, ya que veréis las distancias (y los límites de velocidad) en kilómetros y no en millas.

Agresividad por bandera

Así como conducen por la izquierda debido a la influencia británica, también están un poco locos al volante. No sabemos si será por la cercanía a Italia, donde la agresividad de sus conductores es bastante conocida, pero el caso es que en las carreteras de Malta nadie regala nada. Prepárate para que te piten al más mínimo descuido, para que se te peguen por detrás o para que te adelanten por línea continua.

Speed kills y ocasiona multas por exceso de velocidad

Suponemos que será por el punto anterior o simplemente por las dimensiones de Malta, pero el caso es que en las islas no podrás ponerte (al menos legalmente) a gran velocidad. De hecho, en todo el viaje solo vimos una carretera en la que se podía llegar a 80 kilómetros por hora y tres o cuatro a 70. En el resto, la velocidad máxima que vimos (incluso en autovías) fue de 60 kilómetros por hora. La manera que tienen de recordarlo es con unos carteles rojos, distribuidos por todas partes, en los que se señala que la speed kills.

Lo normal es no tener que echar gasolina

Casi todas las compañías de alquiler de vehículos tienen la misma política de combustible en Malta: te dan el vehículo con el depósito lleno y tienes que devolverlo tan vacío como puedas, porque la gasolina que no uses no se te reembolsa. Nosotros alquilamos un coche cinco días, fuimos a todas partes y aun así nos sobró medio depósito, por lo que el negocio está claro. En resumidas cuentas, lo normal sería que no tuvieses que poner gasolina en todo tu viaje.

No hay peajes

No todo son malas noticias, pues en Malta no hay peajes. Cada vez quedan menos países así en la Unión Europea, así que este punto siempre es digno de mención.

Estado de las carreteras

Antes de ir a Malta, nos habían dicho que las carreteras estaban en mal estado. Sin embargo, nosotros volvimos con una opinión bastante positiva de su red vial. Como en cualquier otro país, vimos más o menos de todo: las autovías principales estaban en un excelente estado de revista, en las ciudades todo era correcto y solo en las zonas más rurales vimos pavimentos en mal estado. Sin embargo, en líneas generales tenemos que decir que las carreteras maltesas están bien.

Cuidado con las estrecheces

Que el trazado sea bueno no significa que las carreteras sean sencillas. De hecho, especialmente en las zonas de costa y en la isla de Gozo en general, nos enfrentamos a carreteritas bastante estrechas. Siempre que alquilamos un coche intentamos que sea lo más chiquitito posible, y en este caso fue un acierto. Incluso para llegar a sitios muy famosos, como Peter’s Pool, el último tramito fue bastante complicado.

Compartiendo carreteras con todo tipo de vehículos

Hay algo que tenéis que tener muy presente, y es que en las carreteras maltesas conviven todo tipo de vehículos: autobuses destartalados, camiones, coches, carros de caballos, tractores… Puede que en la principal avenida de la capital no sea así, pero a poco que te muevas por pueblos verás absolutamente de todo. Esto es pintoresco, pero también hace que haya que ir siempre con mucha precaución.

¡Erizos por doquier!

Por todas partes vimos carteles diciendo que había que tener cuidado con los erizos. La verdad es que nos fijamos mucho y nunca vimos ninguno, pero suponemos que si hay carteles será por algo. Así que ya sabéis: ¡no atropelléis erizos!

Aparcar no es sencillo

Para terminar, un consejo relativo al aparcamiento. Pese a que Malta es un sitio muy turístico, no es el lugar más parking friendly del universo. Al casco histórico de muchas ciudades no se puede acceder (aunque hay aparcamientos fuera), en muchas playas el estacionamiento es limitadísimo y más de un mirador nos tuvimos que pasar de largo porque no había sitio. Teniendo en cuenta que fuimos en temporada baja, no queremos ni imaginar cómo será la cosa en pleno verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.