Camino al destacamento penal y el viaducto de Bustarviejo (Yacimiento de Los Barracones)

Una de las rutas más completas que se pueden hacer en Bustarviejo es este camino de ida y vuelta al penal franquista y al viaducto. En ella podréis recorrer dos tipos de paisajes totalmente distintos, visitar un yacimiento arqueológico que recoge los campos de trabajos forzados que la dictadura franquista desarrolló para construir el ferrocarril Madrid-Burgos y pasar a los pies de un enorme viaducto. Dos horas y media de recorrido que, desde luego, dan para mucho.

La cara más dura del franquismo en la Sierra Norte de Madrid

El motivo principal por el que hicimos esta ruta fue visitar el yacimiento arqueológico «Los Barracones», un conjunto que muestra los vestigios de un campo de trabajos forzados establecido en los años más duros de la historia reciente de España: la dictadura franquista. Estuvo en funcionamiento entre 1944 y 1952, sirvió para construir túneles que permitiesen el desarrollo del ferrocarril que conectó Madrid y Burgos y en él se obligó a trabajar a reclusos contra su voluntad.

Se pueden ver estructuras destinadas a la reclusión y vigilancia, otras 100% dedicadas a los trabajos forzados y pequeñas casitas que servían para alojar a los familiares que iban a ver a los presos. Los arqueólogos han localizado decenas de elementos arquitectónicos, incluyendo varias garitas de vigilancia y la casa del teniente de la Policía Armada.

Dicho de otro modo, en Bustarviejo estaba uno de los muchos campos de concentración y de trabajos forzados que la dictadura franquista tuvo por todo el país desde el golpe de estado de 1936. Lo que en otros países como Italia y Alemania sería un destino de visita prácticamente obligada por colegios y por todo aquel que quisiera informarse sobre los horrores del pasado, aquí es un sitio prácticamente desconocido.

Sin embargo, tenemos que decir que estamos muy orgullosos de cómo han dejado el lugar. Mientras que en otras zonas de la Comunidad de Madrid este tipo de lugares son sometidos al olvido, incluso yendo en contra de la Ley de Memoria Histórica, en Bustarviejo se han excavado, puesto en valor y expuesto junto a un buen puñado de paneles informativos en los que se puede aprender mucho sobre el lugar.

Nosotros aprovechamos la visita para hacer una ruta por el entorno (de la que os hablamos justo debajo), pero se puede ir en coche y aparcar justo a la entrada del destacamento. Da igual cómo lo hagáis: si estáis en Bustarviejo, os recomendamos ir a verlo.

Ruta al penal y al viaducto

Hechas las presentaciones, vamos a contaros cómo fue nuestra experiencia haciendo la ruta. En el primer tramo, a modo de calentamiento, atravesamos el pueblo viendo algunos de sus edificios más destacados. Si queréis saber más, hemos hecho un post con diez cosas que no te puedes perder en Bustarviejo.

Una vez se deja el casco histórico atrás, el primer tramo es una pista de tierra ancha, llana y que se recorre muy cómodamente. Eso sí, hay más tráfico del que cabría esperar (suponemos que de gente que va a sus huertas o simplemente quiere ir hasta el destacamento penal en coche).

El tráfico no solo es de vehículos a motor, también de ganado. Al menos nosotros nos cruzamos con un adorable rebaño de cabras y ovejas.

En esta primera parte el paisaje es muy crudo, sin apenas vegetación. Sin embargo, no por ello es menos interesante, pues podréis ver granito expresándose en formas muy diversas: piedras caballeras, lanchares, berrocales…

Tras unos cuarenta minutos caminando se llega al destacamento penal, el mayor punto de interés de la ruta. Se trata de un campo de trabajos forzados establecido aquí por el régimen franquista a mediados del siglo XX. En él, los presos fueron obligados a participar en las labores de construcción de los túneles que utilizaría posteriormente el ferrocarril Madrid – Burgos.

Un auténtico campo de concentración que hoy en día ha sido restaurado y puesto en valor. Se trata de una visita imprescindible en la Sierra Norte, en la cual podréis aprender mucho más sobre las atrocidades que hicieron los franquistas en Bustarviejo y alrededores.

Una vez contempléis los barracones, hay que retroceder un poco, pero en lugar de volver por la pista de tierra se gira a mano derecha. Aquí la ruta cambia por completo: el paisaje rocoso deja atrás para volverse de umbría, con fresnos, jaras, tomillos y especies similares. Ojo que al principio es muy cuesta abajo, conviene ir con cuidado u os acabaréis metiendo en un charco (literalmente).

Se llega así hasta un viaducto que es visible desde muchos kilómetros a la redonda. Es impresionante contemplarlo a sus pies, con esos enormes arcos a escasos metros de distancia.

Eso sí, ojito porque hay una pequeña parte de la ruta (justo la más cercana al acueducto) que transcurre al lado de la carretera. Son escasos 150 metros, pero es un rollo si vais con perro o con niños pequeños.

Al poco se gira a mano izquierda y se recorre una cañada cuesta arriba, en la cual iréis dejando a ambos lados del camino muros de piedra que protegen campos de cultivo o incluso ganado.

Para terminar, esta cañada une con el primer camino de tierra del que hablábamos al principio, llevando de nuevo al pueblo. Aunque en todos los carteles leímos que la ruta se hace en dos horas y cuarto, nosotros tardamos media hora más. Es cierto que nos entretuvimos un buen rato visitando el penal, pero aun así fuimos a buen ritmo.

Sea como fuere, este recorrido no nos pudo gustar más. Es muy variado, se aprende un montón y se hace cómodamente. Uno de los mejores lugares que hemos encontrado en la sierra madrileña para aprender sobre la dictadura franquista.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: se comienza desde el propio pueblo de Bustarviejo, en este caso desde la Plaza de la Constitución (donde están la Casa Consistorial y la Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción).

📏 Distancia / desnivel: siete kilómetros y medio con un desnivel positivo de casi 200 metros, acumulados fundamentalmente en la segunda mitad (es decir, desde el destacamento hacia el acueducto y de vuelta al pueblo).

💪 Dificultad: es una ruta muy facilita. Los más precavidos querrán saber es que puede haber barro en algunas zonas, que por otras pasan ciclistas (así que cuidado que vais con perros) y que hay un pequeño tramo en el que se va al borde de la carretera.

⏲️ Duración: nosotros hicimos esta ruta en dos horas y media largas, aunque es cierto que pasamos mucho tiempo viendo el destacamento penal. Quizá se pueda hacer en dos horas y cuarto, que es lo que marcan los paneles informativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 ideas sobre “Camino al destacamento penal y el viaducto de Bustarviejo (Yacimiento de Los Barracones)”