Aalborg: un día en la ciudad más elegante de Dinamarca

Aalborg es una de las ciudades más importantes del norte de Dinamarca. Sus más de 100000 habitantes le convierten en la cuarta más grande del país, solo superada por Copenhague, Aarhus y Odense. En su casco histórico encontramos todo lo que estábamos buscando: edificios bonitos, largas calles por las que pasear tranquilamente y un montón de tiendas a las que entrar a curiosear. ¿Estás pensando en ir? Pues estás en el post indicado, porque aquí te contamos cómo hacer la visita.

Introducción a Aalborg, la capital de Jutlandia Septentrional

Salvando las distancias, Aalborg nos recordó un poco a las grandes ciudades del norte de España. Por poner tres ejemplos, nos vienen a la mente Bilbao, Santander o Gijón: núcleos urbanos con un gran desarrollo industrial en los siglos XIX y XX que en el siglo actual han sabido avanzar hacia otro modelo de ciudad. Es el caso de Aalborg, que en las últimas décadas está sabiendo enfocar su desarrollo a la sostenibilidad, la vida universitaria o el turismo, mientras que su tejido industrial se va modernizando poco a poco.

Aalborg es una ciudad fácil de ver, perfecta para dar un paseo de una mañana o una tarde sin más pretensiones que pasar un buen rato. Eso sí, mucho ojo: si queréis sacarle todo el jugo, se requiere un mínimo de planificación. Nosotros fuimos sin preparar previamente la visita, y nos dejamos algún que otro punto de interés por visitar. Más abajo os hablaremos de todo ello

En cualquier caso, estamos antes una ciudad que contiene la esencia de Dinamarca en su estado más puro. Vida tranquila, calles impolutas y un buen puñado de cafés y restaurantes en los que disfrutar de su gastronomía.

Diez cosas que ver en Aalborg

Bredegade

Aunque no es la calle comercial más conocida de Aalborg (ya hablaremos de ella unos párrafos más abajo), Bredegade nos parece una excelente representante de lo que más nos cautivó de la ciudad. Es una pequeña calle llena de tiendas monas, con un montón de gente de aquí para allá y en la que fuimos muy felices. Os decimos esta, pero cualquiera de los alrededores valdría, así que nuestro consejo es bien sencillo: una vez allí, pasead un rato sin rumbo. Descubriréis un montón de sitios chulos e inolvidables.

Iglesia de Nuestra Señora

Tampoco es el principal edificio religioso de la ciudad, pero sus fachadas rojizas bien merecen una visita. Se trata de una iglesia parroquial que recoge el testigo de la Abadía de Nuestra Señora, un monasterio benedictino del que poquito queda en pie a día de hoy.

Casitas de cuento de Peder Barkes Gade y alrededores

Aunque Aalborg responde en el imaginario colectivo a una gran ciudad danesa, una de las cosas que más nos gustaron fueron las pequeñas callecitas llenas de casas de colores que hay distribuidas por el centro. Una buena referencia es la Iglesia de Nuestra Señora, pues en calles adyacentes a ella (como en la Peder Barkes Gade) encontraréis muchas de estas casitas.

Catedral de San Botulfo

Este sí que es un edificio top, seguramente la principal referencia a nivel eclesiástico de toda Jutlandia. Es una bonita catedral de color blanca dedicada a San Botulfo, construida a partir del siglo XIV y con añadidos de prácticamente cualquier siglo posterior.

El interior es impresionante, con murales de gótico tardío, un retablo barroco y un impresionante púlpito del siglo XVII. No podéis iros de allí sin visitarla.

Kloster

Conocido como el Kloster, uno de los principales puntos de interés de la ciudad es el Hospital del Espíritu Santo. Funcionó como hospicio desde su fundación (en 1431) hasta más de cinclo siglos después. Merece la pena que vayáis a verlo, que visitéis su museo y que recorráis la plaza de los alrededores.

Osteragade

Es la principal calle comercial de Aalborg: una auténtica maravilla en la que encontraréis absolutamente de todo. Llega hasta al propio puerto de la ciudad, no sin antes ofrecer al viajero algunos de los edificios y plazas más bonitos de la ciudad.

Hay muchísimo que ver y hacer en esta calle, solo por ir a ella ya merecería la pena el paseíto hasta Aaalborg.

Puerto

La zona portuaria de Aalborg también es interesante. Más allá de los grandes barcos que veréis entrando y saliendo de ella, pasear a la vera del agua supondrá un respiro tras recorrer las ajetreadas calles de la ciudad.

Casas señoriales

¿Recordáis cuando os decíamos que hay que preparar bien la visita a Aalborg? Pues lo decíamos, en parte, porque nos perdimos algún que otro edificio destacado. La ciudad está llena de grandes casas que merece la pena ir a ver, aunque el viajero no pueda entrar a la mayoría de ellas. Algunos ejemplo son la Casa de Jens Bang (una de las más bonitas de Aaalborg) o la Casa de Jorgen Olufsen (con su exquisito entramado de madera en la fachada).

La verdad es que esas dos suelen venir en todas las guías, pero vimos muchas más de igual o mayor factura. Por ejemplo, nos gustó un edificio del puerto (actual sede del Jyske Bank).

También nos pareció muy interesante la sede del Tribunal de Justicia, en la otra punta de la ciudad.

Afueras: cementerio vikingo y Castillo Aalborghus

Por últimos, dos puntos de interés más o menos en las afueras que también merecen la pena. Por un lado, un enorme cementerio vikingo ubicado en una colina en los alrededores de Aalborg. Nosotros no fuimos por falta de tiempo y la verdad es que nos quedamos con las ganas.

Por otro lado, el Castillo Aalborghus, con su característica disposición en forma de caballeriza, también es otra visita que se nos quedó en el tintero. ¡Volveremos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *